lifestyle

Arte y negocio: algo que funciona en Mallorca

Coleccionar arte es una cosa, decorar una casa es otra pero en las Baleares los negocios basados en vender cuadros, casas y la alta gastronomía se fusionan de manera fructuosa

07 DE mayo DE 2020. 11:00H Stefanie Claudia Müller

1a38cab0a160696a13cdc833d7bd167e.PNG

El arte es mucho más que apreciar la pintura, la creatividad, el material aplicado o una escultura. El arte es una inversión, aunque complicada, y sin duda está cada vez más vinculada al mundo inmobiliario. “Quien compra una finca en Mallorca necesita cuadros para decorar las paredes”, cuenta el abogado Tim Wirth. Quien invierte en ladrillo, también tiene ganas de que los cuadros en las paredes o las esculturas en las esquinas cobren valor con los años igual que la casa. En el mundo de los cuadros la rentabilidad puede ser mucho más alta e inmediata que en el negocio inmobiliario. Por ello, el alemán tiene también en su despacho en El Born mucho arte expuesto que sus clientes saben apreciar y que, al mismo tiempo, le sirven como una inversión.

Para apostar por determinados artistas de forma inteligente hay que saber hacerlo. Para ello sirven en Mallorca ya las docenas de buenas galerías que hay en la isla y, también la propia intención, cree Wirth: “Un buen objeto de arte te tranquiliza y además es también una forma de marketing porque el arte con el que te rodeas dice algo sobre ti”, dice el alemán experto en derecho inmobiliario. Mercedes Korzeniowski que ha sido la directora de uno de los centros privados de Arte Contemporáneo más grandes de Europa, el “Centre of Contemporary Art en Andratx (CCA)”, es una amante del arte desde muy joven y una experta en desarrollo de negocios: “Es un mundo donde me siento cómoda y aquí en Mallorca he encontrado un lugar en el que puedo desarrollar proyectos que sirven de puente en el mundo del arte, entre la isla de Mallorca y otras ciudades y países”.