martes, 20 agosto 2019
ZONA PREMIUM
Lifestyle

Correos: hay mucho más detrás del cambio de logo

Un plan de comunicación va mucho más allá de un simple cambio de logo: desde el diseño hasta la formación del equipo

10 de junio de 2019. 14:00h Manuel Gutiérrez
  • Image

Las redes sociales han criticado duramente a Correos por, según han entendido muchos usuarios, emplear 250.000 euros en un cambio de logo "casi insignificante". A simple vista, la estética de la empresa pública de mensajería no parece haber sufrido grandes cambios, pero los recursos destinados a esta partida engloban muchas más acciones. Se trata de todo un plan de comunicación que ha llevado más de dos años de trabajo.

Un plan de comunicación de estas características engloba diferentes aspectos. Uno de los pasos principales es elegir la imagen de marca que se quiere dar. En el caso de Correos, han buscado mostrar una imagen corporativa más sencilla, abierta y ágil: "Se trata de una actualización y modernización de la misma que permite la adaptación a las nuevas necesidades del mundo digital".

Correos: hay mucho más detrás del cambio de logo

En el proceso para encontrar la nueva estética, han preparado el icono para cualquier formato y canal (Instagram, Twitter, tiendas físicas...) Además, han llevado a cabo una adaptación para la máxima optimización de sus formas, para así poder "reducirse a cualquier tamaño".

En este proceso también han creado una tipografía propia, como han hecho anteriormente gigantes como IBM, Netflix o Youtube. Con esto, buscan una fuente "limpia y elegante, que da como resultado una marca más oxigenada", tal y como cuentan desde Correos.

Una vez ideada la estética y la forma en la que va a reflejarse en todos los formatos, incluidos buzones, furgonetas, sellos, etc., hay que comunicar a los usuarios. Para ello, se ha creado incluso una canción a ritmo de trap.

La formación de los empleados también es importante. El registro con el que se van a dirigir al usuario y cómo transmiten la imagen de marca es algo que tienen que tener muy claro. En esto, finalmente, se han empleado menos de 150.000 euros. Un plan de comunicación va mucho más allá de un simple cambio de logo. Consiste en una reorganización de la forma en la que entendemos la empresa.