lifestyle

La Barra de Sandó, sabroso e informal picoteo

Madrid cuenta con un espacio único para picar: La Barra de Sandó. Ubicado en la Plaza de Santo Domingo 13, ofrece una alternativa gastronómica a la hora de reunirse con amigos

06 DE octubre DE 2019. 00:00H Manuel Gutiérrez

barra-de-sando_41-160218_20190527171112.jpg

España es un país de picoteo. A la hora de quedar con amigos, una cerveza acompañada de pinchos es un acierto seguro. Es más, solemos fichar un establecimiento como ‘campamento base’ al que siempre acudir. En el caso de que no hayas descubierto aún el tuyo, en Madrid hay una alternativa que realmente merece una oportunidad: La Barra de Sandó, en la Plaza de Santo Domingo, 13 (Madrid).

El principal estandarte de esta familia gastronómica es el restaurante “Sandó” (Calle de Isabel la Católica, 2-4), que cuenta con un ambiente elegante, familiar e íntimo, y una capacidad para 75 personas. Se caracteriza por el empleo de ingredientes de alta calidad, primando los productos de temporada y una preparación exquisita.

Pero la Barra de Sandó ofrece otro tipo de experiencia. Este espacio demuestra que la informalidad no está reñida con el buen comer y el placer para el paladar. Empezamos por un par de pinchos fríos o casi tapas, porque conjugan dos conceptos; eso sí, sea cual sea la opción, será gourmet. Ahora presenta su nueva Carta en la que recoge en torno a 18 propuestas, a cuál más apetitosa, como las clásicas patatas bravas o una original versión de la oreja en salsa kimchi.

Este establecimiento es un remanso de paz para los sentidos. La Barra de Sandó cuenta con una elegante barra con cómodos taburetes coronados de terciopelo celeste, cuatro mesas altas y bajas con amplias sillas y un colorido reservado con grandes ventanales hacia la animada plaza.

Para aquellos que sean más indecisos, o los que no quieran perder ni un minuto de su tiempo en elegir entre la variedad de pintxos que ofrece La Barra de Sandó, pueden decantarse directamente por el menú propuesto en esta temporada, que incluye 5 tapas y 2 postres por 21€ /comensal: Ensaladilla tradicional con boquerones caseros, Croquetas de calabaza y zanahoria con un toque de yogurt, huevo cremoso con tocino, bacalao con piquillos a la cerveza, chupa chups de pollo con chutney de pera e higos....y para los más golosos el menú se completa con dos postres: torrija con helado de su propio jugo y chocolate + chocolate.

Ahora falta la bebida, porque su carta de cervezas es más que apetecible, con una docena de variedades para escoger. Por supuesto también cuentan con una selección de vinos, que están disponibles por copas. Y no olvides descubrir el mundo Sandó, próxima ‘parada’, Las Cuevas de Sandó...

BNY Mellon: "creemos que es momento para la gestión activa"