lifestyle

Las bicicletas eléctricas acuáticas llegan a Europa de la mano de Manta5

La compañía presentará este verano en España y Francia sus hidrobicicletas

02 DE julio DE 2021. 12:51H Dirigentes

11fb71f085ebd55ec84db954e1d5550e.jpg

Manta5 ha desarrollado la hidrobicicleta, un producto que reproduce la experiencia del ciclismo en el agua, lo que abre un mundo de posibilidades con una nueva modalidad de este deporte. 

Después de un periodo de I + D y desarrollo de producto, la compañía lanzó su primer prototipo en 2018, consiguiendo más de 350 millones de visitas en las redes sociales. Mitad bicicleta, mitad avión, el hydrofoiler imitaba la experiencia del ciclismo en el agua utilizando láminas de fibra de carbono, similares a las de los veleros de la Copa América. “La compañía ha apostado muy fuerte por la tecnología y la innovación para desarrollar una nueva experiencia que combine deporte y entretenimiento”, comentan en una nota.

Dado a conocer de manera inicial en Nueva Zelanda y EE.UU., durante su lanzamiento en la Feria Electrónica de Consumo (CES 2020) llegó a ocupar el primer puesto en el hashtag #CES2020 de Google. “Hemos originado un gran revuelo en algunos mercados verticales en plena expansión. La oportunidad ahora se encuentra en impulsar el crecimiento de este nuevo deporte”, comenta su fundador, Guy Howard-Willis. 

La firma prepara su desembarco en Europa, con el lanzamiento oficial el 7 de septiembre, durante el Cannes Yachting Festival, desde el que pretenden expandirse por Francia y España. De hecho, con el respaldo de su agencia gubernamental New Zealand Trade and Enterprise (NZTE), Manta5 ha establecido su nueva base de operaciones europea en el sur de Francia. “Los neozelandeses tienen una gran afinidad y amor por el agua y vemos la misma conexión en las culturas francesa y española. Es el lugar adecuado para comenzar a crear comunidades de hidrociclistas en toda Europa”, señala el director general de Manta5, Mark Robotham.

La primera bicicleta disponible es la XE-1 (X = todoterreno acuático, E = asistencia eléctrica, 1 = primera edición), que cuenta con un modelo de pedales con asistencia eléctrica al que los usuarios pueden cambiar el nivel de asistencia del motor. Los ciclistas que busquen hacer el máximo esfuerzo físico pueden alcanzar velocidades de once nudos y hasta cuatro horas de autonomía. Las bicicletas hidrodeslizantes están hechas de resistente fibra de carbono y aluminio de calidad aeronáutica, materiales que las hacen flotantes y lo suficientemente ligeras como para transportarlas. 

Con esta gama de bicicletas acuáticas diseñadas para “conseguir experiencias de ciclismo únicas”, la compañía prevé alcanzar ingresos por valor de 100 millones dólares en 2023.

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"