lifestyle

Modos de frenar la pandemia en las residencias de mayores

La Fundación Edad&Vida propone que los profesionales de Atención Primaria apoyen las residencias geriátricas para controlar la expansión del covid-19

01 DE abril DE 2020. 12:09H Isabel Garrido

8095b0e5f660053e69dde0d4b3385c5b.PNG

Los centros de mayores son uno de los lugares donde la crisis del coronavirus está afectando con mayor intensidad. Su impacto pone en riesgo a las más de 370.000 personas que en la actualidad viven en ellos por lo que, ante esta situación, la Fundación Edad&Vida ha instado a la Administración a que los profesionales de Atención Primaria puedan participar en el control de las personas alojadas en estos espacios.

La entidad, dedicada a mejorar la calidad de vida y bienestar de las personas mayores, explica que se deben diferenciar los centros sociosanitarios y hospitales de cuidados intermedios, de las residencias sociales con soporte sanitario. En el caso de las primeras, dependen de las Consejerías o Departamentos de Salud y, complementariamente, disponen de servicios sociales. Además, como resaltan, “están dotadas con los equipos necesarios”. Por su parte, las segundas funcionan como estructuras sociales que alojan a personas mayores y “disponen de escasos recursos sanitarios”.

En este sentido, tal y como indican desde Edad&Vida, de las 372.985 personas que en España viven en geriátricos, un 20% lo hacen en residencias pequeñas donde es muy complicado aislar a los contagiados por covid-19. Por esto, creen necesario replantear la manera de hacer frente a la emergencia sanitaria actual. Josep María Vía, doctor en Medicina y asesor de la Fundación, resalta que “hay que proteger a los mayores que viven en ellas como sea”, y apunta que los profesionales de Atención Primaria “podrían ser claves para evitar que la pandemia siga haciendo estragos en este entorno”.

El doctor también señala que “los 13.122 centros de AP de toda España están desprogramando visitas y pruebas y, ahora mismo, muchos médicos de Asistencia Primaria atienden a personas afectadas por coronavirus a través de atención telefónica y de urgencia”. Por esto, considera que estos profesionales, 66.000 entre médicos y enfermeros, podrían contribuir a controlar la pandemia en las residencias de mayores y mejorar la crítica situación que se está viviendo en muchas de ellas.

Para lograrlo, advierten que para garantizar una correcta prestación del servicio es imprescindible dotar a los sanitarios del material necesario, asegurando el suministro de equipos de protección individual (EPI’s) para poder realizar sus tareas con todas las garantías de seguridad, además del kit terapéutico que tiene en cuenta las características de los pacientes. Asimismo, desde la Fundación Edad&Vida han lanzado su reconocimiento a la labor que están realizando los profesionales del sector que, “en una situación de cuestionable seguridad” mantienen la “calidad en el cuidado, la cercanía y el cariño en el trato" hacia estas personas”.

NN IP: “Nuestro fondo de Clima y Medioambiente renta más del 16% este año”