lifestyle

Narración de una crisis sanitaria sin precedentes en clave de humor

El usuario @CoronaVid19 en Twitter ha captado la atención de todos, también de investigadores que han analizado este fenómeno viral

03 DE abril DE 2020. 10:33H Alexandra Gheorghiu

5e6e1fc942d53ce632f271277dabd7fb.JPG

El humor y las noticias positivas se convierten en el mejor arma en tiempos de coronavirus. Las redes sociales se llenan de historias de todo tipo y una muy singular que ha despertado la curiosidad de todos es el usuario @CoronaVid19 en Twitter. Se trata de una personificación ficticia del virus que relata en tiempo real los avances de la pandemia

Desde su estreno en la red social del pájaro azul el 24 de febrero, fue llamando la atención de las personas, alcanzando en los dos primeros días los 400.000 seguidores. Actualmente, esta cuenta acumula más de 757 mil followers y 560 tuits. 

En cada una de sus publicaciones narra la actualidad de la crisis sanitaria en España apoyándose en el sarcasmo, como si fuese el propio virus. Tal ha sido su éxito que ha sido protagonista de un estudio que han llevado a cabo los investigadores de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), quienes han querido cuantificar el impacto en el debate colectivo sobre la crisis.

Concretamente, este personaje ficticio captó el interés de Antoni Roig, del grupo Mediaccions, y Sandra Martorell, del grupo GAME. Estos dos investigadores llevan desde el mes de febrero siguiendo la pista a cada uno de los tuits publicados por este usuario, su forma de interactuar con otros seguidores, cómo se relaciona con la actualidad y qué efectos provoca en su audiencia. Todo ello para determinar si su humor ayuda a mitigar el miedo de la población por la pandemia. Este estudio forma parte del proyecto D-STORIES, que trata de entender el rol que desempeñan las historias digitales en la sociedad.

Consideran que los efectos de este fenómeno traspasan el humor, van más allá: "La crisis nos afecta a todos, y alrededor de esta cuenta la gente se solidariza, comparte y se libera", comenta Roig. 

Habrá que esperar para conocer los resultados de esta investigación unos meses, ya que van a continuar analizando la evolución del relato en el transcurso de la crisis. Pero hay aspectos que van tomando forma. "Aún no se sabe quién está detrás, pero pienso que es una persona que domina muy bien el registro. Desde el principio, no lleva al extremo el humor negro, y tiene una clave muy costumbrista. Explica lo que hace la gente y los políticos, y en el fondo lo que busca es arrancarnos una sonrisa", aclara Antoni Roig. 

La forma de contar la historia siempre está ligada a la actualidad del día, a los acontecimientos acaecidos en el momento. Un ejemplo es esta publicación:

"Aquí refuerza esa idea de que el confinamiento podría ayudarnos a ganarle. Refuerza a la gente que lo hace bien", recuerda Roig. Por otro lado, en sus escritos no falta la crítica social en los que denuncia con ironía comportamientos de personas que no se tomaban en serio el peligro de esta situación, o las declaraciones de algunos políticos que han aprovechado la ocasión para lanzar mensajes racistas o demagógicos. 

Retomando el aspecto de interacción con su público, los investigadores han detectado que intercambia tuits con pocos usuarios. Fundamentalmente lo hace si puede reforzar su narrativa humorística o también con aquellos que cuentan con un gran número de seguidores. "Aquí hay un punto de estrategia, de autopromoción: se basa en la relevancia", explica Roig. Por el contrario, presenta poca comunicación con canales oficiales como la OMS o el Gobierno. Un hecho que se debe a que quiere separar las cuentas serias y las humorísticas. 

Asimismo, según se ha ido recrudeciendo la situación, los investigadores de la UOC indican que esta cuenta ha virado hacia la cautela. "Hace menos tuits al día y son muy prudentes, para no generar una reacción negativa por el humor negro. Antes, el usuario era mucho más despreocupado al hablar de las infecciones; ahora no habla mucho sobre ello".

Lo que queda patente con este fenómeno, "las historias siempre han tenido un papel muy importante en cómo entendemos el mundo, cómo nos comunicamos y cómo empatizamos los unos con los otros. Con la tecnología y las redes sociales, eso se ha convertido en omnipresente", comenta Roig y añade que "el futuro, una de las fuentes a las que recurriremos para explicar y comprender la historia del coronavirus de 2020 será esta". 

Moro: "Invertir en oro me parece la mejor opción para estar en el mercado"