miércoles, 24 abril 2019
ZONA PREMIUM
Lifestyle

¿Qué es la moda vintage y porqué te queda bien?

15 de enero de 2019. 13:14h Pepe Varela
  • Image

Vestir moda vintage nos gusta... mucho. Ya llevamos varias temporadas disfrutando de ella. Y es que a todas nos encanta combinar, en nuestros outfits, esas prendas de segunda mano tan especiales. Y no tiene porqué ser, necesariamente, ropa usada. También puede ser ropa nueva que ha estado almacenada. Eso sí, siempre tienen que ser piezas que estén cuidadas. Si lo están, conseguiremos un Street style único y personal. ¿Por qué? Porque nadie va a lucir otra combinación de prendas y estilos igual al nuestro. Y eso, tú lo sabes, te encanta y te hace sentir muy, muy especial.

Yolanda Valdehita en Ararat, su tienda de moda –y la tuya- en calle Almirante 10, en pleno centro de Madrid, tiene una amplia sección vintage que ofrecerte. Por eso puede dar un montón de consejos sobre un tipo de ropa que tiene un montón de posibilidades. Ah, y si tienes ropa vintage, no te la pones y quieres venderla, habla con Yolanda. Seguro que llegáis a un acuerdo. Ahora, sus consejos.

¿Qué es ropa vintage?

No todo vale. Tanto para ropa como para complementos, consideraremos que algo es vintage cuando ha sido confeccionado entre los locos años 20 y finales del siglo pasado. Por lo tanto, no entrará dentro de esta categoría la ropa más nueva inspirada en aquella más antigua. Ésta sería ropa retro, de igual manera que la anterior a la década de los años 20 del siglo pasado sería ropa antigua. ¿Una excepción? La ropa elaborada hace más de 10 años... siempre que lleve la firma de un diseñador ya fallecido. Esta acepción de moda vintage lleva algunos años siendo admitida, por lo que la tomaremos como válida.

De la necesidad al placer

Aunque ahora esté muy de moda, el concepto ropa vintage no es nada nuevo. Nace al acabar la Primera Guerra Mundial, cuando la necesidad obliga a reutilizar la ropa. Y esto es algo que, luego, se prolonga bastante en el tiempo... ¿o quién es la que no se ha vestido con ropa que ya no le valía a una hermana mayor?

Cada década su estilo

Entre los años 20 y 90 del pasado siglo, fueron pasando modas y más modas. ¿Hacemos un viaje por el tiempo? Plumas, lentejuelas y tacones Mary Jane (años 20); terciopelo, satén y sombreros Fedora (30); faldas de cuadros tweed y estampados florales ditsy (40); vestidos camiseros, collares de perlas y vaqueros Capri (50); trajes de chaqueta estilo Jackie Kennedy y vaqueros de campana estilo hippie (60); plataformas, boho-chic, taconazos y vestidos maxi (70); prendas denim y grandes hombreras (80) y leggins, camisas de tela de franela y jerséis holgados (90).

Más calidad en tiempos pasados

Si excluimos las prendas de alta costura, una de las cualidades que más se aprecian en la ropa vintage, es que, tanto la calidad de la tela como de la confección, era superior antes que ahora. Y es que, hasta hace no demasiados años, la ropa se hacía para que durara. Ahora, los bajos precios permiten renovar vestuario cada temporada.

Claro que podemos comprar ropa vintage en Internet... o, al menos, pretendidamente vintage. Lo más probable es que, comprando on line, lo que nos llegue a casa sea un paquete con ropa vieja, sin un estilo definido. O sea, que, si lo que buscas es encontrar verdadera ropa vintage, lo mejor que puedes hacer es olvidarte de Internet y acercarte a una tienda especializada. Allí, además de ofrecerte prendas que ya han sido previamente seleccionadas, te podremos dar consejos para combinar con la ropa (vintage o contemporánea) que tienes en casa o que tienes pensado comprarte. Además, también tienes que tener en cuenta que las tallas han cambiado (por ejemplo, una M de los 70 será una XL de ahora) y eso es algo que no vas a poder comprobar hasta que te pruebes la prenda. ¿Para qué arriesgarse al engorro que puede suponer devolver algo por Internet?

¿Te apetece comprar ropa vintage o vender la que tienes en casa? Si te pasas por Ararat, encontrarás lo que buscas. Te espero. Aquí tienes tu bono descuento, para que te animes a visitarnos. Feliz semana y un montón de besos.