lifestyle

Soluciones sostenibles para el sector textil 'made in' Finlandia

Los mercados de los países nórdicos impulsan su desarrollo a través de nuevas técnicas innovadoras y ecoresponsables

22 DE marzo DE 2021. 10:31H Isabel Garrido

0ad332beca68af75b8c837a28b18a81c.jpg

El impacto de la industria textil en el medio ambiente representa uno de los grandes retos de las empresas en el camino hacia la sostenibilidad. En el actual escenario de consumo, las materias primas disponibles son incapaces de satisfacer las crecientes necesidades requeridas para la elaboración de fibras textiles, al tiempo que dicha industria es ya una de las más contaminantes. Se estima que de los 92 millones de toneladas de residuos que genera este sector, del 75 al 85% terminan quemados o en vertederos. Dicho panorama, intensifica el desarrollo de nuevas soluciones dirigidas a cada etapa del ciclo vital de los productos, tratando, además, de que también hagan frente a los nuevos retos actuales como la desinfección del virus de la COVID-19.

La utilización de enormes cantidades de agua, tierra, pesticidas, productos químicos, así como la emisión de gases de efecto invernadero para llevar a cabo la producción de productos textiles supone importantes huellas climáticas y sociales. En este contexto, dentro del ámbito de la moda internacional, Finlandia, recientemente, ha escalado varias posiciones en su liderazgo por conseguir materiales y modelos de negocio sostenibles. Rester, NordShield, Emmy, Spinnova e Infinited Fiber Company son algunas de las entidades de este país que sobresalen por sus propuestas innovadoras, orientadas al ecosistema textil. Para lograr un ciclo más sostenible, manteniendo el nivel de calidad y unos costes razonables, su planteamiento principal reside en la concienciación para cambiar la mentalidad y el comportamiento de las personas.

Uno de los grandes desafíos que sobresalen es la tendencia al uso único. Por ello, desde Business Finland, una organización que trabaja en la promoción del comercio, la inversión y la financiación de la innovación, resaltan la capacidad para influir en el sistema global y las cadenas de valor, a través de la sustitución de “las principales materias primas por componentes reciclados”. Así, un ejemplo que destacan es el empleo de la fibra textil de madera y el mantenimiento de los componentes a lo largo del proceso durante el mayor tiempo posible.

Con la intención de que el país nórdico se alce como una referencia en el aprovisionamiento de materiales sostenibles, la compañía explica que Finlandia es capaz de ofrecer conocimientos técnicos “desde la manipulación de residuos textiles y su tratamiento, pasando por la venta y el uso B2B y B2C, hasta la recogida, el reciclaje y la identificación, volviendo nuevamente a la manipulación de los mismos”. Frente al reto de reducir las sustancias contaminantes generadas por esta industria, la empresa textil Spinnova se encarga de la creación de fibra proveniente de “pulpa de madera o de pulpa elaborada a partir de los flujos secundarios, sin disolverla ni utilizar productos químicos nocivos”. A lo largo de este proceso se genera un 0% de residuos o flujos secundarios, un 0% de microplásticos y, además, tiene unas emisiones de CO2 y un uso de agua mínimos.

De igual forma, la empresa de biotecnología Infinited Fiber Company llama la atención por Infinna, un procedimiento capaz de ofrecer una alternativa circular a las fibras textiles convencionales. Normalmente, la creación de nuevas prendas depende de materias primas vírgenes, por lo que su innovadora técnica convierte los textiles desechados en fibras regeneradas con un aspecto natural y el tacto suave del algodón.

Los residuos textiles son una cuestión global. Por ello, en 2025 entrará en vigor en la Unión Europea una nueva normativa dirigida al reciclaje de estos elementos. No obstante, Finlandia se ha marcado la meta de adelantarse a este objetivo e iniciar el proceso dos años antes, en 2023, convirtiéndose así en uno de los centros de reciclaje del norte del continente. Para lograrlo, la compañía Rester, en colaboración con la empresa de tratamientos de residuos, LSJH, abrirá próximamente la primera planta de refinamiento textil a gran escala de los países nórdicos. La ubicación seleccionada es Paimio, a unos 150 kilómetros de la capital, donde se llevarán a cabo trabajos de depuración de los textiles al final de su vida útil para convertirlos en fibra de materia prima que pueda utilizarse en nuevos productos.

Textiles antimicrobianos

Los avances hacia un mundo más sostenible y más seguro son ya una realidad. De hecho, los pasos que se están dando en esta materia tienen una importante relación con la coyuntura actual. La compañía NordShield® ha creado una tecnología antimicrobiana de base natural que actúa como una armadura física contra bacterias, hongos y virus, incluido el coronavirus. De esta forma, su invención puede aplicarse a la desinfección de textiles, superficies, dispositivos médicos, plásticos e incluso a la piel, con una eficacia de hasta cinco semanas de duración.

Monex Europe: "En Jackson Hole podremos ver las primeras pinceladas del tappering"