europa

Lo que nos cuesta la Cumbre COP25 si solamente hablamos

Madrid se viste de verde pero los contribuyentes que pagamos esta Cumbre del Clima debemos exigir decisiones concretas.

02 DE diciembre DE 2019. 09:33H Stefanie Claudia Müller

75cbbfc479c7e5f0fed794221e3fb6d0.JPG

Madrid recibió un día antes de la apertura a los visitantes de la Cumbre del Clima (COP25) con un cielo gris y con mucha lluvia como no se ha visto en años. Sin embargo, es un tiempo normal para esta estación y un regalo para un país que sufrirá en muchos sentidos las consecuencias de un fracaso de esta conferencia tan importante. En los próximos 11 días se esperan 25,000 visitantes de 200 países y 200 millones de euros en ingresos. Los gastos para España se calculan entre 50-80 millones de euros. Desde hace semanas miles de personas de todo el mundo ya están en la capital para preparar este evento que por primera vez podría ir más allá de meras charlas y conferencias, por lo menos esto exigen las ONGs y también muchos gobiernos que estarán presente hasta el 13 diciembre. Aunque la capital española quiera dar una imagen verde, no hay que olvidar que detrás de la COP25 hay toda una maquinaría de relaciones públicas, consultores, abogados, fondos, agencias de comunicación y lobbys internacionales que ganan dinero con el tema y muchas empresas españolas como Iberdrola que aprovechan el momento histórico para lucir al mundo como líder en renovables y conciencia verde. Pero quién realmente tiene el poder no son tanto los políticos y las empresas sino sus votantes y los consumidores que determinan su destino.

Afortunamente la cumbre empieza con una primera buena noticia: Mark Joseph Carney, el gobernador del Bank of England y activista en financiación verde, será a partir de ahora el enviado especial de Naciones Unidas en este asunto. Era António Guterres que ha anunciado el nombramiento en la rueda de prensa un día antes de la apertura de la cumbre. Pero esto es lo poco positivo que el secretario general de la ONU podía decir en este primero encuentro con la prensa, el resto deprime: “Hemos abusado del planeta y ahora se defiende”, resume el portugués. Los países más afectados por las migraciones a causa de este cambio climático hasta 2050 serán Bangladesh, México y Etiopía, donde miles de personas se verán obligadas a marchar, aunque sus países no son los culpables del cambio climático sino China, EEUU, Alemania, Japón, Rusia y la India. Además, estos países que sufren esta crisis del clima muchas veces no tienen dinero para apaliar estos efectos, por lo que el nombramiento de Carney es importante, cree Guterres.

Teñir Madrid de verde no es suficiente para cambiar algo de verdad

A partir del 2 de diciembre, tanto la Puerta de Alcalá, como el palacio y la fuente de Cibeles, se teñirán de verde todas las tardes y noches hasta la finalización del encuentro, pero uno tiene que preguntarse “¿por qué gastar dinero en alarmar a la gente en lugar de actuar ya con más velocidad? Esto también se pregunta el periodista y experto en clima Joachim Wille, que teme que la cumbre en Madrid pueda acabar en un gran circo que cuesta mucho dinero, pero que no consigue nada: “Hasta ahora, los objetivos acordados son tan blandos que conducen a un camino de un aumento de temperatura en tres a cuatro grados, y por lo tanto en condiciones de vida drásticamente deterioradas ya para la generación joven de hoy”.

Guterres deja claro: el planeta está viviendo una situación dramática

El discurso de Guterres el domingo va en la misma línea y no deja dudas sobre la emergencia de la situación: “Los últimos cinco años han sido los más calientes que se han registrado en la historia del planeta y el nivel de agua nunca ha sido tan alto”. Por todo ello se mirará en estos días con atención a China, el contaminante más grande del mundo que está reactivando sus reservas de carbón siendo al mismo tiempo el inversor más grande en renovables. De la UE se espera en estos días un compromiso firme en relación con el objetivo de llegar a una neutralidad climática para 2050.

De los EEUU en principio no se espera nada positivo. Sus planes de salir del Acuerdo de Paris siguen en pie, pero aun así se espera que por lo menos 70 líderes americanos en el cambio climático estarán en Madrid. Mientras tanto Rusia ha anunciado que quieren “intentar cumplir todas las exigencias del Acuerdo de Paris”. India viene a la Cumbre diciendo que primero tienen que encontrar el dinero para actualizar sus planes climáticos. Sin embargo, Brasil tiene un interés de vender todavía sus grandes reservas de carbón, por lo que su posición en la cumbre será influida en este sentido. Después Japón, igual que Alemania, exige siempre mucho pero aporta poco a la hora de reducir emisiones en sus propios países. Pero en esta situación dramática Guterres también destaca el liderazgo de los jóvenes en todo el planeta y el sector tecnológico que ha creado soluciones rápidamente que ya están disponibles. Al final de su intervención el secretario general de la ONU dice con cierto optimismo: “Tenemos que dejar de luchar contra la naturaleza y la ciencia nos dice que se puede, tenemos todas las herramientas para hacerlo”.

BNY Mellon: "creemos que es momento para la gestión activa"