economia

Los puntos débiles de la recuperación económica

Los empresarios señala varias de las medidas que el gobierno debería acometer para apuntalar la actividad económica

12 DE febrero DE 2020. 06:29H Mario Talavera

c6727eb761761b3c039533c4fb189901.jpg

Como es sabido, la incertidumbre es una de las principales enemigas de los negocios. Eso es precisamente lo que teme el Círculo de Empresarios que, en palabras de su presidente, John de Zulueta, tiene motivos para desconfiar del actual gobierno, teniendo en cuenta las declaraciones de intenciones de los últimos tiempos.

Por ese motivo, Zulueta explicó en una comparecencia a la que asistió DIRIGENTES que la principal motivación del gobierno debería ser aportar certeza y estabilidad, cosa que el ejecutivo de Pedro Sánchez no ha aportado y que le ha valido para ganarse el rechazo empresarial.

Entre las tareas a resolver por el nuevo gobierno de coalición se encuentra el desempleo. La última Encuesta de Población Activa señaló que hay 3,2 millones de desempleados en España, a pesar de que se crearon 402.300 empleos en 2019.

No obstante, uno de los problemas añadidos es la paradoja de que los desempleados del mercado laboral español no se ajustan a la demanda de trabajo de las empresas. Así, el 64% de las empresas españolas tienen "bastantes" dificultades para cubrir los puestos de trabajo, según explica el economista José María Serrano, de la Universidad de Zaragoza. Desde su punto de vista, se ha producido el supuesto menos deseable en la migración, es decir, la mano de obra cualificada ha emigrado, mientras que se han recibido trabajadores con baja cualificación.

De forma paralela, el aumento del empleo no ha ido ligado al crecimiento económico. Esto es, el crecimiento económico, cifrado en el 2% en 2019, ha sido levemente inferior al del empleo (algo por encima del 2%), lo que, en opinión de Serrano, revela que los nuevos trabajadores no han aportado una mayor producción.

Así, la economía española ha conseguido incrementar su productividad en periodos de crisis recurriendo a devaluaciones internas, esto es, reduciendo sus costes de producción, pero no incrementando su actividad económica. Por ello, desde el Círculo de Empresarios se observa como imprescindible un impulso para mejorar la productividad en periodos de expansión económica mientras que afirman que lo contrario no es sostenible.

Otra de las principales preocupaciones es la deuda, que limita la capacidad de reacción española para enfrentar nuevas crisis. España adeuda cerca del 100% de lo que produce en un año, lo que supone una dificultad para realizar reformas de calado, como invertir en investigación, transición ecológica o proporcionar un respiro fiscal a trabajadores y empresas.

Herrera: "El mercado siempre sobrerreacciona ante situaciones como la actual"