jueves, 17 enero 2019
ZONA PREMIUM
Asia

Asia-Pacífico también va a liderar el crecimiento económico mundial en 2019

Los países emergentes asiáticos es probable que crezcan en torno al 6,5% durante 2019. India, sin embargo, encabezará estas subidas con un PIB previsto del 7,3%. Japón, a la cola, con un PIB previsto del 0,9%

04 de enero de 2019. 00:00h Alberto Lebrón (China)
  • Asia-Pacífico también va a liderar el crecimiento económico mundial en 2019
    Japón / Foto / Shutterstock

India, que acumula dos décadas de crecimiento ininterrumpido, es ahora la séptima economía del mundo. Y en 2020, además, habrá adelantado a franceses e ingleses. Para entonces, tres de las cinco primeras economías del mundo serán asiáticas, lo cual denota un cambio sustancial en la escena internacional. El elefante asiático, por otra parte, afronta elecciones generales en 2019. Su primer ministro, Narendra Modi, ha pedido al banco central indio que otorgue prioridad al crecimiento económico sobre la inflación (los precios han subido otro 5% en 2018), toda una declaración de intenciones. Indonesia, que también celebra sus comicios en 2019, va a mantener un crecimiento estable, ligeramente por encima del 5%, durante los próximos dos años. Sin embargo, las presiones a la baja sobre su divisa podrían incrementar los tipos de interés, afectando negativamente al PIB.

La desaceleración en Japón hará que el PIB crezca, solamente, un 0,9% durante 2019. El desempleo nipón, es cierto, sigue siendo inferior al 3%. Pero las subidas de impuestos, para financiar una deuda pública superior al 250% del PIB, continúan haciendo mella sobre el consumo. Las economías asiáticas más avanzadas, dicho todo lo anterior, tampoco van a crecer por encima del 2% en 2019. Corea del Sur, incluso, podría ver reducido tres décimas su superávit por cuenta corriente (lo cual indica una cierta desaceleración de los intercambios comerciales a escala regional). Pasará del 5% al 4,7%, según UBS.

El crecimiento económico chino, por último, es posible que se sitúe en torno al 6%. Serían cinco décimas porcentuales menos en comparación con el cierre previsto de 2018. Ahora bien, la guerra comercial con Estados Unidos puede, incluso, hundir dicha cifra hasta el 5,5%. Las ventas inmobiliarias chinas, además, está previsto que retrocedan un 6%. Y el consumo interno también podría desacelerarse unas décimas. En este escenario, todo hace indicar la inminencia de nuevos estímulos económicos, tanto fiscales como monetarios. El crédito bancario se espera que crezca un 11%. Y la inversión en infraestructuras, con un crecimiento testimonial este año, alcanzará nuevamente los dobles dígitos durante 2019 (+11%).