asia

China: la gran amenaza al crecimiento de EEUU

La economía mundial se expandirá apenas un 3,2% este año (el año pasado ese pronóstico era del 3,9%) y solo avanzaría un 3,4% si Estados Unidos y China revierten la última tanda de aranceles

06 DE octubre DE 2019. 00:00H Alberto Lebrón (China)

wall-street-vs-china_41-196920_20190726140014.jpg

La incertidumbre comercial de Estados Unidos y China se está convirtiendo en “el enemigo del crecimiento” estadounidense, según advierte la OCDE, aunque el conflicto va más allá y tiene en vilo a la economía mundial. Según datos de la Organización para la Cooperacióny el Desarrollo Económicos en su informe semestral, la economía mundial se expandirá apenas un 3,2% este año (el año pasado ese pronóstico era del 3,9%) y solo avanzaría un 3,4% si Estados Unidos y China revierten la última tanda de aranceles. Se trata del ritmo más débil de crecimiento de la actividad económica mundial desde el año 2016.

Para el Fondo Monetario Internacional, “si bien el impacto en el crecimiento global es relativamente modesto en este momento, la guerra arancelaria más reciente podría mermar significativamente la confianza de los negocios y los mercados financieros, interrumpir las cadenas de suministro globales y poner en peligro la recuperación proyectada del crecimiento mundial en 2019”.

La OCDE estima que el crecimiento de Estados Unidos podría contraerse entre un 0,2% y un 0,3% de promedio para 2021 y 2022 si no se revierten dichos aranceles y afirma que el crecimiento del intercambio comercial se reducirá a la mitad este 2019, a apenas el 2,1%. Justo antes de la más reciente ronda de incrementos de aranceles, la OCDE estimaba que Estados Unidos superaría a otras grandes economías del mundo al expandirse un 2,8% este año, por encima de la proyección de 2,6% emitida en marzo por el organismo con sede en París.

Además consideran que la mayor economía del mundo se enfriaría para expandirse solo un 2,3% el próximo año aunque se cancelen los últimos aranceles. Para la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (organismo de cooperación internacional, compuesto por 36 estados, cuyo objetivo es coordinar sus políticas económicas y sociales) las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China son un peligro para la inversión y el crecimiento. Así lo ha advertido recientemente Angel Gurría, Secretario General de la OCDE.

“La incertidumbre es el mayor enemigo del crecimiento” dice Gurría quien añade que “el escenario actual es realmente muy malo y una gran fuente de preocupación”. Esta incertidumbre, dice el Secretario General de la OCDE, hace que los inversores no inviertan ya que no saben si van a tener acceso al mercado, o cuáles serán las tarifas a las que se van a enfrentar porque podrían cosechar enormes pérdidas.

“La inversión es la semilla del crecimiento del mañana y es por eso que, después de un corto período de tiempo, hemos tenido este enorme recorte en las proyecciones de crecimiento en el futuro”, sentenció. Los datos económicos sugieren que tanto China como Estados Unidos se están viendo afectados por los aranceles de importación que, además, han estancado la recuperación global y continúan poniendo en peligro la inversión y el crecimiento.

“Estábamos en medio de una recuperación cuando comenzaron todas estas decisiones sobre el comercio y esto no solo sofocó la recuperación, sino que produjo la desaceleración”, explicó Angel Gurría.

¿RECESIÓN A LA VISTA?

El riesgo de recesión en Estados Unidos aumenta a medida que aumentan las tensiones comerciales entre Estados Unidos y China. Durante el último mes, la guerra arancelaria entre ambas potencias ha aumentado dicho riesgo según varios economistas encuestados por la agencia de noticias Reuters, que ahora estiman que las posibilidades de que haya recesión en los próximos dos años son del 40%. Eso es un aumento de 35% en relación con la encuesta del mes anterior.

Aunque el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha calificado la actual guerra con China como una “pequeña disputa”, hay indicios claros de que el conflicto ya tiene un impacto en la economía, y el mercado de valores está nervioso debido a la incertidumbre que esta situación provoca.

Los últimos datos macroeconómicos como el del PMI servicios, el de la actividad industrial o confianza de los consumidores apuntan a una desaceleración. Wall Street está empezando a creer que la guerra comercial está aquí para quedarse y que afectará a la economía mucho más que hace unas pocas semanas. Los principales selectivos del parqué neoyorquino se han dejado enteros en el último mes, inquietos, al pensar que no se llegue a un acuerdo comercial y porque sigan aumentando las tensiones comerciales.

Ed Keon, estratega jefe de inversiones de QMA, opina que si el conflicto se intensifica, podría empujar al mercado de valores a una corrección de hasta un 10% o más. Keon cree, además, que las opiniones de los inversores de Wall Street se han vuelto más “sombrías” sobre la guerra comercial, pero aún así piensa que el consenso espera que se llegue a un acuerdo.

“Me cuesta mucho pensar en un escenario en el que una mayor escalada de la tensión comercial que tenemos actualmente no aumente el riesgo de recesión”, opina Michael Hanson, jefe de estrategia macro global de TD Securities. Un 25% de los encuestados por Reuters cree que es probable que se produzca una recesión en EEUU en el próximo año. Y más de una cuarta parte de ellos ve una probabilidad de recesión superior al 50% en dos años.

La demanda más pesimista de la probabilidad de una recesión en un año también se ha incrementado, del 60% al 70%. Los estrategas de renta fija de Bank of America, dijeron que la guerra comercial está resultando peor de lo que esperaban. Cortaron su pronóstico para el rendimiento del Tesoro a 10 años a 2,6% al final del año, desde un 3% anterior basado en los impactos de la disputa arancelaria y la política moderada de la Reserva Federal, que “está respondiendo a un crecimiento más lento, baja inflación y preocupaciones sobre las condiciones financieras”.

Si esta situación continúa así, los estrategas además ven un impacto en las ganancias corporativas del segundo semestre y un mayor impacto en la economía global. Los empresarios ven a la baja las perspectivas de ganancias del segundo semestre, ya que los nuevos aranceles chinos entraron en vigor después de que la mayoría de las compañías estadounidenses informaran sobre sus ganancias del primer trimestre.

También señalaron que los minoristas como Walmart y Macy ´s planean pasar el aumento de precios a los consumidores para proteger sus márgenes de ganancia. Esto se traduce en los bolsillos de los estadounidenses. Según cuenta a Dirigentes Aquiles Larrea, CEO de Larrea Wealth Management, cada americano va a pagar 831 dólares más cada año por la guerra comercial. Además, el Fondo Monetario Internacional ha expresado que los importadores estadounidenses están siendo los más afectados por los aranceles.

BNY Mellon: "creemos que es momento para la gestión activa"