asia

China mira hacia Europa para hacer frente a la guerra comercial con EEUU

Estados Unidos ha subido sus aranceles sobre 200 mil millones de dólares, en importaciones desde China, al 10%. Las inversiones chinas en Estados Unidos, tras la guerra comercial, se han desplomado un 90% durante los seis primeros meses de 2018

18 DE julio DE 2018. 12:15H Alberto Lebrón - Pekín

shutterstock-1105664012_58907_20180720103945.jpg

La nueva bateria de aranceles estadounidenses sobre las importaciones chinas afectan, sobre todo, a bienes finales e intermedios. Esto significa, por una parte, que la capacidad de compra del consumidor estadounidense se va a resentir. Y, por otra parte, que muchos productores norteamericanos van a ver subir sus costes ante un alza del precio de los bienes intermedios importados desde China. 'Washington persigue, con esta medida, que esos bienes intermedios se vuelvan a producir en Estados Unidos', señala Wang Yong, asesor del Banco Asiático de Desarrollo, preguntado por DIRIGENTES. Este último extremo, sin embargo, es una distorsión del mercado imposible de llevar a cabo. 'El salario del obrero americano medio es veinte veces superior al chino', afirma Wang.

China, sin embargo, tiene un margen de maniobra cada vez menor en sus represalias comerciales contra Estados Unidos. En primer lugar, no puede igualar la subida de aranceles, al ser las exportaciones estadounidenses hacia China mucho más limitadas. En segundo lugar, China tampoco debería limitar la inversión recibida desde Estados Unidos, que podría desplomarse por miedo a una guerra comercial mucho más severa. Vender masivamente los bonos del tesoro americano, o devaluar el Yuan, tampoco son opciones realistas. En este escenario, a China solamente le queda abrirse al mundo o, lo que es igual, tratar de diversificar sus exportaciones hacia otras regiones.

Durante la reciente cumbre China-Unión Europea, celebrada estos días en Pekín, ambos han hecho frente común contra el proteccionismo de Estados Unidos. Sin embargo, tras rechazar las medidas unilaterales de Donald Trump, la Unión Europea también ha pedido apertura comercial a China. Europa, el primer mercado de las exportaciones chinas, es ahora clave para hacer frente al proteccionismo planteado desde Washington. Pero Bruselas, antes de colaborar en este sentido, exige un mejor acceso al mercado o reciprocidad, entre otras medidas, a China. En todo caso, tanto China como la UE han defendido unas normas del comercio mundial fijadas multilateralmente, no solamente desde EE.UU.

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"