viernes, 16 noviembre 2018
ZONA PREMIUM
Asia

China patenta el primer retroviral inventado fuera de Occidente

La contribución de avances científico-técnicos al PIB chino deberá ascender al 60% en diez años para superar a Estados Unidos como el primer inversor mundial de I+D en 2020

11 de septiembre de 2018. 00:00h Alberto Lebrón - Pekín
  • Image

Frontier Biotechnologies es una farmacéutica china formalmente constituida en 2002, pero con mucha historia detrás. Para empezar, sus tres fundadores hablan perfectamente inglés, al haber vivido varias décadas en Estados Unidos. 'Todo empezó con la matanza del Tiananmen, fuimos algunos de los líderes estudiantiles y nos vimos obligados a abandonar China', comenta nostálgico el doctor Wang. Sin embargo, tras un programa para retornar talentos a China, todos ellos decidieron dejar atrás los luctuosos hechos acaecidos en 1989.

Treinta años después de aquello, los doctores Xie, Lu y Wang han patentado el primer retroviral 'Made in China', comercializado bajo la marca Albuvirtide. 'Se diferencia de otros fármacos en que serán necesarias menos dosis', señala el doctor Lu a DIRIGENTES. GlaxoSmithKline (GSK), el líder del mercado chino en estos momentos, es probable que acabe perdiendo la batalla con Frontier hacia 2020.

En primer lugar, Frontier ha firmado un convenio para la distribución del Albuvirtide con las principales distribuidoras farmacéuticas chinas, incluida Sinopharm. En segundo lugar, GSK es inglesa, con poco que hacer ante un competidor chino. Y, por último, la investigación del retroviral Albuvirtide ha sido financiada desde los tres últimos planes quinquenales, lo cual convierte este medicamento en una cuestión de interés nacional. Sin embargo, su expansión internacional no va a ser nada fácil, como reconoce Sun Yuxiao, director general de Frontier.

Los planes pasan ahora por encontrar socios locales en Latinoamérica, Asia o algunos países africanos para hacer el registro del retroviral. Luego, dichos socios podrían importarlo desde China o bien producirlo ellos mismos, comercializándolo incluso con otra marca. '¿No tienen miedo de que cualquier empresa local vulnere la propiedad intelectual del Albuvirtide? -preguntamos a los tres fundadores. 'Es una posibilidad, pero en China tenemos mercado de sobra, ahora solamente buscamos reputación internacional'.

Según la estrategia denominada 'Made in China 2025', China superará a Estados Unidos como el primer inversor mundial de I+D en 2020. La contribución de avances científico-técnicos al PIB chino deberá ascender al 60% en diez años. Y también busca ser lider mundial en diez sectores, incluido el farmacéutico. Frontier, si bien ahora mismo solamente está comenzando a sacar sus fármacos al mercado, parece encajar en esa estrategia.

La empresa tiene previsto salir a bolsa, en Hong Kong, a finales de año o comienzos del siguiente. Y, según fuentes del mercado citadas por la agencia Bloomberg, podría recaudar hasta trescientos millones de dólares americanos. Ellos, mientras tanto, insisten en que Albuvirtide contribuirá notablemente a paliar el problema del SIDA.