asia

China sabe cómo aprovechar el crecimiento del sector eólico

Necesitamos más energía renovable para poder sustituir electricidad generado por carbón, pero del aumento de parques solamente profitan algunos

06 DE octubre DE 2019. 00:00H Stefanie Claudia Müller

shutterstock-1224817528_41-210190_20190909170606.jpg

El actor más contaminante de la tierra, China, se ha convertido en poco tiempo en el inversor número 1 en energía solar y eólico. Gracias a las inversiones chinas de carácter billonario vivimos un crecimiento en el segmento de molinos de vientos en los últimos dos años que supera todas las expectativas. Según el Consejo Global de la Energía Eólica (GWEC), el parque eólico global, que contaba a finales del año pasado con una potencia total de 539 gigavatios, superará los 700 en 2020 y los 840 en 2022, lo que supone un crecimiento en cinco años de casi un 56%. Pero no será por parte de los alemanes, que en su día dominaban el mercado europeo de renovables. Tampoco los daneses. Es más, Siemens-Gamesa va contracorriente y sufre pérdidas de cuota de mercado, y el fabricante nórdico Senvion está en bancarrota buscando inversores para no tener que cerrar.

La inestabilidad del sector

Los parques de Iberdrola Siemens Gamesa ya suministran y mantienen un 60% de lo de hace dos años, lo que tiene su impacto en los resultados empresariales. En el Ebit se sitúa en 159 millones de euros en los primeros 9 meses, por debajo de los 170 millones que esperaban los analistas. También el margen fue muy inferior al previsto por el mercado, del 6,1%, en comparación con el 7,3% del mismo período del año anterior.

Lo que se nota es que el negocio de la energía eólica es tan dinámico e inestable como el viento y que no todas las empresas aprovechan de la misma manera, tampoco en bolsa. Nordex, ya filial de Acciona, ha perdido un 16% en los últimos seis meses, Siemens Gamesa casi un 10% y Vestas perdió en este tiempo un 2%. Son los fabricantes y proveedores chinos los que entran con fuerza en el mercado y, de nuevo, porque son más baratos. Así, desde Siemens-Gamesa señalan que la reducción de los precios en la cartera de pedidos "sigue siendo un factor principal que afecta a la rentabilidad del grupo".

El caso de china

China, en 2020, planea tener 210 GW de energía eólica instalada (más que la suma de Alemania y EEUU juntos). Actualmente, el país asiático es líder mundial en paneles solares, turbinas eólicas, baterías y vehículos eléctricos, entre otras industrias verdes. En 2030, el gigante asiático aspira a que la mitad de su consumo energético proceda íntegramente de fuentes renovables, incluida la energía nuclear). Las emisiones contaminantes están previstas que desciendan otro 3% adicional durante 2019.

Las características del territorio chino, con una amplia costa, son ideales para el desarrollo de la energía eólica. Algunas estimaciones sitúan el potencial total de la energía eólica china en 2.580 GW. Su producción anual está aumentando a un ritmo del 40%. Sin embargo, todavía existe mucho margen de mejora cuando se trata de conectar la energía eólica con las redes de suministro eléctrico, lo cual da lugar a ineficiencias.

A nivel micro, dicho todo lo cual, también existe un problema derivado del proteccionismo. Firmas como Siemens Gamesa, líder mundial del sector, apenas tienen acceso al mercado chino (copado por multinacionales locales como Goldwind). Esto tiene relación, en cierta medida, con la opacidad en las adjudicaciones. La agencia pública encargada de ejecutarlas, SPIC, beneficia sistemáticamente a Goldwind sobre Siemens Gamesa o Vestas, lo cual dificulta mucho las cosas dentro del mercado chino. Goldwind, en este sentido, tiene una cuota de mercado en China del 30%.

España, el destino ideal para viento y energía solar en tierra y mar

Debido a que la industria todavía está sujeta en gran medida a la voluntad política, las fluctuaciones a corto plazo son particularmente graves. 2019 es un año pico, 2020 puede ser un año récord, pero más allá es difícil de prever algo por la lucha contra el cambio climático y la competición de energía muy diferentes. Pero en Alemania por ejemplo, debido a un gobierno económicamente muy débil, la actividad eólica ha caído en más del 80% en 2019 hasta el momento. La fluctuación no es nueva, pero provoca hace que el negocio para empresas proveedoras como el Zurich Gurit o las muchas empresas del sector en el País Vasco o Navarra sea tan arriesgado. Solamente algunos fabricantes como proveedores se están beneficiando actualmente del alto cíclico y son las que más eficientes son. La relación precio-calidad es todo. Si las previsiones de los institutos de investigación de mercado son correctas, el sector eólico esto debería alcanzar su cenit el próximo año, quiere decir que habrá pronto ya sobrecapacidad en el mercado considerando que también India entra fuerte con sus propias empresas y la creación de parques.

Fomentar las energías renovables es una de las prioridades del Banco Europeo de Inversiones (BEI), por ello financia ahora la construcción de 21 parques eólicos que estarán situados en Andalucía, Asturias, Castilla-La Mancha, Castilla León, Galicia y Navarra. Estas nuevas instalaciones tendrán una potencia total de 547 MW y generarán, en conjunto, aproximadamente 1,491 GWh de energía al año, un volumen que equivale al consumo de 360.000 hogares españoles, uno de los mayores proyectos de energía eólica financiado por el BEI en España. Los parques eólicos que resultaron adjudicatarios han sido desarrollados por el grupo árabe Alfanar, mientras Alemania queda cada vez más marginada en este negocio y además como está más vinculado a mercados chinos y anglosajones tiene la desventaja que sufre mucho más las actuaciones políticas tan inestables por parte de Boris Johnson, igual como Donald Trump con el mercado chino. Para Siemens Gamesa el Brexit es ya un problema, admite Markus Tacke, consejero delegado de Siemens Gamesa en la presentación de los resultados: "Analizamos la situación del Brexit semanalmente. Todavía tenemos que digerir lo que puede implicar la salida de Reino Unido de la Unión Europea para nosotros".

BNY Mellon: "creemos que es momento para la gestión activa"