domingo, 15 septiembre 2019
ZONA PREMIUM
Asia

China tiene un problema con Hong Kong

Las nuevas protestas en el territorio bajo dominio chino vuelven a poner de manifiesto los roces en la relación entre Pekín y la ex colonia británica

24 de junio de 2019. 08:06h Alberto Lebrón (China)
  • China tiene un problema con Hong Kong

Tras días de protestas masivas en las calles, debido al plan inicial de incluir en la legislación hongkonesa la posibilidad de extradición a China, muchas voces exigen la dimisión del gobierno local tutelado por Pekín. Hong Kong, ex colonia británica devuelta a China en 1997, mantiene un alto grado de autonomía dentro del gigante asiático, bajo una fórmula técnicamente conocida como “un país-dos sistemas”.

A diferencia de China, Hong Kong tiene una legislación independiente del gobierno. Y, además, disfruta de una economía con divisa propia e instituciones independientes del poder político. China, sin embargo, podría recuperar el 100% de su soberanía sobre Hong Kong antes del año 2048. Esto, para una parte importante de la opinión pública hongkonesa, cuestionaría derechos fundamentales como las garantías jurídicas. Y, por todos estos motivos, los manifestantes han forzado la retirada de una propuesta legal que permitiría extradiciones de detenidos en Hong Kong a China.

Sin embargo, las protestas contra el gobierno local de Hong Kong llevan repitiéndose con fuerza desde 2014. Entonces, los manifestantes exigían unas elecciones totalmente libres, sin el control de Pekín sobre las candidaturas, en 2017. Aquello no se produjo. Y algunos líderes estudiantiles de las protestas, como Joshua Wong, acabaron en la cárcel.

Esta dinámica, que se viene intensificando durante los últimos cinco años, también ha desarrollado un sentimiento independentista en Hong Kong. La consigna, de los ciudadanos, es que nadie quiere renunciar a sus libertades individuales. Y una advertencia clara, a Pekín, es que debe respetar la seguridad jurídica en Hong Kong si quiere mantener su status de hub financiero internacional en Asia.

Hong Kong, actualmente, es la octava economía con más renta por habitante del mundo (medida en términos de paridad de poder adquisitivo o PPA). China, en este sentido, necesita más a Hong Kong que al revés. La inestabilidad política, sumada a un escenario internacional incierto, está afectando negativamente al crecimiento económico (el PIB, hasta Abril, solamente aumentó un 0,6%). Las exportaciones, muchas realizadas por firmas multinacionales chinas, también han descendido ligeramente (-2,6%). Y las ventas minoristas, indicador relevante de la confianza del consumidor, se han desplomado un -4,5%. El ejecutivo hongkonés, sin embargo, mantiene unas perspectivas optimistas de crecimiento (alrededor del 2-3% en 2019).