asia

“China va camino de erradicar el fraude fiscal al 100%”

En plena crisis del coronavirus, DIRIGENTES analiza con Carlos Martín, de Financeren, los avances económicos del país asiático y sus perspectivas de futuro.

20 DE febrero DE 2020. 07:45H Alberto Lebrón (China)

e0d7555656a41a454afc031de381915c.JPG

Tras estas últimas décadas de desarrollo económico e industrial en China, ¿qué pasos es necesario dar ahora?

El desarrollo económico ha tenido un coste, también, tanto a nivel medioambiental como humano. En este sentido, lo fundamental es ir reduciendo esos costes. Los salarios llevan al menos una década creciendo a dobles dígitos. En grandes ciudades, como Pekín, el salario medio supera los mil dólares mensuales. Y la contaminación, en esta misma ciudad, se ha reducido notablemente. En resumidas cuentas, se trata de fomentar la especialización en industrias donde los dividendos en forma de salarios son altos. Estas mismas industrias, además, suelen ser medioambientalmente sostenibles, directa o indirectamente.

Carlos Martín, Financeren

¿Cree que China alcanzará el estatus de economía desarrollada?

El nivel de vida, en muchas provincias, es bastante similar al de los países occidentales. En un sistema dominado por las cadenas globales de valor, la especialización depende de variables como la logística o los recursos humanos. China ha invertido mucho en educación. Tenemos una red logística de clase mundial. Y estamos recibiendo cien mil millones de dólares en inversión extranjera directa todos los años. Esta transferencia de tecnología nos facilita innovar con marcas propias tras fabricar, durante un tiempo, para firmas extranjeras. El sector de las telecomunicaciones es un buen ejemplo. Por tanto, el desarrollo económico es posible conforme seamos capaces de generar empleos altamente cualificados, a ser posible desde grandes multinacionales chinas. Actualmente, en este sentido, las firmas chinas dentro del índice Fortune 500 superan el 20%.

¿Qué riesgos podrían hacer fracasar el desarrollo económico iniciado en 1979?

Bastantes. La relación con EEUU, no solamente a escala comercial, es mejorable. Si EEUU ve amenazado su estatus de superpotencia global, incluso en desarrollos industriales como estamos viendo con el 5G, existe un riesgo cierto de conflicto. China, por otra parte, también debe superar lo que se conoce en economía como “trampa de la renta-media”. En este sentido, es clave atraer inversión para enriquecer la estructura productiva del país, pasando así del “Hecho en China” al “Hecho por China”. Por último, las barreras dentro del propio país a la libre circulación de trabajadores, también es preocupante. Si bien la urbanización jamás debe consistir en saturar las grandes capitales chinas, como Beijing o Shanghai, debería permitirse una cierta movilidad. Ello conllevaría un círculo virtuoso de prosperidad e innovación, sobre todo con vistas a alcanzar una urbanización total del 80% antes de 2049.

Herrera: "El mercado siempre sobrerreacciona ante situaciones como la actual"