asia

El Foro de Boao vuelve este año con la vista puesta en el comercio intrarregional

Esta semana, el “Davos” asiático ha resaltado la importancia del RCEP, un ambicioso tratado de libre comercio firmado entre China, Japón, Corea del Sur, Australia, Nueva Zelanda, Brunei, Cambodia, Laos, Malasia, Birmania, Singapur, Tailandia, Vietnam, Filipinas e Indonesia.

23 DE abril DE 2021. 08:26H Alberto J. Lebrón (Pekín)

3454dbec3b63f35284cc246581596be8.JPG

Pese a ser considerada una iniciativa comercial china, RCEP es un plan lanzado desde las diez naciones del Sudeste Asiático, o ASEAN. Vietnam o Filipinas, por ejemplo, importan nueve de cada diez bienes intermedios, utilizados en sus exportaciones, desde los países recientemente adheridos al RCEP. Pero, de acuerdo al análisis de DIRIGENTES, China también tenía un enorme interés en firmar dicho RCEP.

Desde 2005, la exportación china de bienes intermedios hacia las naciones RCEP aumentó un 273%, liderando el crecimiento en este segmento. Además, en términos absolutos, China ha adelantado a Japón como locomotora comercial del área RCEP. Uno de cada tres bienes intermedios exportados dentro de la región es chino. En Vietnam, Tailandia o Corea del Sur, los intercambios de bienes intermedios con China superan el 10% de sus exportaciones totales a nivel mundial. Mientras, Japón solamente ha reforzado su influencia sobre las cadenas globales de valor de tres naciones del RCEP (Brunei, Vietnam e Indonesia). En el resto, incluida China, su peso ha disminuido desde 2005.

El RCEP va a eliminar los aranceles de casi todos los bienes. La apertura del sector servicios alcanzará el 60%. Y las exportaciones de bienes intermedios entre los países del área RCEP están incrementándose a un ritmo mucho más rápido en comparación con su comercio total mundial (+136%). China, consideradas todas estas circunstancias, será una de las naciones más beneficiadas del nuevo acuerdo comercial. Pero también se van a beneficiar los países del bloque ASEAN, en forma de más inversión manufacturera desde Taiwán o Japón, al haber visto reducida su presencia en las cadenas chinas de valor. Japón ha reducido su comercio de bienes intermedios con China (del 5.8% al 4% de sus exportaciones totales). Pero los chinos sí han incrementado sus ventas de bienes intermedios a Japón desde 2005 (del 6% al 8.1%). Esto, de alguna manera, revela más competencia china en los eslabones de bienes intermedios con alto valor añadido. Y, de alguna manera, la liberalización de los intercambios comerciales puede ser positiva dentro del marco RCEP.

Xi Jinping, el presidente chino, ha limitado su intervención a una breve alocución por videoconferencia. Además del comercio, clave en la estrategia china de desarrollo, se seguirán abordando los desafíos derivados de la crisis sanitaria. El PIB chino ha crecido un 18% en este primer trimestre del año. Sin embargo, eliminado el efecto base, se espera un crecimiento anual del 8% (si bien Pekín, con una previsión más conservadora, ha situado esta cifra en el 6%).

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"