martes, 20 agosto 2019
ZONA PREMIUM
Asia

El potencial industrial indio cautiva a las empresas españolas

La India se ha convertido en uno de los destinos más atractivos no solo para los inversores sino también para hacer negocios

10 de junio de 2019. 16:53h Alexandra Gheorghiu
  • Image

India se encuentra actualmente entre las economías de más rápido crecimiento del mundo. Su dinamismo sitúa a este país asiático, que creció por encima del 7% en 2018 y según los pronósticos del Banco Mundial al 7,5% en 2019, como una de las diez mayores economías a nivel global, con un Producto Interior Bruto que duplica al de España.

Sin salir del top 10, India se constituye como la sexta mayor potencia industrial del mundo. En la actualidad hay un gran interés por avanzar hacia la Industria 4.0 y aprovechar lo mejor que ofrece la tecnología. De hecho, el Gobierno ha impulsado diferentes programas de transformación industrial tales como Make in India para alcanzar este fin y posicionar al país a nivel internacional.

Fue en 2014 cuando esta iniciativa fue concebida por el Primer Ministro como respuesta ante una situación de crisis para dejar atrás procesos y políticas obsoletas, que además se convirtió en una "llamada poderosa y galvanizadora a la acción de los ciudadanos y líderes empresariales de la India, y una invitación a posibles socios e inversores de todo el mundo", según indican desde la página web creada para dar a conocer Make in India. Una iniciativa como esta abrió las puertas a la inversión. De hecho, desde su lanzamiento, la inversión extranjera directa se incrementó en un 37%.

Con el foco puesto sobre el sector manufacturero, además de Make in India, el Gobierno puso en marcha políticas como National Policy for Advanced Manufacturing en el marco de introducción a la Industria 4.0. La adopción de lo que se conoce como Smart manufacturing, Inteligencia Artificial, Big Data o Internet de las Cosas (IoT), revitalizará la industrialización india y puede impulsar la productividad y la rentabilidad.

Un hecho como este convierte a este país con capital en Nueva Delhi en una fuente de oportunidades para las empresas españolas.

Además, algunas de las reformas destinadas a convertir al país en una potencia mundial dieron sus frutos haciendo que, por ejemplo, India escalase en el ranking de facilidad para hacer negocios, Doing Business, del Banco Mundial desde el puesto 131 en el año 2014 hasta el número 77 en el 2018. En los últimos años, la India se ha convertido en uno de los destinos más atractivos no solo para los inversores sino también para hacer negocios. En relación a esta transformación industrial, el Índice de Innovación Global que clasifica a 126 economías, sitúa a este país en el puesto número 57. Esta posición convierten a India en el país más innovador entre aquellos que conforman Asia Central y del Sur.

EL CASO ESPAÑOL

Especializada en ofrecer soluciones para aumentar la productividad a empresas del sector industrial y de servicios, la compañía española Sisteplant constituye un ejemplo de empresas que han aportado por este país. De hecho, el director general de la compañía, Alfonso Ganzabal, ha destacado que expandir su negocio a la India ha sido un objetivo "prioritario" dado que "es ya de las grandes potencias industriales del mundo".

Para ello, han firmado un acuerdo con Indovision Services, convirtiéndose esta última en distribuidor de las soluciones para Industria 4.0, Manufacturing Intellicence. Con ello, India se convierte en el "centro de operaciones" desde el que la compañía Sisteplant espera poder expandir su negocio a toda la región de Asia Pacífico.