sábado, 15 diciembre 2018
ZONA PREMIUM
Asia

España recibe al primer presidente chino en trece años

China es líder mundial en intercambios comerciales, emisión de turistas e inversión extranjera directa. España, sin embargo, tiene todavía un enorme potencial de crecimiento en sus relaciones comerciales con China.

27 de noviembre de 2018. 16:00h Alberto Lebrón (China)
  • Image
    Xi Jinping, presidente de China. Foto / Shutterstock

El presidente chino, Xi Jinping, visitará España hasta este jueves, antes de partir hacia Argentina, donde se celebrará una nueva cumbre del G20. Antes, Xi hará escala en Portugal. Y también tiene previsto visitar Panamá justo después del G20. España, según la Camára de Comercio en Pekín, ''debe considerar Latinoamérica como escenario para sus negocios con China''.

Según ha podido saber DIRIGENTES, algunas firmas del sector energético español estarían planteándose colaborar con empresas chinas en Latinoamérica para, a cambio, abrir los mercados asiáticos. ''La iniciativa comercial china, conocida como Belt & Road (B&R), ofrece un marco perfecto para ello'', señalan estas mismas fuentes a DIRIGENTES.

España, actualmente, sólo acapara el 5% del comercio total de bienes con China. Además, la cobertura de nuestras exportaciones sobre las importaciones, una medida que sirve para poner en contexto el déficit comercial, apenas se sitúa por encima del 20%. ''Nuestra empresa está comenzando a importar, directamente, bienes internacionales'', explica Qu Yuechuan, vicepresidente del gigante de comercio electrónico, JD.COM, en una conversación exclusiva con DIRIGENTES. ''Encontraríamos interesante distribuir mucho volumen de productos españoles, a precios populares, suministrados por grandes empresas'', destaca este empresario. Para algunas empresas españolas, según ha podido saber DIRIGENTES, la exportación hacia China sigue siendo un asunto difícil. "Necesitamos una estructura, o un socio local, que pueda guiarnos con la venta", señalan fuentes empresariales españolas consultadas por DIRIGENTES.

El famoso ferrocarril que conecta Yiwu con Madrid es una buena iniciativa para fomentar las exportaciones españolas hacia China. Sin embargo, apenas se exportan mercancías españolas a través de este tren, en comparación con los viajes desde Yiwu. Desde su inauguración, en 2014, este tren ha transportado 12.000 contenedores a España; pero solamente unos 2.500 han tenido como destino final China. 'Es necesario equilibrar nuestra relación comercial', señala Manuel Galán, director de la Cámara en Pekín, a DIRIGENTES.

La inversión china en España, por otra parte, aumentó hasta los 1.600 millones de euros, según datos correspondientes a 2016. Sin embargo, esto responde a operaciones puntuales, como la compra de Urbaser (ACS) por varios fondos chinos. Y en materia de turismo, donde España es segunda potencia mundial, apenas recibimos un 0,5% del total (China emite cada año ciento veinte millones de turistas, pero apenas quinientos mil visitaron España el año pasado).

España, a nivel global, es una potencia económica destacada. En stock de inversión extranjera directa, comercio de bienes y servicios; España se sitúa entre los quince primeros países del mundo. En inversión extranjera recibida, por ejemplo, casi duplicamos a Italia. En ingresos derivados del turismo, solamente nos supera Estados Unidos (España factura, por este concepto, unos 60 mil millones de dólares cada año). Y, aunque en atracción de inversiones foráneas nuestro país tiene por delante a naciones europeas como Reino Unido, Alemania o Francia; la diferencia no es ni mucho menos significativa. Ahora bien, al analizar la posición de España en China, comparándola con otros socios europeos, las diferencias son notables. ''Esta visita del presidente Xi a España debe servir para revertir la situación'', señalan fuentes diplomáticas españolas consultadas por DIRIGENTES.