sábado, 15 diciembre 2018
ZONA PREMIUM
Asia

La guerra comercial con China castiga a las empresas de EEUU

Siete de cada diez empresas norteamericanas localizadas en China, según la American Chamber of Commerce (AMCHAM), estudian deslocalizar sus operaciones a otro país. Sin embargo, ninguna tiene entre sus planes devolver la producción a EE.UU.

02 de noviembre de 2018. 00:00h Alberto Lebrón (China)
  • La guerra comercial con China castiga a las empresas de EEUU
    China y Estados Unidos. Foto / Shutterstock

El conflicto comercial sino-estadounidense, más allá del intenso debate político, está comenzando a notarse sobre la economía real. Sobre todo, las cadenas de suministro están deslocalizándose al sudeste asiático, si bien es una tendencia anterior a la guerra comercial, dado el incremento salarial en China (llevan diez años subiendo en torno al 10%).

Todas las empresas americanas deslocalizadas en China, además, han sufrido un recorte más o menos severo de sus beneficios. Un 33% habrían perdido hasta 50 millones de dólares. Diez multinacionales, que prefieren mantener el anonimato, revelan haber perdido, al menos, 250 millones de dólares con este conflicto. Y, unido a todo lo anterior, las firmas estadounidenses denuncian un endurecimiento adicional de los trámites aduaneros.

Guangdong, la primera provincia exportadora china, ha reducido sensiblemente sus ventas al exterior durante los ocho primeros meses del año (si bien, en total, las exportacionas chinas continúan al alza). Xi Jinping, el presidente chino, tiene previsto encontrarse con su homólogo estadounidense, Donald Trump, durante la próxima reunión del G-20. En Argentina, intentará disuadirle para que no suba aranceles a todas las exportaciones china, como tiene previsto hacer a primeros de 2019.

La divisa china, por otra parte, acumula una devaluación frente al dólar del 10%. Y el incremento interanual del superávit comercial chino, correspondiente a los nueve primeros meses de este año, asciende al 15%. 'Entran en juego muchos otros asuntos además de los meramente comerciales', comenta Jacques Pelkmans, del think-tank CEPS, a DIRIGENTES. 'Trump quiere, entre otras cosas, que se eliminen las trabas a las inversiones de Estados Unidos en China o proteger la propiedad intelectual', señala este experto. Sea como fuere, según datos del FMI, la guerra comercial sino-estadounidense restará medio punto porcentual al PIB mundial en 2019.