asia

La Ruta de la Seda china cumple 5 años con un balance moderadamente positivo

11 DE junio DE 2018. 09:55H Dirigentes

image_content_40322_20180611123208.jpg

Estos días se cumple un lustro del nacimiento de la iniciativa comercial china, conocida como 'Nueva Ruta de la Seda', que pretende unir Extremo Oriente con Occidente. En España, muchos argumentan que se trata de otro globo sonda lanzado por China, siguiendo la linea de Europa occidental, pero las cifras no mienten. Los chinos aspiran a importar bienes valorados en ocho billones de dólares hasta 2022. Esperan invertir, fuera de sus fronteras, 750 mil millones. Y emitir, además, 800 millones de turistas al resto del mundo. 'Estos objetivos son razonables, no hace falta impulsar plan especial alguno', asegura Xu Jin, director del think-tank gubernamental Chinese Academy of Social Sciences, a DIRIGENTES. 'Sin embargo, esta iniciativa comercial bien puede servir como excusa para impulsar todos estos planes', zanja Xu. China, entre otras cuestiones, también busca exportar gran parte del excedente acerero a todos los estados incluidos en esta 'Nueva Ruta de la Seda' (NRS).

Los países pertenecientes a la iniciativa NRS suman un tercio del PIB mundial. Su población supera los cuatro mil millones de personas. El tren de mercancias, como transporte alternativo al barco, gana terreno en Eurasia. Durante 2017, se registraron 3.200 viajes, esperando llegar a los 4.000 este año 2018. Ya han sido entregados por tren, en Bélgica, los primeros vehículos VOLVO producidos en Liaoning (una de las once zonas económicas especiales del gigante asiático, dedicada a la industria pesada). Estos trenes esperan transportar 40 mil automóviles VOLVO, cada año, a Europa. El transporte ferroviario, una apuesta decidida del gobierno chino, supera en velocidad al marítimo. Y, por otra parte, es cinco veces más barato que el transporte aéreo. El comercio bilateral China-UE, que sigue creciendo dobles dígitos, supera los 500 mil millones de Euros. España, sin embargo, acapara solamente el 4% del comercio total con China (manteniendo un déficit, medido en cobertura de exportaciones sobre importaciones, cercano al 25%). El comercio electrónico entre los países NRS representa, aproximadamente, una quinta parte del total mundial. De este porcentaje, los países europeos del Este controlan una cuota cercana al 70%. China ha construído 75 zonas económicas e industriales, en los países pertenecientes a la iniciativa NRS, invirtiendo 18 mil millones de dólares. Estas inversiones han creado 200 mil empleos e ingresos impositivos para las arcas públicas locales superiores a los 2 mil millones de dólares. El Fondo NRS, por otra parte, ha financiado inversiones valoradas en siete mil millones de dólares. Y el Asian Infraestructure Investment Bank (AIIB), con 25 proyectos aprobados en dos años, ha invertido otros dos mil millones de dólares. El AIIB cuenta ahora mismo con 84 miembros, entre ellos España, que podría desempeñar un papel protagonista en Latinoamérica. Ecuador, por cierto, ha sido el primer país latinoamericano en ser admitido, hace tan solo unos meses, como miembro del AIIB.

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"