asia

Las importaciones agrícolas chinas se triplican desde 2008

El bovino congelado se ha convertido en el más demandado de la última década

27 DE junio DE 2018. 11:08H Dirigentes

image_content_46112_20180627111253.jpg

El país del mundo que importa un mayor volumen de frutas, verduras o grano es China. Del total, la soja sigue representando un 60%, siendo países como Brasil o Estados Unidos sus principales suministradores, seguidos ambos de Argentina. Sin embargo, el principal incremento de las importaciones alimentarias chinas corresponde al bovino congelado, que se ha multiplicado por 2.000 en los últimos diez años. Es necesario tener en cuenta el efecto renta, dado que hace tres décadas la carne era un bien de lujo, sumamente escaso entre los consumidores chinos. En este sentido, las importaciones chinas de sorgo, utilizado como pienso para ganado, también han crecido exponencialmente desde 2008 (multiplicando su volumen por 300).

Cabe destacar, por otra parte, la eficacia del Tratado de Libre Comercio firmado con Chile en 2005. Desde entonces, las exportaciones chilenas de productos agroalimentarios hacia China se han multiplicado por cinco, amortiguando la caída sufrida en los precios del cobre. Chile es el primer proveedor chino de salmones frescos, arándanos o cerezas; entre otros, habiéndose multiplicado estas últimas por 25 desde 2008. En total, Chile exporta productos agroalimentarios a China por 2.500 millones de dólares, gracias, sobre todo, al TLC. Panamá debe considerar la experiencia chilena cuando negocie su propio TLC con China a finales de 2018.

Brasil es otro país latinoamericano situado como primer suministrador de soja, bovino congelado o ave a China. En porcino, junto con Chile, es la primera fuente de importaciones chinas (unas ventas que sigue liderando Alemania, manteniéndose España a poca distancia). Y respecto al café, si bien China sigue importándolo fundamentalmente desde Asia, Brasil es su primer suministrador latinoamericano (seguido de Colombia, ambos con una cuota total del 3,8%).

Las exportaciones agroalimentarias hacia China están permitiendo a algunas regiones del mundo, como América Latina, consolidar una estructura de valor añadido creciente. Si bien el peso de las manufacturas latinoamericanas exportadas a China ha descendido del 16 al 9 por ciento en veinte años, provocando con ello una “re-primarización”, los datos antes mencionados indican que dicha situación se puede revertir. Para ello, los países deberán seguir trabajando sobre regulación sanitaria, tratados comerciales o ecommerce con el fin de consolidar sus ventas agroalimentarias hacia China.

Buy and Hold: “Google o Facebook a un PER 20/21 no son empresas caras”