miércoles, 12 diciembre 2018
ZONA PREMIUM
Asia

Xi Jinping refuerza la apuesta china por España

El presidente chino visita España para reforzar la conexión con el gigante asiático

27 de noviembre de 2018. 00:00h Mario Talavera
  • Image
    El país que preside Xi Jinping ha triplicado su apuesta por España

Este martes aterriza en nuestro país el presidente de la República Popular China, Xi Jinping, con una agenda política y empresarial que le llevará desde la Moncloa y la Zarzuela, hasta una reunión con las principales empresas de españolas, como Santander o Repsol, así como las chinas que tienen presencia en España, como Huawei o China National Building Material Group.

Este país, donde viven una de cada cinco personas de todo el mundo, permaneció desde 1991 hasta 2014 creciendo por encima del 7%. Es una cifra que, combinada con el crecimiento estimado de los próximos años, llevará a China a adelantar a Estados Unidos para convertirse en la primera potencia mundial. Según el FMI, esto ocurrirá en 2030.

La que es actualmente la segunda mayor economía del se mantiene firme en su intención de asaltar el escalón que le falta y para ello mira fuera de sus fronteras. De hecho, en 2016 ya se convirtió en el segundo mayor inversor del mundo, lo que significa que destinó 145.000 millones de euros al exterior, de los que 35.000 recayeron en la Unión Europea, según la Fundación Consejo España en China.

España se postula como uno de los principales rumbos para China, por su posición como puente hacia el norte de África y, sobre todo, para América Latina. En vistas de ello, el país que preside Xi Jinping ha triplicado su apuesta por España. En 2016 las inversiones brutas alcanzaban los 1.119 millones de euros, mientras que en 2017 se elevaron a 3.079 millones de euros. No obstante, en el primer semestre del año la inversión alcanzó los 1.063 millones de euros.

En todo caso, más de 150 empresas chinas están establecidas en España, con compañías como Huawei, Alibaba, ICBC y Xiaomi liderando la inversión. Así, China se sitúa como el tercer proveedor comercial de España, con ventas superiores a los 25 mil millones de euros durante 2017.

De todos modos, hay que precisar que la relación entre estos dos países se caracteriza por la desigualdad. Las exportaciones españolas a China alcanzaron los 6.257 millones de euros en 2017, una cifra que mejora en un 28% la del año anterior. Esas ventas correspondieron a 15.000 empresas que han visto en el gigante asiático un enorme mercado para sus productos, aunque permanece como el décimo destino principal de las ventas españolas.

En ese sentido, también hay que mencionar el potencial del turismo chino. Se estima que en 2020 España recibirá un millón de turistas de ese país. Si ese cálculo se cumple, significará doblar el número actual de visitantes, que en 2017 alcanzó los 515.000 turistas, mientras que en 2016, la cifra fue un 37% menor.

No es un dato a ignorar, ya que el gasto medio de los visitantes chinos triplica el de los turistas internacionales. Gran parte del interés reciente por España se ve favorecido por las nueve conexiones aéreas que existen entre España y China. Así, en nuestro país viven casi 200 mil chinos (199.660), de los que siete de cada diez proceden de la provincia de Zheijang.