miércoles, 12 diciembre 2018
ZONA PREMIUM
EEUU

Bancarrota de los célebres grandes almacenes Sears

Desde 2010, las ventas han caído 60% y la compañía cerró más de 2.800 tiendas en los últimos 13 años

19 de octubre de 2018. 00:00h Cristina Rodríguez (Nueva York)
  • Bancarrota de los célebres grandes almacenes Sears
    Panorámica de Chicago y Torre Sears (Torre Willis). Foto / Shutterstock

Los 132 años de historia de uno de los centros departamentales más importantes de Estados Unidos han acabado en concurso de acreedores. Varios años de pérdidas consecutivas y los feroces competidores online como Amazon, han llevado a la quiebra a la que un día fue llamada “la tienda del futuro” y que cambió la forma en que los estadounidenses compraban y vivían.

Las deudas han acabado ahogado a Sears Holdings. 134 millones de dólares que debían ser pagados este mismo lunes fueron el detonante para que la compañía solicitara la protección de acreedores ante el Tribunal de Quiebras de Estados Unidos.

Según la declaración de bancarrota, la compañía estaba perdiendo alrededor de 125.000 dólares al mes. Y el mes pasado, el valor de mercado de Sears había caído por debajo de los 100 millones de dólares.

La compañía emitió un comunicado en el que decía que tiene la intención de mantenerse en el negocio y continuar con las tiendas rentables abiertas, junto con los sitios web de Sears y Kmart (cadena de establecimientos con la que se fusionó en 2005 para formar Sears Holdings. En ese momento juntaron 3.500 tiendas en todo el país). Hasta la fecha, alrededor de 700 tiendas permanecen abiertas y la compañía emplea a 68.000 trabajadores, lejos de los datos de febrero de este mismo año cuando tenía funcionando mil tiendas y empleaba a 89.000 personas.

A los 46 establecimientos ya previstos que echen el cierre en noviembre, Sears dijo que otros 142 cerrarán a final de año. Tras el comunicado, Edward Lampert, CEO y mayor accionista de la compañía, renunció a su cargo de forma inmediata. Sin embargo, continuará como presidente de la junta directiva.

DÉCADAS DE PÉRDIDAS CONTINUADAS

Sears abrió sus puertas en la década de 1880 a través de un servicio de ventas por correo y durante muchos años se llamó ‘Sears, Roebuck & Co.’. Su mayor crecimiento se registró después de la Segunda Guerra Mundial. El catálogo de Sears fue la forma en que muchos estadounidenses empezaron a comprar productos de producción masiva. Ese fue un cambio enorme para las personas que vivían en granjas y en pueblos pequeños.

Fue una de las primeras innovadoras en el comercio minorista de Estados Unidos, y de hecho llegó a ser el minorista más grande de la nación y su mayor empleador.

Sus grandes rivales, principalmente Walmart y Home Depot, superaron a Sears en cuanto a precio, selección de productos y también en clientes e ingresos. En 1999 fue expulsada del Dow Jones, donde había estado durante 75 años. Y precisamente su rival Home Depot tomó su lugar.

Muchos de sus problemas fueron provocados por sus propios directivos que cerraron tiendas y redujeron costos, entre otros en gastos en publicidad, para poder competir. Tampoco se invirtió en el mantenimiento y la modernización de sus puntos de venta.

Los problemas del comerciante se han incrementado en los últimos años y sus deudas han ido aumentando. Además, a sus competidores habituales se unieron las ventas online y a la cabeza Amazon que le siguió mermando su nicho de mercado.

Sears advirtió a los inversores que el año pasado existían “dudas sustanciales” de si se podría mantener en el negocio. Ha perdido 11.700 millones desde 2010, su último año rentable. Las ventas han caído 60% desde entonces y la compañía cerró más de 2.800 tiendas en los últimos 13 años.

En septiembre, Lampert propuso que Sears reestructurara sus finanzas sin declararse en bancarrota. Pero advirtió que la compañía se estaba quedando sin efectivo. Las acciones de la compañía cayeron rápidamente por debajo de 1 dólar por acción por primera vez en su historia.

Los acreedores optaron en cambio por probar su suerte en la corte de bancarrota.