eeuu

Delta Airlines compra el 20% de LATAM, la aerolínea más grande de América Latina

Delta también gastará 350 millones de dólares para expandir su asociación con el operador latinoamericano

06 DE octubre DE 2019. 00:00H Cristina Rodríguez (Nueva York)

latam-airlines_41-219250_20191001172556.jpg

La compañía aérea estadounidense Delta Air Lines en su su interés por aumentar su presencia en América Latina se ha fijado en LATAM, la aerolínea más grande de su vecino del sur, cuya sede está en Chile. Le ofrece 1.900 millones de dólares por una participación del 20% a través de una oferta pública de adquisición a 16 dólares por acción, que será costeada principalmente con deuda recién emitida y efectivo disponible.

Como parte del acuerdo, Delta también gastará 350 millones de dólares para expandir su asociación con el operador latinoamericano, adquirirá cuatro aviones Airbus A350 y asumirá el compromiso de LATAM de comprar 10 A350 más entre los años 2020 y 2025.

Además, la aerolínea de Estados Unidos ha dicho que dejará su participación del 9% en el operador brasileño GOL, que compite con LATAM en la región.

"Nuestra gente, clientes, propietarios y comunidades se beneficiarán de esta plataforma emocionante en el futuro", decía Ed Bastian, director ejecutivo de Delta, en un comunicado tras anunciar el acuerdo.

Por su parte Enrique Cueto Plaza, director ejecutivo de LATAM, explicaba que "esta alianza con Delta fortalece a nuestra compañía y aumenta nuestro liderazgo en América Latina proporcionando la mejor conectividad a través de nuestras redes de rutas muy complementarias". "Tenemos grandes deseos de trabajar con una de las mejores aerolíneas del mundo para mejorar la experiencia de viajes de nuestros pasajeros", continuaba Cueto Plaza.

Esta asociación estratégica de las las principales aerolíneas en Norteamérica y Latinoamérica ofrecerá "una mayor comodidad al cliente, una experiencia de viaje más fluida y una mejor conexión de los clientes con el resto del mundo", según el comunicado sobre el acuerdo.

El anuncio de Delta Airlines es el último ejemplo de cómo la aerolínea, con sede en Atlanta, se está expandiendo agresivamente en el extranjero a través de empresas conjuntas o participaciones minoritarias con otras aerolíneas, ampliando constantemente su propiedad y la relación con otros operadores internacionales. En los últimos años, Delta ha aumentado su participación en la empresa matriz de Korean Air al 9,2%, también anunció una empresa conjunta transfronteriza con la aerolínea canadiense WestJet y aumentó su propiedad de Aeroméxico, la aerolínea más grande de México al 49%.

Además tiene alianzas con Air France-KLM, Alitalia, China Eastern, Virgin Atlantic y Virgin Australia. Las reglas de propiedad extranjera impiden que unas compañías aéreas compren aerolíneas extranjeras por completo, por lo que se ha recurrido cada vez más a participaciones minoritarias y empresas conjuntas de participación en los ingresos para ganar exposición a otros mercados.

Delta, que ofrece más de 5.000 salidas diarias (y hasta 15.000 salidas con sus afiliadas) ha sido reconocida como una de las 50 compañías más admiradas por la revista Fortune, además de una de las empresas más innovadoras de Fast Company en todo el mundo.

LATAM Airlines Group, por su parte, es el grupo de aerolíneas líder de América Latina, con una de las mayores redes de rutas del mundo, ofreciendo servicios a 143 destinos en 25 países. Tiene servicio entre las principales ciudades de América del Sur y Estados Unidos, así como servicio doméstico dentro de Chile, Brasil, Colombia, Perú, Argentina y Ecuador, además de realizar operaciones internacionales en Europa, el Caribe, Oceanía, África y Asia.

Para que se lleve a cabo la compra, los reguladores de EEU. y Chile tendrán que aprobar la participación en Delta en LATAM. A continuación, LATAM abandonará la alianza OneWorld, pero aún no está claro si se unirá de inmediato a SkyTeam, el grupo que incluye a Delta y sus socios.

Se espera que la inversión de Delta en LATAM aumente considerablemente las ganancias de ambas en los próximos dos años.

BNY Mellon: "creemos que es momento para la gestión activa"