eeuu

EE.UU. acelera la marcha hacia la ansiada recuperación económica

La economía estadounidense cayó un 3,5% en 2020, su peor año desde 1946.

04 DE mayo DE 2021. 08:30H Cristina Rodríguez (Nueva York)

5217a3cb2f76fe99aa900aabb0d6dccd.JPG

El año 2020 fue negativo en materia sanitaria, económica y social a nivel mundial debido a la pandemia de coronavirus que afectó a todos. A pesar de que el país estuvo a punto de sufrir una depresión económica parece que ahora se vislumbra luz al final del túnel con el avance rápido de las vacunaciones, con una media de 2 millones 400 mil dosis suministradas diariamente. Con datos de mediados de marzo, 107 millones de personas habían recibido una dosis en el país y el 11,5% de la población ya había sido vacunada completamente (lo que se traduce en más de 37 millones 400 mil estadounidenses). El presidente de EE.UU. Joe Biden ha prometido más vacunas y que a partir del 1 de mayo todos aquéllos que tengan más de 18 años podrán vacunarse. Además espera que para el 4 julio se pueda celebrar el día de la Independencia, eso sí, con precaución porque la aparición de variantes de la COVID-19 plantea riesgos.

A estas palabras de esperanza de Biden hay que unir la aprobación del paquete de ayudas por 1,9 billones de dólares que espera poder aliviar así los efectos del virus en el país y que irá destinado a los que más han sufrido hasta la fecha los efectos provocados por la pandemia que, además, ha matado a más más de medio millón de personas en el país, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU.

La Reserva Federal también muestra una perspectiva económica optimista. La última previsión del banco central de mediados de marzo señala un crecimiento económico del 6,5% en 2021, frente al 4,2% pronosticado previamente. Se trata del mayor pronóstico de crecimiento anual de la producción desde 1984. Según las proyecciones económicas trimestrales que presentaron los miembros del Comité Federal de Mercado Abierto para 2022 y 2023 las ganancias serían del 3,3% y 2,2% respectivamente, antes de que el crecimiento se establezca en un rango a más largo plazo del 2,3%. Además prevén una caída de la tasa de desempleo hasta el 4,5% desde su nivel actual del 6,2%. Para los dos años siguientes creen que la tasa bajará al 4,2% y el 3,7% antes de establecerse en un nivel a largo plazo del 4%. Además la Reserva Federal ha dejado sin cambios los tipos de interés en el 0%-0,25% y reiteró su promesa de mantenerlos cerca de cero en los próximos años. Los economistas encuestados por Bloomberg News ven dos subidas de un cuarto de punto en el año 2023.

Estas cifras, junto con un aumento en los ahorros de casi 4 billones, indican que la economía de EE.UU. podría salir más temprano que tarde de la crisis. Así lo señala también la información ofrecida por Oficina de Presupuesto del Congreso de Estados Unidos: “el panorama y la situación actual son mucho mejores de lo esperado”. En su informe explican que los grandes sectores de la economía se adaptaron a la epidemia mejor y más rápido de lo que se esperaba originalmente y que los estímulos financieros hicieron su parte ayudando a grandes y pequeñas empresas además de a los ciudadanos estadounidenses. Teniendo en cuenta todo esto la Oficina de Presupuesto del Congreso ha informado que se espera que la economía de Estados Unidos vuelva al “tamaño” anterior a la pandemia a mediados de este año 2021.

Los expertos también se muestran más positivos y han empezado a modificar sus predicciones económicas, como el líder en pronóstico global y análisis cuantitativo Oxford Economics que ve una economía estadounidense “enérgica” y estima que alcanzará un crecimiento del 7% este año.

Por su parte Bank of America (BofA) ha aumentando la estimación de crecimiento del PIB de EE.UU. en 2021 a un 6,5% desde el 6%, ya que está “más convencido de que la economía está lista para un repunte después de la pandemia de la COVID-19”. Y creen que esa cifra se extenderá hasta el próximo año, elevando su estimación de crecimiento del PIB para 2022 al 5% desde el 4,5% previsto previamente. Que el banco haya subido sus previsiones económicas pasa, sin duda, porque ceda la pandemia. “Las vacunas están funcionando a un ritmo más rápido de lo esperado, lo que debería adelantar el cronograma para la reapertura exitosa de la economía. Esto ayudará a desatar la demanda de ocio y otros servicios sensibles a la COVID incluso antes de lo previsto", explicaba BofA en un comunicado. BofA espera que la economía “se acelere más en la primavera y realmente cobre vida en el verano”.

Para los economistas de Goldman Sachs el PIB de EE.UU. será del 6,8% en 2021 desde 6,6% anterior y del 4,5% en 2022 desde el 4,3% pronosticado previamente. Además, el banco adelantó su pronóstico para la primera subida de tipos de interés de la Reserva Federal al primer semestre de 2024 sobre la base de su previsión mejorada del PIB, un descenso mayor de lo esperado en la tasa de desempleo en enero, y señales de una perspectiva de inflación más firme. “Esperamos que el FOMC comience a reducir sus compras de activos a principios de 2022", escribieron los economistas Alec Phillips, David Mericle y Blake Taylor.

Según los expertos preguntados por la agencia de noticias Reuters, el producto interior bruto de Estados Unidos puede superar su nivel previo a la pandemia este verano de 2021, acercándose al repunte en "forma de V" que parecía poco realista hace unas semanas. Eso todavía significaría más de un año de crecimiento perdido, pero sin embargo representa una recuperación dos veces más rápida que el repunte de la recesión de 2007-2009.

También ha modificado su previsión al alza la empresa estadounidense de servicios financieros Morningstar: “habíamos proyectado un crecimiento del PIB real de EE.UU. del 5,3% en 2021 y del 4% en 2022. Ahora pronosticamos que el PIB superará nuestra expectativa anterior para 2022”. “Creemos que EE.UU. logrará la inmunidad colectiva en mayo o julio y esto se traduce en un posible retorno completo a la normalidad”. Además estiman que una vez que se elimine esencialmente la amenaza del virus, “se abrirán las compuertas al gasto en servicios y estos servicios impulsarán la gran recuperación del gasto del consumidor en 2021 y 2022”. Con este cronograma en mente, Morningstar pronostica un aumento del 6,7% en el gasto real en servicios al consumidor en 2021, seguido de un aumento del 5,5% en 2022. Dado que los servicios representan el 70% del consumo personal, esto hace, según ellos, que el consumo personal general aumente drásticamente, hasta el 6% en 2021 y hasta el 4,2% en 2022. Según esta empresa estadounidense de servicios financieros tanto los hogares como las empresas están en buena forma en promedio gracias a los estímulos financieros del gobierno federal y los consumidores están “ansiosos por gastar”, pero sus opciones están limitadas actualmente por la necesidad de distanciamiento social.

En el nuevo paquete de estímulo financiero la mayoría de los estadounidenses recibirá pagos directos de 1.400 dólares (o más si tienen hijos) algo que, según Bank of America, llevará a mover la economía, al menos en los bienes, como ocurriera en diciembre cuando los ciudadanos recibieron una ayuda de 600 dólares y los consumidores hicieron que las ventas minoristas fueran excepcionalmente sólidas. Los servicios al consumidor representan el 70% del gasto total del consumidor, y han sido consistentemente la parte de la economía más afectada por las necesidades de distanciamiento social. “Cuando la ayuda fiscal llega a los hogares, se revierte con bastante rapidez y se materializa en la actividad económica”, según explicó en Bloomberg TV Michael Gapen, economista jefe para Estados Unidos de Barclays Plc. “Con el paquete de estímulo de marzo “deberíamos ver una aceleración bastante rápida en la demanda y el gasto de los hogares a medida que avanzamos hacia el segundo trimestre, que podría continuar si las vacunas continúan a buen ritmo y la movilidad se recupera gradualmente con el tiempo", continuó Gapen. Morningstar añade que “los consumidores siguen ansiosos por gastar” y “la normalización del comportamiento del consumidor después de la vacunación masiva significará un aumento de los servicios al consumidor, lo que impulsará la recuperación general del PIB, “incluida una recuperación total en el mercado laboral”.

El desempleo en estos momentos se encuentra en el 6,2%, una tasa que dobla la de antes de la pandemia y más de 10 millones de personas están en paro. Los economistas preguntados por Reuters recuerdan que se necesitaron seis años después de la última recesión para alcanzar el pico de empleo anterior, “un proceso que los funcionarios del país quieren acortar desesperadamente”, dicen. Y aunque, si bien en los últimos meses se han registrado pocos avances, es posible que las perspectivas estén mejorando. La secretaria del Tesoro, Janet Yellen, dijo a mediados de febrero que el país tenía “la oportunidad de luchar” para alcanzar el pleno empleo el próximo año. La empresa Morningstar piensa que el mercado laboral debería recuperarse junto con el gasto en servicios del consumidor. “Si el comportamiento del consumidor vuelve a la normalidad cuando EE.UU. alcance la inmunidad de rebaño a mediados de 2021, como esperamos, entonces se asegura una fuerte recuperación del mercado laboral”. Según apuntan esto se debe a que las industrias más afectadas por la pandemia (principalmente servicios al consumidor como restaurantes y hoteles) son “desproporcionadamente importantes para el mercado laboral”: representan solo el 6% del PIB de EE. UU. pero el 15% del empleo de EE.UU. (tomando los niveles de 2019). “Pronosticamos que la relación empleo / población de Estados Unidos se recuperará al 60,5% en el cuarto trimestre de 2021, solo un poco por debajo de la del cuarto trimestre de 2019 (61%). De manera proporcional, la tasa de desempleo caerá al 4,3% en el cuarto trimestre de 2021 (frente al 3,6% en el cuarto trimestre de 2019)”.

Gracias a la vacunación masiva más los niveles récord de estímulo fiscal, ahora parece que hay pocas dudas de que la economía estadounidense no solo se recupere de la pandemia sino que incluso pondría poner a prueba sus límites de una manera que no se ha hecho desde antes de la Gran Recesión.

Monex Europe: "En Jackson Hole podremos ver las primeras pinceladas del tappering"