eeuu

EEUU convulsiona con el avance del COVID-19

El presidente de EEUU adimite que el control de la pandemia podría no llegar hasta agosto y Wall Street responde con un nuevo desplome.

17 DE marzo DE 2020. 08:08H Cristina Rodríguez (Nueva York)

69433bc40c3b23fb68e7f0a51ec00003.JPG

Estados Unidos va con una semana de retraso con España respecto a la evolución del coronavirus y apenas se están poniendo en marcha ciertas medidas para atajar su avance.

Donald Trump anunció que la crisis de la pandemia podría extenderse “hasta agosto”, y puede considerar el cierre de “ciertas áreas” pero no está considerando un bloqueo nacional completo. Además, dijo, podría controlar el brote de coronavirus para verano. Ante estas palabras los principales selectivos de Wall Street se desplomaban en cifras que no se registraban en Wall Street desde 1987. El S&P 500 cayó un 11,98%, el Dow Jones se desplomó un 13,93% y el Nasdaq un 12,32%.

Las previsiones económicas para el país son pesimistas. Los analistas encuestados por FactSet pronostican una disminución del 1,7% en el S&P 500 durante el primer trimestre. Pero es casi seguro que ese pronóstico sea demasiado conservador. Las estimaciones están cayendo rápidamente a medida que las empresas advierten el impacto que tendrá la pandemia de coronavirus en la demanda.

Antes del brote, los analistas esperaban un aumento de las ganancias corporativas del 4,4% a principios de 2020 para los tres primeros meses del año. Pero desde entonces, 72 empresas en el S&P 500 han comunicado que los resultados del primer trimestre no cumplirán las previsiones. Es probable que el segundo trimestre sea aún peor, ya que es cuando se sentirá el impacto total de los cierres de empresas en los Estados Unidos.

El sorpresivo recorte de tipos de interés del domingo por la noche a cero (su segunda bajada de emergencia este mes) también ejercerá más presión sobre los bancos porque sus ganancias tienden a verse afectadas por la reducción de los márgenes de beneficio de los préstamos cuando las tasas son bajas. Eso también reducirá las ganancias del S&P 500. Es por ello que muchos economistas temen una repetición de lo ocurrido en 2008. Goldman Sachs ahora espera una caída anualizada del 5% en el producto interior bruto de EE.UU. durante el segundo trimestre, mientras que ING es aún más bajista, prediciendo que el PIB estadounidense se desplomará a una asombrosa tasa del 8%. Eso sin duda tendrá un impacto en las ganancias. En el mejor de los casos, las los beneficios podrían ser planos para todo 2020, según la directora de estrategia de renta variable estadounidense de RBC Capital Markets, Lori Calvasina.

Los efectos de la pandemia también está afectando a los bancos más grandes de Estados Unidos que han suspendido sus agresivos programas de recompras de acciones a medida que la crisis del coronavirus se agrava. Bank of America, Bank of New York Mellon, Citigroup, Goldman Sachs, JPMorgan Chase, Morgan Stanley, State Street y Wells Fargo intentan superar la crisis del coronavirus y evitar una profunda recesión económica suspendiendo estas recompras por el resto del primer trimestre y el segundo trimestre de 2020.

“La pandemia de COVID-19 es un desafío sin precedentes para el mundo y la economía global y los bancos más grandes de EE.UU. tienen una capacidad y un compromiso incuestionables para apoyar a nuestros clientes y la nación", dijo el grupo en un comunicado. Agregaron que cada banco “conserva la capacidad de restablecer su programa de recompra tan pronto como las circunstancias lo justifiquen”.

Los trabajadores de todos los sectores estarán entre los más afectados por el brote de coronavirus. Según un análisis de Moody's Analytics más de la mitad de los empleos en Estados Unidos están en riesgo por el COVID-19, en total casi 80 millones de puestos de trabajo “tienen un riesgo alto o moderado” de cancelarse. De esos, proyecta que 27 millones están en alto riesgo debido al virus, principalmente en transporte, viajes, ocio, hoteles, servicios de ayuda temporal y extracción de petróleo. Eso es más de la mitad de los 153 millones de empleos en la economía del país. En opinión de Mark Zandi, economista jefe de Moody's Analytics es probable que hasta 10 millones de esos trabajadores puedan ver algún impacto en sus cheques de pago, ya sea despidos, permisos, menos horas o recortes salariales. Considera que los otros 52 millones de empleos enfrentan “riesgo moderado” y son los que se encuentran en áreas como venta minorista, manufactura, construcción y educación. Esto supone una situación significativamente peor que la de los 800.000 empleos perdidos en marzo de 2009, el peor mes de la Gran Recesión.

Sin embargo hay empresas que tienen previsto contratar a más trabajadores en estas fechas. Entre ellas Amazon que está pensando contratar a 100.000 trabajadores de almacén y entrega en Estados Unidos a medida que aumenten los pedidos en línea por las preocupaciones sobre el coronavirus. También las cadenas de supermercados estadounidenses Albertsons, Kroger y Raley también han buscado nuevas contrataciones.

Entre los sectores damnificados, las aerolíneas que buscan un rescate de 50.000 millones para evitar el colapso por el COVID-19.

También los aeropuertos de EE.UU. van a solicitar 10.000 millones en asistencia gubernamental por el colapso de la demanda de viajes y compensar las pérdidas.

Amtrak, las agencias ferroviarias estatales de Estados Unidos necesitan mil millones después de una dramática disminución en los viajes debido a la pandemia de coronavirus.

El coronavirus también cierra la industria del casino y en Las Vegas las propiedades de Wynn Resorts y MGM cerrarán temporalmente desde este 17 de marzo. El personal reducido trabajará para mantener los edificios seguros, otros trabajarán desde casa.

Las principales ligas deportivas de Estados Unidos (MLB, NBA, NHL, MLS y XFL) han suspendido sus temporadas en medio del brote de coronavirus. La Major League de Baseball comunicó el lunes que retrasaría el inicio de su temporada 2020 a mediados de mayo a más tardar para cumplir con las pautas de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU. que recomiendan la suspensión de todas las reuniones masivas de 50 o más personas durante las próximas ocho semanas. También la competición de coches NASCAR y la de lucha libre WWE han cambiado sus planes. Esta última se llevará a cabo sin la asistencia de seguidores.

A pesar del avance del coronavirus, las primarias demócratas se celebrarán este martes en tres estados: Arizona, Florida, Illinois. Por su parte en Ohio se han cancelado tras la petición del estado ante un juez por el temor a que se produzcan más contagios.

“El mercado está caro, descuenta expectativas de una recuperación demasiado optimista”