miércoles, 20 febrero 2019
ZONA PREMIUM
EEUU

El muro con México y la presión a Venezuela, prioridades de Trump

Trump apela a la “unidad” y a la “conciliación” en su segundo discurso sobre el Estado de la Unión

06 de febrero de 2019. 09:07h Cristina Rodríguez (Nueva York)
  • El muro con México y la presión a Venezuela, prioridades de Trump

El presidente estadounidense instó al Congreso a proporcionar fondos para un muro fronterizo en México, alardeó de una economía fuerte y criticó las investigaciones contra su persona, aludiendo a la trama rusa.

El presidente estadounidense Donald Trump se presentó ante un Congreso dividido para apelar al sentido de unidad de los legisladores en un momento de especial tensión tanto en el plano nacional como internacional.

“Debemos rechazar la política de venganza, resistencia y retribución”, dijo Trump en el que es su discurso político más importante del año, el Estado de la Unión. “La agenda que presento esta noche no es una agenda republicana o una agenda demócrata. Es la agenda del pueblo estadounidense”, añadió.

“Estoy aquí para defender los empleos estadounidenses, el comercio justo, crear un sistema de inmigración que sea seguro, justo y moderno, y perseguir una política exterior que ponga los intereses de los estadounidenses primero”, enumeró.

“Juntos podemos romper décadas de estancamiento político”, instó el mandatario durante su intervención.

Todo ante un Congreso con mayoría demócrata y con récord en el número de mujeres legisladoras (102 en la Cámara y 25 en el Senado), que se vistieron de blanco para mostrar su solidaridad con el movimiento del sufragio femenino en el país, del que se cumplen 100 años.

En un discurso de aproximadamente 90 minutos, uno de los más largos de todos los tiempos, el mandatario estadounidense también abordó temas como los costos de infraestructura, la seguridad nacional y el aumento del precio de los medicamentos recetados.

Construcción del muro en la frontera con México

Gran parte de la alocución de Trump se centró en el motivo por el que tuvo lugar el cierre de gobierno más largo de la historia del país: los fondos de 5.700 millones de dólares para el muro en la frontera con México. Un ‘shutdown’ que podría volver a suceder en unos días si Donald Trump no pone de acuerdo a ambas partes en el Congreso sobre los presupuestos antes de que la financiación se agote nuevamente el 15 de febrero.

El presidente estadounidense arremetió de nuevo contra los inmigrantes ilegales procedentes de países latinoamericanos para pedir apoyo para su muro, en lo que describió como una "crisis nacional urgente”. “Los muros funcionan y salvan vidas”, dijo.

“Año tras año innumerables estadounidenses son asesinados por extranjeros ilegales criminales”. “Y mientras hablamos, enormes caravanas organizadas están de camino a Estados Unidos”, continuaba Trump, quien dijo que su Administración ha enviado al Congreso una propuesta “de sentido común” que incluye asistencia humanitaria, fortalecer los mecanismos para la detección de drogas y prevención del tráfico de niños y a 3.750 militares que irán a la frontera sur para “preparase para esa tremenda invasión”.

Donald Trump afirmó que construirá dicho muro, aunque no dijo con qué dinero y no mencionó si declararía la emergencia nacional para ello.

“Los inmigrantes legales enriquecen nuestro país y refuerzan a nuestra sociedad de maneras incontables. Quiero que la gente venga a nuestro país, pero tienen que hacerlo de forma legal”, manifestó Trump.

Reiteró su apoyo a Guaidó en Venezuela

Donald Trump también hizo referencia a la situación que vive Venezuela, después de que hace unos días fuera el primer mandatario que reconociera al líder opositor Juan Guaidó como el “presidente en cargo” del país latinoamericano después de que éste se autoproclamara como tal el pasado 23 de enero ante una multitud de personas en Caracas.

“Apoyamos a los venezolanos en su humilde búsqueda de la libertad”, decía Trump en su discurso ante el Congreso. Además condenó “la brutalidad del régimen de Maduro”. “Sus políticas socialistas hicieron que el país pasara de ser el más rico de Sudamérica a un Estado de pobreza extrema y desolación”.

Trump reitera así su apoyo Guaidó, aumenta la presión para acabar con el gobierno de Maduro e insta a otros países a sumarse a esos esfuerzos.

Reunión con Kim Jong-Un

En materia internacional Donald Trump también destacó que se va a reunir con el líder norcoreano Kim Jong-Un en Vietnam los días 27 y 28 de febrero en una ciudad aún por determinar “para proseguir las negociaciones sobre el desarme nuclear de Corea del Norte”. “En el marco de nuestra diplomacia audaz, continuamos nuestro esfuerzo histórico por la paz en la península coreana”. Además aseguró que, si él no fuera presidente Estados Unidos el país ahora estaría “en una gran guerra con Corea del Norte”. Sin embargo, continuaba, “nuestros rehenes regresaron a casa, los ensayos nucleares cesaron y no hubo lanzamientos de misiles desde hace 15 meses”. “Queda mucho trabajo por hacer, pero mi relación con Kim Jong Un es buena”, añadió.

El mandatario también se refirió a la retirada de las tropas de Afganistán y a las negociaciones en curso con los talibanes que, dijo, “avanzan en forma constructiva”. “Es hora de intentar alcanzar la paz”, sentenció Trump.