domingo, 15 septiembre 2019
ZONA PREMIUM
EEUU

El ocaso de General Motors

El que fuera el mayor fabricante de vehículos motorizados del mundo durante gran parte del siglo XX y principios del siglo XXI vive horas bajas con el cierre de fábricas a nivel mundial, el despido del 15% de su plantilla y el fin de la producción de varios de sus vehículos más emblemáticos

18 de enero de 2019. 00:00h Cristina Rodríguez (Nueva York)
  • Shuttersotck

General Motors Company (GM) anunció una importante reestructuración de su negocio global para transformar la centenaria compañía de automóviles, que ostenta el reconocimiento de ser la primera en Estados Unidos en ganar más de 1.000 millones de dólares en un solo año y de liderar el sector del automóvil durante 77 años consecutivos.

La icónica GM cerrará cinco instalaciones en Norteamérica, incluyendo las operaciones de dos plantas de ensamblaje de motores, que se encuentran en Detroit (Michigan), Oshawa (Ontario), Warren (Ohio), White Marsh (Maryland) y Warren (Michigan). Además, ha anunciado que recortará su personal en un 15% en todo el mundo, incluyendo una cuarta parte de los dirigentes de la compañía, lo que podría traducirse en unos 14.700 puestos de trabajo.

La automovilística está llevando a cabo varios pasos para su transformación apostando por la tecnología que esperan que sea la clave para impulsar su futuro. Por eso su lema ahora es “Cero choques, Cero Emisiones, Cero Congestión”, haciendo referencia a los vehículos eléctricos y de conducción automática.

GM dijo que planea lanzar 20 nuevos vehículos eléctricos para 2023, en un momento en el que se enfrenta a mayores exigencias de los reguladores para producir vehículos sin emisiones. También intentará hacer competencia a Tesla que en el año 2017 la superó como la automotriz más valiosa de Estados Unidos.

En los próximos 10 años General Motors espera que el 75% de sus ventas globales se concentre en cinco ‘arquitecturas’ de vehículos.

GM confía que será más eficiente con estos cambios y espera ahorrar así 6.000 millones de dólares al año para 2020. La Presidenta y CEO de General Motors Company, Mary Barra, aseguró que necesitan “ir por delante del cambio en las condiciones del mercado y las preferencias de los consumidores”. Barra insiste en que es la manera de garantizar el futuro a largo plazo de la compañía.

HISTORIA DEL GIGANTE GM

LOS ORÍGENES

General Motors (GM) fue fundada en 1908 por William “Billy” Durant, que anteriormente había sido fabricante de coches tirados por caballos. A comienzos del siglo XX, había menos de 8.000 vehículos en Estados Unidos, muchos de ellos impulsados por vapor o electricidad, mientras que otros tenían motores de gasolina. GM inicialmente solo era propietario de Buick Motor Company, pero más tarde adquirió otras 20 compañías, entre ellas Oldsmobile, Cadillac, Oakland (hoy conocida como Pontiac), Ewing, Marquette, así como los camiones Reliance y Rapid.

La compañía de automóviles Chevrolet y Delco Products se unieron a GM en 1918, y Fisher Body Company y Frigidaire hicieron lo propio en 1919.

La sede de GM se ubicó en Flint hasta mediados de la década de 1920, cuando se mudó a Detroit (Michigan).

Durant fue expulsado de la compañía después de que el nuevo mercado de vehículos colapsara, y fue sucedido por Alfred P. Sloan, Jr., que estuvo al frente de GM de 1923 a 1937. Fue él quien reorganizóla extensa colección descoordinada de unidades de negocios en una sola empresa que constaba de cinco divisiones automotrices principales: Cadillac, Buick, Pontiac, Oldsmobile y Chevrolet, cuyas actividades fueron coordinadas por una oficina central corporativa equipada con grandes asesores y personal financiero. Las diversas divisiones operativas conservaron un grado sustancial de autonomía dentro del marco de la política general. Este concepto descentralizado de gestión se convirtió en un modelo para las empresas industriales de gran escala en Estados Unidos. Sloan también fortaleció enormemente la organización de ventas de GM, que fue pionera en los cambios de estilo anuales en los modelos de automóviles e introdujo innovaciones en la financiación a los clientes, ofreciendo coches a crédito al consumidor.

EXPANSIÓN GLOBAL

En 1929, General Motors había superado a Ford Motor Company para convertirse en el fabricante estadounidense líder de automóviles de pasajeros. Agregó operaciones en el extranjero, incluyendo Vauxhall de Inglaterra en 1925, Opel de Alemania en 1929 y Holden de Australia en 1931. Sin olvidar la Yellow Truck & Coach Manufacturing Co. En 1931 GM se convirtió en el mayor fabricante mundial de vehículos motorizados. En 1941 ya estaba produciendo el 44% de todos los vehículos en Estados Unidos y se había convertido en una de las corporaciones industriales más grandes del mundo.

Durante la segunda guerra mundial, General Motors suministró a los aliados más de 12.000 millones de materiales, incluidos aviones, camiones y tanques. En 1942, toda la producción de GM apoyaba el esfuerzo de guerra. El entonces presidente de GM, William Knudsen, fue nombrado por el presidente estadounidense Roosevelt como director de la nueva Oficina de Gestión de la Producción en tiempos de guerra.

General Motors creció a la vez que la economía estadounidense en los años 50 y 60 y continuó manteniendo entre el 40% y el 45% del total de las ventas de automóviles en Estados Unidos. Compró Electronic Data Systems Corporation, una gran empresa de procesamiento de datos, en 1984 y en 1986 adquirió la Hughes Aircraft Company, fabricante de sistemas de armas y satélites de comunicaciones.

Junto con otros fabricantes de automóviles de Estados Unidos, la compañía enfrentó una competencia cada vez más severa por parte de los fabricantes de vehículos japoneses en los años 70 y 80. En 1980 pierde más de 750 millones de dólares ante la caída de 26% en las ventas de autos y camiones. En 1984 GM comenzó una nueva división automotriz, Saturno, que usaba plantas altamente automatizadas para producir vehículos subcompactos y competir así con las importaciones japonesas. Si bien los esfuerzos de modernización de GM mostraron cierto éxito, las grandes pérdidas a principios de la década de 1990 obligaron a la compañía a cerrar muchas plantas y reducir su fuerza laboral en decenas de miles de empleados.

Sin embargo, al igual que otros fabricantes de automóviles estadounidenses, GM logró una recuperación robusta a mediados de los 90 y volvió a concentrarse en sus negocios automotrices.

2009: BANCARROTA Y PUNTO DE INFLEXIÓN

La que una vez había sido la corporación más grande e influyente de Estados Unidos sufrió también el mayor colapso de la manufactura en la historia del país. Los principales motivos que llevaron a General Motors a la bancarrota en 2009 son:

a. Años de pérdidas. Tan solo en el año fiscal 2007 alcanzaron los 38.700 millones, la mayor pérdida anual en la historia de la industria automotriz. De 2006 a 2008 GM acumuló perdidas por valor de casi 90.000 millones de dólares.

b. Caída dramática en las ventas de sus vehículos (más del 30% de media) durante varios años consecutivos). Tan solo en 2008 se redujeron en un 45%.

c. La malas decisiones de los directivos y los altos salarios de los mismos no ayudaron con una mala política de mercado inadaptada a la nueva realidad económica del país en plena crisis económica, la mayor desde la Gran Depresión.

d. Alza en los precios del combustible que empujó a los clientes hacia vehículos más pequeños de fabricantes asiáticos y más eficientes en el consumo de carburante.

e.Problemas en la calidad de sus productos y falta de innovacióntecnológica.

f. Altos costos del programa de salud y del sistema de jubilación de sus empleados que se encontraban entre los planes más generosos de toda la industria estadounidense desde los años cincuenta.

En 2009 General Motors entró en suspensión de pagos con una deuda de 172.800 millones de dólares, cerrando una docena de fábricas y recortando más de 20.000 empleos, además de despedir a su entonces CEO Rick Wagoner, a petición del presidente Barack Obama. Las acciones de GM cayeron por debajo de 1 dólar por primera vez, y dejó de cotizar en el Dow Jones (fue reemplazada por Cisco Systems).

Ni siquiera los miles de millones de dólares en ayuda federal fueron suficientes para mantener a la automotriz más grande de Estados Unidos fuera de la quiebra. El gobierno estadounidense se convirtió en el mayor accionista de la nueva GM, con el 60%, invirtiendo hasta 50.000 millones de dólares en la empresa, y el gobierno canadiense se hizo con el 12.5% de la compañía.

El Tesoro federal recuperó la mayor parte de esa inversión, aunque cerca de 11.200 millones de la inversión en GM nunca fue reembolsada. El gobierno recuperó gran parte del dinero mediante la venta de acciones en 2010 cuando GM realizó una oferta pública inicial que fue una de las cinco mayores OPI del mundo hasta la fecha, y volvió a ser rentable ese mismo año.

La de GM se considera una de las tres quiebras más grandes de la historia del país junto a la del banco de inversiones de Wall Street Lehman Brothers y la empresa de telecomunicaciones WorldCom. Un estudio realizado por el Center for Automotive Research encontró que el rescate de GM salvó 1,2 millones de empleos y preservó 34,9 mil millones en ingresos fiscales.

LOS VEHÍCULOS QUE SE DEJARÁN DE FABRICAR

General Motors se adapta al cambio de preferencias de los clientes como parte de su plan de futuro. Algunos de los automóviles que una vez dominaron las carreteras dejarán de producirse a finales del año 2019. Es otra de las decisiones de la reestructuración de la compañía. Son seis modelos sedán, unos vehículos que en Norteamérica han caído en desgracia ya que los clientes prefieren las SUV, crossovers, hatchbacks y camionetas. Los amantes de estos vehículos tan solo tendrán un año más para adquirirlos.

1. Buick LaCrosse. Este es uno de los vehículos de grantamaño de GM cuyas ventas en los primeros nueve meses del año bajaron un 14,2% respecto al año anterior.

2. Cadillac CT6. Tan solo se vendieron 7.270 unidades de este vehículo hasta septiembre de este año, un 10,6% menos. Este sigue siendo el único automóvil que tiene la tecnología de conducción semi-autónoma Super Cruise de GM. Pero también es el Cadillac menos popular.

3. Cadillac XTS. Aunque se vendieron un 15,9% más de estos coches, sobre todo a compañías de limusinas y taxis, es el único automóvil de GM que desaparecerá a pesar de que ha tenido mejores resultados en los primeros nueve meses de 2018 que en los primeros nueve meses de 2017.

4. Chevrolet Cruze. Es el sedán Chevy más vendido y es uno de los que tiene mejores críticas para los expertos. Pero sus ventas bajaron un 26,5% y será otro de los damnificados.

5. Chevrolet Impala. El Impala es uno de los Chevrolet más vendidos pero demasiado grande en un mercado que parece haber olvidado que existen automóviles grandes. Además, sus ventas descendieron un 13,4%.

6. Chevrolet Volt. El Volt es un sedán híbrido eléctrico que se enchufa, pero que no emociona dentro de la variedad de coches eléctricos. Sus ventas también han caído, en concreto un 13,7%.