miércoles, 24 abril 2019
ZONA PREMIUM
EEUU

Fiat Chrysler y el escándalo de las emisiones contaminantes

Según la resolución, la compañía instaló software ilegal en 100.000 vehículos en todo el país lo que facilitó hacer trampas en las pruebas de emisiones

29 de enero de 2019. 00:00h Cristina Rodríguez (Nueva York)
  • Image

La multinacional automovilística italo-americana Fiat Chrysler tendrá que pagar 800 millones de dólares para resolver el escándalo de sus vehículos EcoDiesel después de ser demandada por utilizar software ilegal en más de mil coches, lo que produjo resultados falsos en las pruebas de emisiones de diésel. Además, los abogados de los reclamantes piden otros 100 millones en concepto de costos y honorarios legales.

Los escándalos en el sector automotriz sobre emisiones contaminantes no dejan de salir a la luz, como también las sentencias millonarias por sus malas prácticas. La última condenada en Estados Unidos ha sido la empresa italo-americana Fiat Chrysler quien, según la resolución, instaló software ilegal en 100.000 vehículos en todo el país lo que facilitó hacer trampas en las pruebas de emisiones. Los reguladores dijeron que la automovilística usó “dispositivos de desactivación” “para engañar” en las pruebas de emisiones en la conducción “en el mundo real”, y además no admitió responsabilidad sobre ello.

Tras un acuerdo con el Departamento de Justicia de Estados Unidos, el estado de California y los propietarios de los diésel adquiridos, Fiat Chrysler tendrá que desembolsar 800 millones de dólares para cerrar el caso. La resolución judicial incluye un acuerdo de demanda colectiva de 307,5 millones de dólares (o aproximadamente 2.800 dólares por vehículo para actualizaciones de software diésel) y multas civiles de 400 millones para los reguladores federales y estatales. En concreto Fiat Chrysler se hace responsable de 280 millones del acuerdo de demanda colectiva, y el fabricante del software de control de emisiones “Robert Bosch GmbH” pagará 27,5 millones para resolver reclamos de los propietarios de los coches.

“Este acuerdo brindará una compensación sustancial en efectivo a los propietarios y arrendatarios de los vehículos Fiat Chrysler EcoDiesel mientras se les devuelve el automóvil que se les prometió: un vehículo que ofrece un alto rendimiento y bajas emisiones”, dijo Elizabeth Cabraser, abogada principal del caso.

Los 104.000 vehículos afectados incluyen Jeep Grand Cherokees y Dodge Ram 1500, modelos fabricados del 2014 al 2016. Los consumidores que lleven sus automóviles para las correcciones de software serían elegibles para una garantía extendida, cuyo costo estimado es de 105 millones.

Esta resolución es similar a la establecida con Volkswagen en 2016 sobre las emisiones de combustible en 11 millones de sus automóviles con motor diésel, vendidos entre 2009 y 2015, que emitían en condiciones reales hasta 40 veces el límite legal de óxido de nitrógeno. La compañía alemana tuvo que pagar 17.500 millones de dólares como compensación a los propietarios de los vehículos afectados y a los concesionarios, además de otros 4.300 millones de dólares al Departamento de Justicia estadounidense. Cabraser también fue la abogada principal de los demandantes en ese caso.

Desde la automovilística, Mark Chernoby, director de seguridad y cumplimiento normativo de América del Norte para Fiat Chrysler dijo: “reconocemos que esto ha creado incertidumbre para nuestros clientes, y creemos que esta resolución mantendrá su confianza en nosotros”.

“Las normas de emisión de vehículos existen como una forma de proteger el aire que todos respiramos, y las compañías que intenten a sabiendas eludir esas normas serán responsables", dijo el Fiscal General de Connecticut, William Tong.

En un acuerdo separado, Bosch acordó pagar 98 millones a los fiscales generales en 49 estados y jurisdicciones de Estados Unidos para resolver investigaciones de emisiones que involucren tanto a Volkswagen como a Fiat Chrysler.

Ahora, además, los abogados que representan a los propietarios de vehículos diesel Fiat Chrysler dijeron al juez que están buscando hasta 106,5 millones de dólares en concepto de honorarios legales y costos (en concreto 99,5 millones en honorarios legales y 7 millones en costos) después de haber revisado más de 4 millones de páginas de documentos y participado en casi 100 declaraciones para resolver el caso. En los próximos días se conocerá si Fiat Chrysler también se tiene que hacer cargo de este pago.