sábado, 15 diciembre 2018
ZONA PREMIUM
EEUU

Frente al "America First", una Europa más unida

Las relaciones de España y Europa con Latinoamérica y Estados Unidos o la guerra comercial entre el presidente Trump y China han sido algunos de los puntos claves que se han tratado en el foro anual sobre economía global organizado por la Cámara de Comercio de España en Nueva York y al que ha asistido DIRIGENTES

25 de septiembre de 2018. 00:00h Cristina Rodríguez (Nueva York)
  • Frente al "America First", una Europa más unida

Entre los asistentes al foro, el ministro español de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, quien criticó el proteccionismo de Donald Trump y defendió una Europa más unida como respuesta a las acciones que está tomando el presidente norteamericano en materia comercial. Borrell habló de reinventar las conversaciones multilaterales con China, con países del sureste asiático, y los emergentes de África y América Latina. "Si los estadounidenses no quieren estar ahí, tendremos que seguir nuestro camino sin ellos", decía. Y añadió que además quieren hacer ver a los ciudadanos de Estados Unidos que esto va más allá de los negocios, "tenemos que hacerles entender que esto es muy importante para nuestra seguridad".

Borrell habló de fortalecer el euro ante el dólar como moneda comercial a nivel global y construir una capacidad financiera común en la Unión Europea.

En la misma línea se pronunció la ministra española de de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, quien también asistió al evento económico de Nueva York. Maroto advirtió sobre el resurgimiento del proteccionismo en Estados Unidos ante lo que pidió "multilateralismo como la mejor forma de generar riqueza y empleo". Resaltó la importancia de la asociación estratégica entre la Unión Europea y Estados Unidos, que dijo "es indispensable para la seguridad y la prosperidad de ambos lados del Atlántico". "Nuestras economías son sin duda interdependientes, juntos representamos casi el 5% del PIB mundial, más de la mitad de la inversión extranjera directa del mundo y más de un tercio de los flujos comerciales mundiales". Añadió que España es el décimo país inversor más importante en Estados Unidos.

David O´Sullivan, embajador de la Unión Europea en Washington, también hizo referencia al multilateralismo. "Somos fervientes defensores de los beneficios del sistema multilateral creemos firmemente que GATT (Acuerdo Comercial Global de Tarifas) y la WTO (Organización Mundial del Comercio) han impulsado nuestra prosperidad, y no solo la de la Unión Europea o de Estados Unidos, también la del mundo desarrollado", pero añadía que se debe comenzar a concretar qué modelo se quiere para la Organización Mundial de Comercio porque, según él, "la naturaleza del comercio ha cambiado".

Sobre la guerra comercial entre Estados Unidos y China también habló Carlos Gutiérrez, exsecretario de Comercio con el presidente George Bush. Criticó a la administración Trump y cuestionó que se use el déficit comercial para justificar los aranceles a China. "Esta política nos lleva por la mala dirección". "No creo que la guerra comercial esté aquí para quedarse pero no se va a acabar en 3 meses". Gutiérrez recordó que hay elecciones legislativas en Estados Unidos en noviembre y que los gobiernos cambian y las políticas también. "El desafío va a ser luego poner todas las piezas de nuevo juntas".

Para Ignacio de la Torre, economista jefe de Arcano Partners, el efecto en España de una guerra comercial entre China y Estados Unidos será escaso e indirecto.

Una América Latina más unida comercialmente

En el foro se habló mucho también de Latinoamérica, una región que según Josep Borrell, es prioritaria para la Unión Europea y con la que se buscan nuevas alianzas.

Los economistas y políticos asistentes hablaron de la desunión comercial en la zona y estuvieron de acuerdo en la importancia de crear regiones más interconectarlas para mejorar las relaciones, no solo entre vecinos, también a nivel global. "El problema es la fragmentación. Conforme están las cosas en la actualidad pensamos que crear estas regiones más interconectarlas es muy importante, teniendo en cuenta que podría haber una guerra comercial a nivel global", decía Antoni Estevadeordal, manager de integración en el sector comercial del Banco Interamericano de Desarrollo. Estevadeordal añadió que "los pequeños acuerdos en Latinoamérica no serán efectivos y perderán relevancia".

Los ponentes también hablaron de cómo afectan a la zona entre otras, las tensiones políticas en Brasil o la situación económica en Argentina. Para Lourdes Casanova, directora del Instituto de Mercados Emergentes, la región necesita integrarse más con Estados Unidos y para ella los países más pequeños deben "replantearse la dolarización". A Casanova le preocupa la presencia china en Latinoamérica, de cara a los negocios españoles en la región. "Los buenos tiempos para las empresas españolas en Latinoamérica se han acabado", y añadía que además "China está comprando muchas compañías latinoamericanas y ya se ha convertido ya en el primer inversor en Brasil".

Además se habló del tratado de libre comercio de Norteamérica, el Nafta, y del nuevo pacto comercial entre Estados Unidos y México, un país que para Casanova es el más destacado de América Latina, aunque criticó que solo mire hacia el norte. Carlos Gutiérrez espera que se acaben las tensiones personales entre Trump y Trudeau y se llegue a un acuerdo comercial también con Canadá en Norteamérica del que se beneficien todos.