lunes, 14 octubre 2019
ZONA PREMIUM
EEUU

La Fed no descarta una bajada de los tipos de interés

Powell asegura que la Reserva Federal actuará "como sea preciso" para mantener la expansión económica actual

05 de junio de 2019. 08:19h Mario Talavera
  • Image

La Guerra Comercial iniciada por Estados Unidos ha tenido consecuencias en las previsiones de crecimiento mundiales. De hecho, el Banco Mundial redujo en tres décimas las expectativas de crecimiento, según se trasluce de su último informe 'Perspectivas económicas mundiales'.

Así, en lugar de un crecimiento mundial del 2,9%, la cifra alcanzará el 2,6%, según los datos publicados este martes. Además del Banco Mundial, un buen número de organismos señalan que las tensiones entre China y Estados Unidos han generado incertidumbre sobre la economía, lo que obliga a replantear las estrategias de crecimiento.

Es justo lo que acaba de hacer la Reserva Federal. En su última comparecencia pública, su máximo dirigente, Jerome Powell, dejó claro que la Fed estaba "siguiendo de cerca las implicaciones de estos desarrollos para la perspectiva económica de los EEUU".

En ese sentido, hay que recalcar que el organismo monetario estadounidense ha mantenido una política de subida de tipos gradual, hasta alcanzar entre el 2,25% y el 2,5%, en comparación con las tasas negativas que mantiene el Banco Central Europeo.

En ese contexto, Powell dejó entrever que, al igual que se ha ido elevando el precio del dinero, puede desandarse el camino para revertir los efectos que pueda generar la tensión comercial en la expansión de la economía norteamericana.

En concreto, declaró que su organismo actuará "como sea preciso para sostener la expansión, con un mercado laboral fuerte e inflación cerca de nuestro objetivo simétrico del 2 por ciento". Esa afirmación de Powell muestra la voluntad de la Reserva Federal por apuntalar el crecimiento económico y extender el ciclo a pesar de las turbulencias puntuales como es el conflicto con China.

Según muestran los datos del primer trimestre, la tasa de crecimiento del PIB estadounidense alcanzó el 3,1% en los doce meses anteriores. Por su parte, el desempleo es prácticamente inexistente, con un porcentaje del 3,7% a finales de abril, cifras desconocidas en los últimos cincuenta años.