lunes, 20 mayo 2019
ZONA PREMIUM
EEUU

La movilidad limpia está aquí para quedarse

Ante las crecientes preocupaciones por el calentamiento global, las energías alternativas con emisiones cero, están tomando fuerza en el panorama de la movilidad mundial. Coches, bicicletas o patinetes eléctricos son algunos de los nuevos servicios que han llegado para quedarse

07 de marzo de 2019. 00:00h Cristina Rodríguez (Nueva York)
  • La movilidad limpia está aquí para quedarse

Los expertos afirman que la innovación energética es la solución definitiva al desafío del cambio climático y que tiene implicaciones claras y probadas para las economías. Creen que hay enormes oportunidades económicas en la tecnología limpia, un sector que alcanza ya los 1.400 millones de dólares a nivel global. Conseguir la movilidad correcta es muy importante, sobre todo porque vivimos en un mundo cada vez más poblado, más denso, más tecnológico y más urbano.

Según la ONU el 30% de la población mundial era urbana en 1950, una cifra que se espera que aumente al 68% en 2050. La mayor parte de ese crecimiento se producirá en las ciudades, y estas solo pueden sobrevivir si descubren el movimiento eficiente y sostenible de personas y bienes.

POLÍTICAS Y ACCIONES PARA EXTENDER EL ACCESO AL TRANSPORTE ELÉCTRICO

Mientras continúan los esfuerzos globales para reducir las emisiones de carbono, el caso de Estados Unidos es contradictorio. Por una parte el presidente Donald Trump, que no cree en el cambio climático, reniega de las políticas que pretenden disminuir la emisión de contaminantes. Por otra parte, se encuentran algunas de las empresas que más están apostando en el mundo por este nuevo concepto de movilidad.

Según los expertos, sería muy desafortunado que Estados Unidos permaneciese al margen durante el crecimiento de este sector en los próximos 20 años y estiman que puede perjudicar a su crecimiento económico y la competitividad global del país. En comparación las compañías extranjeras las patentes para innovaciones en este sector han comenzado a disminuir en los últimos años en Estados Unidos, según una investigación de Boston Consulting Group y Detroit Mobility Lab.

Algunos estados del país ya están poniendo en práctica programas de movilidad eléctrica. Nueve gobernadores del noreste del país y el alcalde de Washington DC han anunciado una iniciativa de transporte limpio regional llamado “Transporte y Clima” (TCI) que proporcionará más opciones de transporte y reducirá la mayoría de las fuentes de contaminación que contribuyen al cambio climático.

En California, Seattle, en el estado Washington, Portland (Oregon) o Austin (Texas) también están apostando por políticas que favorezcan el mercado de vehículos eléctricos, sobre todo para que beneficien a las comunidades con mayores cargas socioeconómicas y ambientales.

Uno es los nuevos modelos de movilidad serán los coches y autobuses eléctricos y puestos de carga. Para el año 2030 se estima que más del 20% de los coches tendrá motores híbridos “enchufables” o eléctricos, y más del 10% se manejará solo. Se espera que el mercado de electrónica automotriz alcance más de 400.000 millones de dólares en 2024, según una investigación de Boston Consulting Group y Detroit Mobility Lab. Los automóviles eléctricos y los autosuficientes ayudarán a crear más de 100.000 empleos en la industria de la movilidad en Estados Unidos en la próxima década.

En cuanto a los autobuses eléctricos, Bloomberg New Energy Finance predice que para 2040 que el 80% de los autobuses de tránsito del mundo serán eléctricos. Cuando los costos de las baterías bajen aún más, y los grandes fabricantes de automóviles comiencen a fabricar más vehículos eléctricos a escala, el transporte público eléctrico probablemente dominará las distintas vías. California aprobó un mandato histórico que dice que después de 2029 las agencias de tránsito del estado ya no pueden comprar autobuses propulsados por combustibles fósiles.

Para dar servicio a tanta demanda, también ha tenido que aumentar la infraestructura de carga eléctrica. La investigación del Instituto Edison Electric y el Instituto para la Innovación de 738 millones de dólares para las empresas de servicios públicos propiedad de inversionistas de California.