eeuu

La pandemia expande los servicios digitales

Encuestas recientes de consumidores estadounidenses revelan algunos cambios de actitud hacia los bancos y las fintechs después de meses de crisis del coronavirus

12 DE agosto DE 2021. 07:58H Cristina Rodríguez (Nueva York)

f8024d5afd67ba3a485467b8db6c9a1d.jpg

Desde marzo de 2020, los ciudadanos, los consumidores y la comunidad empresarial han tenido que navegar por nuevas realidades. Algunos sectores se han visto profundamente afectados, mientras que otros estaban más preparados para resistir un panorama pandémico en evolución. Entre estos últimos el sector bancario y de pagos dondela transformación digital ha cambiado definitivamente las operaciones comerciales e incluso la forma en la que nos relacionamos con las entidades bancarias, dada la reducción de la interacción en sociedad y la naturaleza virtual de muchos negocios. Entre los servicios de tecnología financiera que se habían vuelto populares en los últimos años se incluyen pagos móviles, préstamos en línea y moneda digital y desde que comenzó la pandemia de COVID-19 estos han aumentado considerablemente.

La transformación digital financiera

La banca digital ha vivido un gran auge en la era del coronavirus y, tanto los grandes prestamistas como las fintechs, experimentaron un aumento en el uso y aceptación a medida que las personas pasaban más tiempo en casa debido a restricciones de la pandemia.

Para los expertos de JP Morgan la innovación fintech y el aumento de la demanda de alternativas de tecnología financiera “son la verdadera revolución de la COVID-19 con el auge de las empresas emergentes en línea y la expansión de las plataformas digitales en crédito y pagos”. Además apuntan a que “la competencia entre los bancos y las fintech se está intensificando”, y las grandes tecnológicas poseen las plataformas digitales más potentes debido a suacceso a los datos de los clientes. Las principales empresas de tecnología como Apple y Google han mostrado un mayor interés en los servicios financieros últimamente. Apple lanzó su propia tarjeta de crédito en asociación con Goldman Sachs, mientras que Google permite a sus usuarios abrir cuentas corrientes tras una alianza con Citigroup.

Encuestas recientes de consumidores estadounidenses revelan algunos cambios de actitud hacia los bancos y las fintechs después de meses de crisis del coronavirus. Las fintechs se están poniendo al día con los bancos tradicionales en términos de confianza del cliente. Todos los tipos de fintech (pagos, inversiones, préstamos y banca en general) han crecido desde que comenzó la crisis.

Según una encuesta de McKinsey, el 40% de los estadounidenses que toman decisiones financieras dicen que tienen una cuenta de tecnología financiera. El 42% usan al menos una fintech y más del 6% informó que se había hecho usuario de tecnología financiera desde el inicio de la pandemia. Más del 24% de los consumidores utilizan una plataforma de banca fintech, lo que la convierte en la más utilizada. Estas plataformas bancarias generales también registraron el mayor aumento absoluto total de usuarios: el 6% del total de consumidores abrió una cuenta fintech bancaria general durante la crisis. A pesar del retraso en términos de crecimiento, las cuentas de pagos son el segundo tipo de tecnología financiera más utilizado, con alrededor del 16% de los consumidores utilizando al menos una cuenta.Los jóvenes son los que más usan las fintech, pero las generaciones mayores se están uniendo a ellos en mayor número. La “Generación Z” y los “Millennials” tenían la mayor cantidad de cuentas de tecnología financiera en general. La “Generación Z” (nacidos de 1995 a 2000) vio un aumento del 27% de nuevos usuarios y los “Millennials” (nacidos entre 1982 y 1994) experimentaron una subida del 17%. Una cantidad sustancial de “Baby Boomers” (nacidos entre 1946 y 1964), el 26%, depende de algún tipo de cuenta de tecnología financiera, lo que contradice la percepción generalde que las herramientas digitales son exclusivamente para personas más jóvenes.

Las plataformas de inversión y préstamos tienen un número menor de clientes totales, pero han crecido en su porcentaje más alto durante la crisis de COVID-19, con aumentos del 23% y 25%, respectivamente.

El movimiento hacia la expansión de los servicios digitales debido a la pandemia ha obligado a muchos consumidores a adoptar la banca en línea para depósitos o pagos y a utilizar cajeros automáticos para retiros de efectivo. Y el deseo de las entidades financieras de reducir costos ha llevado a miles de sucursales bancarias a cerrar. Huntington Bancshares, Wells Fargo y Sierra Bancorp anunciaron el cierre de sucursales en los últimos días en Ohio, Filadelfia y California, respectivamente. PNC Bank cerró 160 sucursales en 2020 y planea cerrar otras 120 en 2021, según comentó el CEO de PNC, William Demchak. Mientras, otras entidades redujeron sus horas laborables.

Durante el tercer trimestre de 2020, el 75% de los clientes no utilizaron las oficinas para la mayoría de sus transacciones, y el 67% del total de depósitos se realizó a través de cajeros automáticos y aplicaciones móviles.Con esta transformación digital en la banca, “la cantidad de sucursales bancarias disminuirá entre un 20% y un 30% después de la pandemia porque no serán necesarias”, opina Tom Smythe, profesor de finanzas en la Florida Gulf CoastUniversity. “Los bancos ven que el porcentaje de transacciones que se completan digitalmente aumenta constantemente y simplemente tienen que pensar en cuántas sucursales tienen y cuantas necesitan”, comenta John Lyons, especialista bancario y socio de la firma de contabilidad PWC.

Por tanto la transformación digital en este sector ha hecho que haya más despidos de empleados bancarios y con ello las entidades han conseguido mejorar sus márgenes de ganancia, además los bancos han reducido drásticamente los costos de construcción y mantenimiento de sucursales bancarias.

En cifras de 2018, en EE.UU. había aproximadamente 300 sucursales bancarias por millón de habitantes en comparación de las 513 por millón en España.

Según apunta un informe de Self Financial (empresa de tecnología financiera) y teniendo en cuenta el hecho de que la tasa de cierres de bancos se ha duplicado cada tres años, la rápida transformación digital en el sector y su buena aceptación por parte de los clientes podría llevar a la extinción de las sucursales bancarias en 2034. Para Self Financial el número de sucursales bancarias podría caer a 40.000 en 2027 y luego a 16.000 en 2030, el mismo nivel que había en1965. Pero algunos ejecutivos bancarios creen que las sucursales sobrevivirán. Gerrard Schmid, director ejecutivo y presidente de Diebold Nixdorf, una empresa de tecnología bancaria con sede en Ohio, cree que “muchos clientes aún prefieren tratar con humanos reales en los bancos para tomar decisiones importantes sobre préstamos, hipotecas, etc”.

Junto con la desaparición de las sucursales bancarias, los bancos digitales como Chime, Varo y Current han ido ganando clientes, especialmente entre los jóvenes. Una encuesta realizada por la consultora Cornerstone Advisors en diciembre de 2020, vio que aproximadamente el 15% de los “Millennials” de EE.UU. tenían cuentas principales en bancos digitales, en comparación con el 5% a principios de 2020.

La oportunidad de digitalizarse en Latinoamérica

EE.UU. acelera la marcha hacia la ansiada recuperación económica

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"