sábado, 17 noviembre 2018
ZONA PREMIUM
EEUU

La revolución de la industria del automóvil

El 24% de las fábricas de automóviles serán inteligentes en 2022

15 de junio de 2018. 12:39h Cristina Rodríguez (Nueva York)
  • Fuente / Shutterstock
    Los primeros coches voladores podrían estar funcionando en 2023

La revolución digital ha llegado al sector del automóvil. El coche eléctrico se abre paso con fuerza entre el diésel y la gasolina. La mitad de las compañías locomotrices del mundo ha invertido ya más de 250 millones de dólares en la renovación de sus fábricas para apostar por la innovación en el sector. Estos nuevos centros inteligentes incluso están diseñando los que serán los primeros coches voladores, que podrían estar funcionando en 2023. En la llamada revolución 4.0, el “vehículo digital” ha llegado para quedarse y hacer más simple nuestras vidas.

Dentro de 5 años veremos como la manera en la que conducimos cambia completamente. Al menos así lo afirma un estudio realizado por la consultora Capgemini tras una encuesta a más de 320 fabricantes de vehículos. Capgemini además apunta a que el 24% de las fábricas de automóviles serán inteligentes en 2022. El impulso de la industria 4.0 podría suponer el incremento de los ingresos en términos de productividad en unos 130.000 millones de euros a partir de 2023, lo que supondría una mejora del rendimiento en torno al 7%.

Pero, y según dicho estudio, el 42% de esas empresas todavía tiene dificultades para llevar a cabo la transformación industrial, sobre todo debido a la escasa inversión, mostrando así algunos “problemas de adaptación” a la nueva era del automóvil.

¿Fin del diésel y hegemonía del coche eléctrico?

El aumento de los precios del petróleo, los altos casos de contaminación en las ciudades y una mayor concienciación por el medio ambiente son algunos de los motivos que están llevando al coche eléctrico a imponerse al diésel y la gasolina. Sin olvidar las exigentes normativas legales de emisiones, que algunas marcas no han conseguido pasar. El más claro ejemplo es el de Volkswagen y el escándalo iniciado en 2015 cuando se conoció que la compañía alemana había instalado ilegalmente un software para cambiar los resultados de los controles técnicos de emisiones contaminantes en alrededor de 11 millones de vehículos con motor diésel, todos vendidos de 2009 a 2015, y por lo que tuvo que pagar una multa de 7.500 millones de dólares a los propietarios afectados y 4.300 millones a las autoridades estadounidenses. Pasar estos test supone desarrollar nuevos motores diésel a un alto coste y, debido a ello, muchas empresas se están decantando por fabricar el coche eléctrico.

Europa es el principal mercado de los vehículos diésel, un 70% de las ventas mundiales. Muchas ciudades europeas ya han dicho que tienen planes de prohibir los coches diésel, y algunas ya lo han hecho. La Unión Europea ha extendido la restricción de manera progresiva y se prevé que para 2025 podrían desaparecer los diésel y en 2035 los vehículos a gasolina, y hay países como Francia o Reino Unido que hablan de la prohibición total del diésel para el 2040. Pero no sólo las instituciones han decidido acabar con este tipo de vehículos, cada vez más compañías automovilísticas están eliminando las mecánicas de gasóleo de sus últimos lanzamientos, y algunas marcas han afirmado que dentro de pocos años no tendrán un solo diésel entre sus producciones. Por ejemplo, el grupo Fiat-Chrysler ha comunicado que eliminará de todas sus marcas el diésel para 2022. Parece que el fin del motor de combustión está a la vuelta de la esquina. Pero en realidad el avance del coche eléctrico es más lento de lo que se estima. Los datos oficiales muestran que solo Noruega está decantándose por el coche eléctrico, y se sitúa a la cabeza con un 35% de estos coches de la flota total del país (para el año 2025 esperan tener una flota 100% eléctrica). Islandia le sigue con un 9% y el resto de países del mundo están en cifras de entre el 0 y el 2%. A nivel mundial, apenas se llega al 3%.

Aún así grandes compañías como Alibaba creen que el futuro está en el coche eléctrico y apuestan por él. Es por ello que ha adquirido el 10% de las acciones de la startup de vehículos eléctricos Xiaopeng Motors Technology, también conocida como XPENG Motors.

Preferencia por el coche eléctrico

A pesar de que el costo de un coche eléctrico es más caro que otro diésel, uno de cada cinco estadounidenses dice que es probable que cuando se decidan a comprar su próximo vehículo, éste sea eléctrico, según la encuesta realizada por AAA, la federación de automóviles independientes de Estados Unidos y Canadá. Eso es un aumento del 15% con respecto al año pasado.

Por supuesto, hay una gran diferencia entre responder una pregunta de la encuesta y gastar realmente decenas de miles de dólares en un automóvil nuevo, advierte Akshay Anand, analista del sitio web automotriz Kelley Blue Book. Si uno de cada cinco estadounidenses cumpliera y realmente comprara un automóvil eléctrico, eso representaría un enorme aumento en las ventas. Actualmente, los vehículos eléctricos representan solo el 0,72% del mercado, según datos de Navigant Research.

Aún así, la encuesta indica que más consumidores están considerando seriamente tener un vehículo eléctrico. La razón principal por la que las personas dijeron que comprarían un automóvil eléctrico es la preocupación por el medio ambiente: alrededor del 80% de las personas que dijeron que comprarían un vehículo eléctrico citaron esto como una razón. Luego, el 67% de las personas mencionó los costos operativos que son más bajos. La electricidad cuesta mucho menos por milla o kilómetro que la gasolina o el combustible diésel, y los autos eléctricos cuestan menos mantenerlos, ya que tienen muchas menos piezas móviles y no requieren cambios de aceite.

Alrededor de un tercio de las personas dijo que el acceso a los carriles de transporte colectivo, que algunos estados ofrecen como un incentivo para comprar automóviles “enchufables”, es otra razón por la que comprarían coches eléctricos.

Los posibles compradores dijeron que la confiabilidad es su preocupación número uno cuando se trata de decidir qué automóvil eléctrico podrían comprar. Lo que más preocupa a los futuros conductores es cuánto tiempo pueden estar funcionando las baterías. Aproximadamente seis de cada diez personas que dijeron que no comprarían un vehículo eléctrico estaban preocupados por la autonomía, que sigue siendo un verdadero quebradero de cabeza, sobre todo para largos desplazamientos. Además se preguntan si habrá puntos de recarga suficientes para millones de coches eléctricos ya que se tardará mucho en reconfigurar la infraestructura eléctrica de las ciudades.

Coches sin conductor, ¿el futuro?

Más allá de diésel o eléctrico, ahora lo que se está probando y con resultados mixtos es el coche sin conductor. Parece que la industria industria automotriz realmente confía y apuesta por esta revolución / evolución en el sector.

“Aurora”, una startup que desarrolla software para automóviles sin conductor, se encuentra entre los nombres más importantes de la industria del automóvil. La compañía, que tiene sede en Silicon Valley y que que lleva funcionando menos de 2 años, probó por primera vez sus vehículos autónomos en las vías públicas en septiembre de 2017. Al finalizar el año, dos de los fabricantes de automóviles más grandes del mundo, Volkswagen y Hyundai, se fijaron en “Aurora” y su “software para conducir el automóvil”. “Las grandes alianzas se basan en la confianza. Aurora es un equipo muy confiable”, dijo el jefe de digital de Volkswagen, Johann Jungwirth, tras firmar el acuerdo.

En febrero de este año, “Aurora” firmó una asociación similar con el fabricante chino de vehículos eléctricos Byton. El software de autogestión de “Aurora” utiliza datos de sensores, como cámaras y radares, para percibir el mundo que lo rodea y luego planificar un camino seguro hacia adelante.

El ascenso de la compañía ha sido tan rápido que ha superado a otros como Waymo, el brazo autónomo de la empresa matriz de Google, que ya había conducido sus coches sin conductor antes de que Aurora. Pero Waymo ha avanzado más lentamente para conseguir acuerdos con fabricantes de automóviles, que saben que el software de autoconducción es vital para su futuro. Sin embargo las americanas Ford y General Motors han decidido apostar por sus propias “startups autodirigidas” en lugar de asociarse con una empresa de tecnología. (GM adquirió Cruise, y Ford compró una participación mayoritaria de ArgoAI.)

Existe una explosión de nuevas empresas que han atraído nuevos talentos a este campo y es que se pronostica que la industria de la conducción autónoma valdrá billones de dólares. “Aurora” dice que está motivado por la posibilidad de salvar millones de vidas. Todo en un momento en el que parece que el sistema de piloto automático de los vehículos de Modelo S de Tesla ha acabado con varias vidas, los últimos dos adolescentes en marzo. Tesla dice estar colaborando con las autoridades para ver qué ocurrió. La Junta Nacional de Seguridad del Transporte, que tiene influencia sobre la seguridad del transporte, está investigando otros tres incidentes de tráfico que involucran vehículos eléctricos de Tesla, y que alimentan las preguntas sobre la seguridad del piloto automático.

Lo siguiente: ¿taxi volador?

Uber Technologies Inc., la compañía “de viajes compartidos”, cree que el “coche volador” es posible y ha revelado su concepto-prototipo de automóvil que vuela, totalmente eléctrico, como un dron. Su objetivo es lograr que el primer servicio de taxi aéreo del mundo despegue en los próximos años.

Uber compartió las especificaciones de diseño de la aeronave, oficialmente llamados “vehículos eléctricos de despegue y aterrizaje vertical”, o eVTOL, para alentar más conceptos de taxi aéreo y fomentar tecnologías para el desarrollo de una red de viaje compartido en taxi por el aire, explicaba la compañía.

El avión conceptual de Uber, que debe su aspecto más a los drones que a los helicópteros, fue diseñado con “una mentalidad de piloto”, dijo Uber. El avión está diseñado para cuatro pasajeros que entrarían por un lado, “lo que minimizaría la confusión y simplificaría las operaciones de la tripulación en tierra”, decían desde Uber. Además, sus alas proporcionan sombra y protección contra la lluvia.

Uber planea operar “una red de aviones pequeños y eléctricos en numerosas ciudades de todo el mundo para permitir vuelos compartidos en mercados urbanos densamente poblados”, dijo la compañía. Las primeras ciudades que podrán contar con este servicio serán Los Ángeles y Dallas y sus áreas circundantes, con demostraciones de vuelo previstas para 2020 y vuelos que se espera que estén disponibles comercialmente para 2023 en esas ciudades.

Las velocidades de crucero serían de alrededor de 150 a 200 millas por hora (de 240 km por hora a 321 km por hora), y el avión podría volar 60 millas (casi 97 kilómetros) con una sola carga, dijo Uber. El tiempo de “recarga” sería de unos cinco minutos.

En cuanto al lugar de despegue y aterrizaje, creen que se puede desarrollar una red de plataformas de aterrizaje y despegue en cubiertas de estacionamientos reutilizadas, helipuertos existentes y terrenos que rodean los intercambios de autopistas. “Sería más barato que la construcción de carreteras, ferrocarriles, puentes y túneles”, explicaron. Además, la compañía de California dijo que en varios años, un viaje en taxi aéreo costaría casi lo mismo que un viaje UberX en la misma distancia.

Pero la empresa de transporte privado va más allá y ha firmado un acuerdo con la NASA para “explorar más a fondo conceptos y tecnologías relacionadas con la movilidad aérea urbana”. Uber compartirá sus planes para una red de viaje compartido en taxi acuático y la NASA utilizará las últimas tecnologías de simulación y modelado informático de gestión del espacio aéreo para evaluar el impacto de la pequeña aeronave en áreas abarrotadas.

“La movilidad aérea urbana podría revolucionar la forma en que las personas y la carga se mueven en nuestras ciudades y cambiar fundamentalmente nuestro estilo de vida, al igual que los teléfonos inteligentes”, dijo Jaiwon Shin, de la Dirección de la misión de Investigación Aeronáutica de la NASA.

La evolución del sector automotriz

Algunas de las principales marcas de vehículos ya venden el coche eléctrico, y otras que no poseen ni uno en su haber, están trabajando para producirlo y se han puesto fecha para sacarlo al mercado. Ninguna se quiere quedar obsoleta, detrás de sus competidoras, y sin dar respuesta a las demandas de sus clientes. Así están las más compañías destacadas en lo que respecta al vehículo eléctrico:

Volvo: todavía no cuentan con ningún coche eléctrico aunque ha anunciado que electrificaría todas sus diferentes líneas de coches para 2019. También ese año lanzará el que será su primer coche eléctrico. Quiere competir a lo grande con un coche que alcance los 400 kilómetros de autonomía en una sola carga.

Audi: otra compañía que todavía no tiene un coche eléctrico en el mercado pero que está trabajando en uno, el Audi e-Tron, que espera tener listo para la venta en 2019, y que tendrá una autonomía de unos 350 - 400 km.

Mercedes: otra automovilística que va con retraso y que espera sacar al mercado su primer automóvil eléctrico en 2019. Será un SUV, el Mercedes EQ que se espera que acelere de 0 a 100 km/h en menos de cinco segundos y que tenga una autonomía de 500 kilómetros con una sola carga.

Ford: la compañía americana no tiene aún ningún coche eléctrico a la venta. Invertirán más de 10 millones de dólares para sacar al mercado 16 modelos 100% eléctricos, el primero se espera para el año 2020 y será el SUV Mach 1.

Opel: ya cuenta con el Opel Ampera-e eléctrico, con una autonomía de unos 380 km reales. Y está a la espera de terminar su Corsa 100% eléctrico.

Citroën: tiene ya cuatro coches 100% eléctricos en el mercado (Citroën C-Zero, Citroën Berlingo Electric, E-Berlingo Multispace y Citroën E-Mehari). Es una de las grandes compañías de motor que apuestan por este tipo de movilidad.

BMW: ya tiene en el mercado un vehículo eléctrico, el BMW i3 que ofrece una autonomía tras la carga completa de hasta 200 kilómetros, y que tiene bastante buena aceptación entre los conductores. El gigante alemán está preparando para el año 2020 su segundo modelo 100% eléctrico, el SUV BMW iX3.

Volkswagen: ofrece ya 2 modelos 100% eléctricos, el e-up, con 160 km de autonomía, y el e-Golf de hasta 279 km de autonomía.

Renault: su Renault Zoe 100% eléctrico es el coche eléctrico más vendido de Europa. También cuenta con el Twizy y la furgoneta 100% eléctrica Kangoo Z.E.

Tesla: es el gigante por excelencia del vehículo eléctrico. La compañía liderada por Elon Musk es la referente en la movilidad eléctrica y cuenta con varios modelos en el mercado. Model S que acelera de 0 a 100 km/h en tan solo 2,7 segundos. Un coche que incluye la posibilidad de conducción asistida con piloto automático. El Model X, que según la compañía es “el vehículo deportivo todoterreno más seguro, rápido y capaz de la historia”. Tiene una autonomía de 565 kilómetros y capacidad para 7 personas (más equipaje). Acelera de cero a 100 km/h en tan solo 3,1 segundos. Y el más reciente es el Model 3, que por ahora solo se comercializa en Estados Unidos. Y el Tesla Roadster, considerado el coche más rápido del mundo, que alcanza 400km/h y 1.000 km de autonomía, aunque de momento no está a la venta.