miércoles, 20 febrero 2019
ZONA PREMIUM
EEUU

Las sanciones de EE.UU. a Venezuela buscan la salida de Maduro del poder

El gobierno de Donald Trump ha impuesto amplias sanciones a la petrolera estatal venezolana PdVSA, con el objetivo de frenar severamente las exportaciones de crudo de los miembros de la OPEP a Estados Unidos y presionar al presidente venezolano, Nicolás Maduro, para que renuncie

29 de enero de 2019. 17:35h Cristina Rodríguez (Nueva York)
  • Shutterstock

Las sanciones contra Petróleos de Venezuela, SA, (PdVSA), la compañía matriz de la petrolera Citgo con sede en Houston, bloquearán alrededor de 7.000 millones en activos en EEUU y resultarían en más de 11.000 millones en pérdidas durante el próximo año al reducir las exportaciones del país.

Así lo comunicaron el secretario del Tesoro Steve Mnuchin y el asesor de seguridad nacional, John Bolton, desde la Casa Blanca, quienes confirmaron que las sanciones serán efectivas “de inmediato”.

Estas nuevas medidas impiden que las empresas exporten petróleo ligero a Venezuela, necesario para diluir el crudo pesado del país. Esto dificultará a PdVSA exportar su petróleo. Además, las restricciones incluyen una licencia general para permitir la liquidación de “operaciones o contratos existentes” con Petróleos de Venezuela, SA, hasta el 29 de marzo.

Citgo Petroleum podrá continuar operando, pero no se le permitirá enviar dinero al gobierno de Maduro. Sus ganancias tendrán que ser mantenidas en cuentas bloqueadas de EE.UU. Así lo explicaba Steve Mnuchin: “cualquier compra de petróleo venezolano por parte de entidades estadounidenses se traducirá en cuentas bloqueadas”, y continuaba diciendo que ese dinero solo se entregaría a los líderes legítimos de Venezuela.

Algunos expertos indican que, en esencia, se trata de una prohibición de venta de petróleo de Venezuela a Estados Unidos. Precisamente, el país norteamericano es el mayor comprador de crudo venezolano y cualquier reducción en las compras podría beneficiar a China e India, segundo y tercer comprador de crudo en Venezuela.

Las sanciones petroleras representan la escalada más reciente y significativa de la campaña de presión de la administración Trump dirigida a expulsar a Nicolás Maduro del poder. El presidente Donald Trump reconoció la semana pasada al líder opositor venezolano, Juan Guaido, como el legítimo presidente interino de Venezuela, y Estados Unidos ha continuado aumentando la presión sobre Maduro para que renuncie.

Por su parte, Juan Guaido, tras conocerse el comunicado de la Casa Blanca, dijo que el Congreso venezolano nombraría nuevas juntas directivas para la compañía petrolera del país y su subsidiaria en EE. UU. Citgo.

La acción no llegó a un embargo total de petróleo contra Venezuela, un paso que la administración Trump también ha estado considerando y podría seguir empleando en una fecha posterior. “En lo que respecta a un embargo, no vamos a hacer ningún comentario sobre eso. No hacemos comentarios sobre acciones futuras”, agregó dijo Mnuchin. El secretario del Tesoro “no espera un gran impacto a corto plazo” en el mercado petrolero y en los precios del crudo en Estados Unidos.

MALVERSACIÓN Y FRAUDE POR PARTE DE MADURO

El gobierno de Donald Trump apunta a las prácticas fraudulentas por parte de Maduro que han llevado al país a una crisis económica y política desde que sucedió al presidente venezolano Hugo Chávez, con gran parte del país paralizado por la hiperinflación, el aumento del desempleo y el éxodo masivo de refugiados. “Estados Unidos responsabiliza a los responsables del trágico declive de Venezuela”, decía Mnuchin.

“PdVSA ha sido durante mucho tiempo un vehículo para la malversación y la corrupción de los funcionarios y empresarios venezolanos. Las medidas de sobre PdVSA ayudarán a prevenir un mayor desvío de los activos de Venezuela por parte de Maduro y preservará estos activos para los venezolanos, a los que pertenecen”, explicaba Mnuchin desde la Casa Blanca.

Señalaba, además, que “el plan de cambio de moneda de 2014 fue diseñado para malversar y lavar alrededor de 600 millones de dólares de PdVSA, un dinero obtenido mediante soborno y fraude”.“Para mayo de 2015, la conspiración supuestamente se había duplicado a 1.200 millones dólares malversados por PdVSA”, continuaba el comunicado de la Casa Blanca.

Al anunciar las nuevas sanciones, John Bolton instó una vez más al ejército venezolano a abandonar a Maduro y reconocer la legitimidad de Guaido. “Pedimos a las fuerzas militares y de seguridad venezolanas que acepten la transferencia de poder pacífica, democrática y constitucional”. “Ahora es el momento de defender la democracia y la prosperidad en Venezuela”.

Bolton dijo que Estados Unidos sigue manteniendo todas las opciones sobre la mesa hasta que Maduro transfiera el poder a Guaido. Más importante que lo que anunció fue lo que intencionadamente dejó ver en su cuaderno. En él podía leerse: "5.000 tropas a Colombia", una señal de que una posible intervención militar estaría siendo valorada, aunque desde el despacho oval ni confirman ni desmienten.

Las sanciones tendrán el efecto de aumentar la presión no solo sobre Maduro sino también sobre su círculo íntimo que, al parecer, se benefician financieramente de la empresa estatal de petróleo.

LA RESPUESTA DE MADURO: ACCIONES LEGALES

La respuesta de Nicolás Maduro no se ha hecho esperar y se ha pronunciado desde Caracas anunciando que responderá con acciones legales.

“Se pretende robarnos la empresa Citgo a todos los venezolanos y venezolanas", señaló el gobernante, quien insistió en que “Estados Unidos persigue arrebatar a Venezuela sus riquezas naturales”. Maduro instruyó al presidente de PdVSA, Manuel Quevedo, a que inicie “acciones políticas y legales ante los tribunales estadounidenses y del mundo” en defensa de la “propiedad y riqueza de Citgo”.

Maduro también acusó a Juan Guaidó de haber impulsado estas sanciones, que significan “un duro golpe al flujo de caja del país”. Por el momento, desde el Gobierno venezolano han solicitado al Tribunal Supremo de Justicia que impida la salida del país del autoproclamado presidente.