martes, 15 octubre 2019
ZONA PREMIUM
EEUU

Los bancos de EE.UU. viven su trimestre más rentable

Las entidades financieras norteamericanas ganaron un 27,5% más en los tres primeros meses de 2018 en comparación con el año pasado

24 de mayo de 2018. 09:56h Cristina Rodríguez (Nueva York)
  • Image

56.000 millones de dólares. Es la cifra que ganaron las entidades financieras de Estados Unidos en el último trimestre de 2018, un 27,5% más que en el mismo periodo del año anterior. Se trata del mejor trimestre de la historia para los bancos. A ello han ayudado una economía saludable y la nueva tasa impositiva más baja aprobada por la administración Trump.

La Corporación Federal de Seguros de Depósitos (FDIC) explicó que el 70% de los 5.606 bancos del país aumentaron sus ganancias durante el último trimestre. El porcentaje de bancos que perdió dinero cayó a solo el 3,9%. Y la lista de “bancos problemáticos” de la FDIC se quedó en solo 92, el nivel más bajo desde el primer trimestre de 2008.

Tanto Morgan Stanley como Bank of America registraron ganancias trimestrales récord, mientras Goldman Sachs alcanzó un máximo de cinco años. Por su parte, JPMorgan Chase, el mayor banco estadounidense, ganó más que ningún otro banco en el último trimestre, 8.700 millones.

Los préstamos han sido un duro golpe para los bancos más grandes, a pesar de la fortaleza de la economía de los EE. UU. La FDIC dijo que los préstamos comerciales e industriales aumentaron un 1,9% el trimestre pasado, mientras que los préstamos no agrícolas aumentaron un 0,8%. Y los préstamos hipotecarios subieron solo un 0,4%.

“Los datos muestran que la industria bancaria es excepcionalmente saludable y está preparada para seguir impulsando una sólida economía estadounidense en los próximos meses”, explicó en un comunicado James Chessen, economista jefe de la Asociación de Banqueros de Estados Unidos.

Pero el presidente de la FDIC, Martin Gruenberg, advirtió a los bancos que no se vuelvan imprudentes solo porque la economía de los Estados Unidos se está recuperando. “Con la expansión actual la industria necesita estar preparada para gestionar la inevitable recesión a fin de evitar la interrupción del sistema financiero”, dijo Gruenberg.

La reforma fiscal ayudó

La ley impositiva de Donald Trump, con recortes de los impuestos corporativo del 35 al 21%, ha hecho que los bancos puedan conseguir ganancias significativas a largo plazo, según dicho informe.

La FDIC dice que esta ley impulsó las ganancias de los bancos en alrededor de 6.700 millones de dólares. Sin embargo, ya habían alcanzado un récord de 49.400 millones sin los recortes de impuestos.

“La reforma fiscal ha permitido que una industria bancaria ya fuerte crezca aún más y se haga más fuerte”, dijo en un comunicado James Chessen.

La administración Trump también ha tomado varias medidas para aliviar las cargas regulatorias de la industria, lo que ha fortalecido sus resultados, opinan varios analistas.

El presidente de la FDIC, Martin Gruenberg, explicó que “se ha producido un crecimiento de los saldos de los préstamos y una mejora en los márgenes de interés netos para la industria bancaria”.

Gruenberg añadió que un período prolongado de bajas tipos de interés y un entorno crediticio competitivo habían alentado a algunos bancos a alcanzar el rendimiento, aumentando los riesgos. Y advirtió que la industria debe estar lista para una “desaceleración inevitable” en el ciclo económico después de años de expansión. “La industria debe gestionar los riesgos cuidadosamente para seguir creciendo en un camino sostenible a largo plazo”.

El Congreso prepara un recorte en las regulaciones bancarias

Los excelentes resultados se publicaban antes de que la Cámara de Representantes apruebe una legislación que revocaría algunas normativas sobre bancos comunitarios y prestamistas regionales diseñados para prevenir otra crisis financiera. El proyecto de ley, que ya ha pasado al Senado con apoyo bipartidista, sometería a menos instituciones financieras a las normas más estrictas de los reguladores.

Aunque los banqueros se han quejado de un exceso de regulación, el informe de la FDIC muestra que la industria financiera apenas se está ahogando en la regulación. La ley de reforma Dodd-Frank fue promulgada en julio de 2010 por el ex presidente Barack Obama y desde entonces las ganancias de los bancos se han incrementado en un 135% a medida que la economía estadounidense salió de la Gran Recesión.

A parte de esto, los bancos estadounidenses acumularon desde entonces casi 2 billones de dólares de capital que pueden ayudar en un periodo de vacas flacas. Wall Street apuesta a que la desregulación permitirá a los bancos devolver algo de ese efectivo a los accionistas.