martes, 26 marzo 2019
ZONA PREMIUM
EEUU

Trump declarará emergencia nacional en Estados Unidos

El presidente justifica el anuncio “para asegurar que se pone fin a la crisis humanitaria y de seguridad en la frontera”

15 de febrero de 2019. 09:09h Cristina Rodríguez (Nueva York)
  • Shutterstock

Apenas unas horas antes de que expirara el plazo para conseguir un acuerdo presupuestario y de que se agotaran los fondos federales, los miembros demócratas y republicanos aprobaron un proyecto de ley que evitará un nuevo cierre parcial administrativo. Este acuerdo tendrá que ser ratificado y firmado por el presidente Donald Trump quien comunicó su intención de declarar la emergencia nacional.

La Cámara de Representantes y el Senado votaron a última hora del jueves para aprobar los presupuestos con 300 votos a favor y 128 en contra en la Cámara de Representantes, y con 83 a favor y 16 en contra en el Senado. El acuerdo presupuestario de 333.000 millones de dólares pactado entre demócratas y republicanos servirá para financiar una cuarta parte de la Administración hasta otoño.

Después de semanas de incertidumbre sobre si el presidente estadounidense aceptaría un proyecto de ley que no cumplía con su demanda de 5.700 millones en fondos para construir un muro fronterizo con México, la Casa Blanca anunció que lo haría pero que también tomará medidas ejecutivas para obtener el dinero que la administración quiere para la seguridad fronteriza. El acuerdo de compromiso solo proporcionará 1.375 millones de dólares para las barreras fronterizas, muy lejos de los que pedía Donald Trump.

Parece confirmado que a la vez que firme el proyecto de ley, Trump declarará la emergencia nacional “para asegurar que se pone fin a la crisis humanitaria y de seguridad en la frontera”, según señaló en un comunicado la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders. Bajo esta declaración, Trump podrá desviar los fondos de otras partidas presupuestarias ya autorizadas por el Congreso y dedicarlos a su proyecto fronterizo. Por ejemplo, podría usar dinero destinado a ayuda para desastres naturales ya aprobados para California o Puerto Rico, o desviar dinero de la partida para el Pentágono para construir su muro, si es que lo justifica como necesario para la defensa nacional.

También ha confirmado la intención del presidente Trump de declarar una emergencia nacional el líder de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, quien dijo que apoyaría tal declaración.

Esto, sin duda, tendrá un fuerte rechazo de los demócratas del Congreso, especialmente en la Cámara de Representantes controlada por los demócratas, con la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, a la cabeza.

En una declaración conjunta, los principales demócratas del Congreso dijeron que “declarar una emergencia nacional está fuera de la ley" y que sería “un grave abuso del poder por parte del presidente”. Todo apunta a que esta situación tendrá que resolverla el poder judicial.

Efectos del cierre de gobierno más largo de EE.UU.

Precisamente la partida presupuestaria para el muro provocó el cierre de gobierno más largo en la historia del país, 35 días, que terminó cuando el presidente firmó una medida provisional de tres semanas para reabrirlo temporalmente y permitir las negociaciones sobre la seguridad fronteriza.

Según publicó en un informe la Oficina de Presupuesto del Congreso (que no está afiliada a ningún partido político) ese cierre le costó a la economía estadounidense 11.000 millones de dólares, con 3.000 millones perdidos permanentemente.

El presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, dijo que si no había otro cierre, la economía de Estados Unidos recuperaría la mayor parte del crecimiento perdido en el segundo trimestre. “Creo que el Cierre de Gobierno dejará algún tipo de huella en el PIB del primer trimestre”, comentó Powell durante una rueda de prensa. “Si no hay otro cierre, recuperaremos la mayor parte del crecimiento perdido en el segundo trimestre”.

A parte de los 800.000 trabajadores federales afectados, los pequeños negocios sufrieron directamente el cierre de gobierno. Más de una de cada cinco pequeñas empresas se vieron directamente afectadas, según una encuesta realizada por la empresa de recursos humanos Paychex. El impacto no estuvo solo en la pérdida de ingresos, los préstamos, aprobaciones y contratos, todos fueron paralizados, incluidos los préstamos respaldados por la Administración de Pequeños Negocios (SBA), que garantiza más de 30.000 millones en préstamos para pequeñas empresas.