eeuu

Trump destaca sus récords como presidente en el discurso del Estado de la Unión

Con el Senado a punto de votar sobre su juicio político, que se espera le absuelvan, el presidente Donald Trump dio un discurso del Estado de la Unión que sonó más a un mitin de campaña de cara a las próximas elecciones de noviembre.

05 DE febrero DE 2020. 09:09H Cristina Rodríguez (Nueva York)

1a03ca4fec8c9bcd97bf7c45fc790424.JPG

Entre vítores y aplausos Donald Trump entró y salió triunfante, como una estrella de rock, del Capitolio en Washington, donde tuvo lugar el discurso del Estado de la Unión. El presidente de Estados Unidos destacó los logros de su mandato.

Con el Senado a punto de votar sobre su juicio político, que se espera le absuelvan, el presidente Donald Trump dio un discurso del Estado de la Unión que sonó más a un mitin de campaña de cara a las próximas elecciones de noviembre. De hecho, fue recibido en la sala con el cántico de los republicanos “¡cuatro años más! ¡cuatro años más!”.

Donald Trump comenzó recalcando los logros económicos de su mandato que, según él, “han restaurado la posición de la nación en el mundo”. “Estados Unidos está más fuerte que nunca y estamos avanzando a un ritmo que era inimaginable hace poco tiempo, ¡y nunca, nunca volveremos atrás!”, pregonaba sobre el bienestar económico del país. “Los años de decadencia económica han terminado”, sentenciaba.

Trump destacó las bajas tasas de desempleo, con cifras que no se veían en 50 años. Dijo que en 3 años, 3 millones y medio de personas en edad laboral se han sumado a la fuerza de trabajo del país. Donald Trump agregó que su administración está particularmente ayudando en este sentido a los “ciudadanos de todas las razas, colores, religiones y credos”. “La tasa de desempleo de los afroamericanos, hispanos y asiáticos ha alcanzado los niveles más bajos de la historia”, recalcó.

El impulso en el sector manufacturero, fue otro de los puntos que destacó. “Las compañías están volviendo a Estados Unidos”. “Tenemos 12.000 fábricas que se están construyendo o ya se están instalando en el país”, comentó.

“La confianza del consumidor ha subido a niveles récords, como también las acciones de los mercados que se han incrementado en un 70%”, alardeaba el presidente. También lo hacía hablando de temas energéticos. Trump destacó que Estados Unidos se ha convertido en “el productor número uno de gas y petróleo del mundo” y “no dependemos energéticamente de nadie”.

Donald Trump presumió del nuevo acuerdo comercial con China del que dijo que así se pondrá fin a la práctica del país asiático de aprovecharse de Estados Unidos durante años. Y promocionó también el tratado de libre comercio revisado de Norteamérica con México y Canadá que “conducirá a un nivel mucho mayor de equidad y reciprocidad”, expresó el mandatario. “El comercio injusto es quizás la razón más importante por la que decidí postularme para presidente”, dijo.

Trump se jactó del incremento de los gastos militares. En su mandato ha invertido un récord de 2.200 millones de dólares en las Fuerzas Armadas estadounidenses.

Además el presidente estadounidense habló de la inmigración ilegal. “El cruce de indocumentados hacia Estados Unidos ha bajado un 75% desde Mayo”, decía orgulloso Trump, quien continuaba afirmando que “ya hemos completado más de 100 millas (165km) del muro fronterizo con México y habrá más de 500 millas (805km) a principios del próximo año”, sentenció sobre el tema.

En cuanto a Oriente Medio, Trump reiteró su promesa de retirar las tropas de Irak y tendió la mano a Irán a cuyos líderes dijo que en el futuro “todo depende de ellos”. Además presumió de haber bombardeado al general iraní Qasem Soleimani, a quien definió como “el mayor terrorista del mundo”.

El show de la noche

Como si de un programa de televisión en ‘prime time’ se tratara, Donald Trump usó su momento ante los congresistas y los estadounidenses pegados a sus televisores para 'emocionarles' en distintos momentos que se asemejaban más a un reality show que a la alocución de un presidente de Estados Unidos.

Trump sorprendió a una familia al traer de Afganistán al sargento Townsend Williams, quien bajaba las escaleras del Capitolio entre aplausos y ante el asombro de su su mujer y sus hijas sentadas junto a Melania Trump. “Bienvenido a casa, sargento. Williams”, dijo Trump en el momento en el que la Cámara de Representantes estalló en cánticos de “USA, USA”.

El presidente además dio en directo una beca de estudios a una niña de bajos recursos, que estaba en la sala junto a su madre, ya que, según Trump no tuvo acceso a elegir una ‘escuela acorde con sus necesidades’ por las políticas del congresista demócrata en el estado de Filadelfia.

También concedió la Medalla Presidencial de la Libertad a un presentador de radio conservador afectado por un cáncer de pulmón avanzado, quien también se encontraba emocionado en la galería de la Cámara de Representantes.

Para seguir encogiendo los corazones de quienes le escuchaban, Trump presentó a Kelli Hake y su hijo Gage, de 1 año. El marido de Kelli fue asesinado en Irak por Qasem Soleimani, el líder iraní que mató Estados Unidos en un ataque con drones el mes pasado.

Para reforzar su habitual discurso contra los inmigrantes ilegales que “solo traen delincuencia”, presentó a Jody Jones, cuyo hermano Rocky fue asesinado en 2018 por un migrante ilegal en California.

También felicitó a Raúl Ortiz, un miembro de la Patrulla Fronteriza recientemente ascendido a subdirector, por su labor para evitar que entren ilegales en el país.

No podían faltar veteranos de guerra, uno de los targets de voto de Trump. En la bancada estaba el veterano del ejército, Tony Rankins, un adicto a las drogas en recuperación que encontró trabajo en la construcción como parte del programa de la “Zona de Oportunidades” de la administración Trump. También estaba Charles McGee, un veterano de 100 años de edad que formó parte de la primera brigada de pilotos afroestadounidenses.

Entre los más aplaudidos, tanto por la bancada republicana como la demócrata, Juan Guaidó a quien Trump presentó como “el legítimo presidente de Venezuela”. “Es un hombre muy valiente que lleva consigo las esperanzas, los sueños y las aspiraciones de todos los venezolanos”, dijo. Donald Trump prometió “aplastar la tiranía de Maduro” en medio de una larga ovación. El presidente estadounidense también mencionó que su gobierno ha revocado parte de “las políticas fallidas de la administración anterior sobre Cuba” y recalcó que apoya “las esperanzas de cubanos, nicaragüenses y venezolanos para restaurar la democracia”.

Otros dos momentos que completaron el show televisivo de la noche fueron protagonizados por Nancy Pelosi, la Presidenta de la Cámara de Representantes. Al inicio de la ceremonia tendió la mano a Trump y éste la ignoró, y cuando él terminó su discurso ella rompió una copia del mismo que el presidente le había dado al empezar el acto.

Una hora y 18 minutos minutos después concluía el tercer discurso triunfalista del Estado de la Unión de Donald Trump quien dijo que “lo mejor está por venir” y que seguirá poniendo a “América Primero”.

El ‘show’ acababa con la salida del presidente del Capitolio en medio de un baño de masas de republicanos que le saludaban y felicitaban por su discurso a la vez que le pedían autógrafos cual estrella de Hollywood.

Omega IGF: “Aún queda incertidumbre como para ver una ligera depreciación de la libra a corto plazo”