sábado, 20 julio 2019
ZONA PREMIUM
EEUU

Trump planea retrasar la imposición de aranceles a China

Los dos gobiernos negocian un acuerdo antes de que entren en vigor las tasas en marzo

13 de febrero de 2019. 10:59h Mario Talavera
  • Image

Una delegación estadounidense se encuentra en Pekín para trata de alcanzar un acuerdo in extremis. El propósito es evitar una nueva escalada de tensión comercial entre las dos mayores potencias del mundo, ya que estaba previsto que impusieran nuevos aranceles a partir del uno de marzo, la fecha en la que se cumplían los noventa días de tregua que se marcaron Estados Unidos y China.

El presidente Donald Trump explicó este martes que la fecha límite podría retrasarse, según cuenta Reuters. Ese retraso de los aranceles se produciría siempre y cuando las dos partes alcancen posturas. “Lo estamos haciendo muy bien en China”, dijo Trump en referencia a las negociaciones que se están desarrollando esta semana. No obstante, para Trump aún restaría el cierre del acuerdo entre el presidente chino Xi Jinping.

En todo caso, como ya publicó DIRIGENTES, Trump aseguraba a principios de febrero que no cree que esa reunión se produzca antes del uno de marzo. De ese modo, hay pocas esperanzas de que se consiga firmar un pacto en poco tiempo. A pesar de que no van a una gran velocidad, las negociaciones avanzan.

Estados Unidos pedirá a China que realice reformas para que la propiedad intelectual de sus empresas esté más protegida. Entre otras exigencias aparece la finalización de las políticas que obligan a transferir tecnología a las empresas chinas, además del fin de los subsidios industriales.

En caso de que no se alcance una solución que convenza a los dirigentes estadounidenses y chinos, el estado norteamericano gravaría importaciones chinas valoradas en 200 mil millones de dólares, pero no con un 10%, sino con tasas del 25%.

La respuesta de Pekín abarcaría productos estadounidenses valorados en 60.000 millones de dólares, una represalia que ya anunció China durante el año pasado.