sábado, 15 diciembre 2018
ZONA PREMIUM
EEUU

Trump vuelve a la carga: aplica aranceles a China por 200.000 millones

A partir de hoy, las compañías norteamericanas que quieran comprar en China tendrán que abonar un 10% más

24 de septiembre de 2018. 13:04h Carmen Muñoz
  • Foto / Shutterstock
    EEUU y China juegan una partida de ajedrez que muchos comparan con la guerra fría

La 'guerra comercial' que se vive entre EE.UU. y China no cesa. El país americano ha puesto en marcha la aplicación de nuevos aranceles a la 'fábrica del mundo' por valor de 200.000 millones de dólares con entrada en vigor este lunes.

A partir de este momento, las empresas estadounidenses que adquieran mercancías al gigante asiático deberán pagar un 10% en casi 6.000 tipos de productos diferentes. Una medida que recrudece las tensiones comerciales que se viven entre las dos potencias mundiales y que mantienen en vilo al resto del mundo.

Según informan algunos medios, desde Pekín han defendido su industria con gravámenes valorados en 60.000 millones de euros. Una medida que desde la Casa Blanca no parece importar, ya que parecen decididos a "ganar" esta 'guerra comercial'. De hecho, desde la administración Trump parecen estar dispuestos a incrementar la presión si fuera necesario para conseguir el resultado.

Con estas acciones, Trump persigue tratar, entre otros asuntos, acabar con el déficit comercial entre EE.UU. y China. Pues mientras que las exportaciones del segundo hacia el primero se han ido incrementado desde el año 2009, hasta alcanzar los 431.000 millones de euros en 2017, los bienes y servicios demandados en sentido inverso han sido de 111.000 millones de euros, frente a los 54.000 millones de euros que registraba hace una década, según los cálculos de Statista.

Trump vuelve a la carga: aplica aranceles a China por 200.000 millones

Desde el comienzo de la guerra comercial en EE.UU. y China, el proteccionismo se ha disparado. Los expertos estiman que los impuestos aduaneros podrían llegar a multiplicarse casi por 10. Además de los consumidores, grandes multinacionales también se ha visto afectadas por esta situación. La compañía de la manzana ha asegurado en varias ocasiones que si no fuera por la fabricación en el extranjero no podría vender sus productos a ese precio. Por el momento, el fabricante de teléfonos móviles puede respirar tranquilo: sus artículos no están incluidos en la lista de productos gravados con arancel.

A la que si parece afectarle y bastante, es a Tesla. China es el segundo país por cuota de mercado que más coches compran de esta marca. Solamente en 2017 vendieron más de 17.000 vehículos al gigante asiático. La subida arancelaria ha provocado un repunte del 20% en el precio de sus productos dentro del mercado chino.