europa

Ayudas y bajadas de impuestos: las recetas europeas para afrontar la subida de la luz

El megavatio hora sigue alcanzando récords mientras los gobiernos intentan reducir el impacto sobre empresas y consumidores

21 DE octubre DE 2021. 08:30H Mario Talavera

c986157dd5550d14e7151a944b7ff172.jpg

En apenas unos meses, el precio de la electricidad en el mercado mayorista ha añadido un cero más. En febrero de este mismo año, el megavatio hora ha pasado de 28 euros (de media) hasta superar los 200 euros en lo que va de octubre.

Los continuos ascensos de esta variable pueden acabar elevando la factura, según advierte la OCU. Desde los 56 euros que se pagaron de media el año pasado, este 2021 pueden superarse los 73 euros, aunque pueden ser incluso más si el precio continúa subiendo en los próximos meses.

Una gran parte de países han tratado de hacer frente a este indicador que recuerda a la prima de riesgo por la fama que ha adquirido en tan poco tiempo. Por ejemplo en España, el Gobierno actuó reduciendo los impuestos y detrayendo los "beneficios extraordinarios sobrevenidos" de las eléctricas, lo que ha sido muy criticado por dichas compañías y, por otra parte, no se ha tomado como ejemplo en otros países europeos.

Mario Draghi, como dirigente del Gobierno italiano, introdujo un subsidio que consiste en un descuento para los hogares más pobres, en particular en los costes de la electricidad y el gas natural. Se espera que dicho bono beneficie a 3 millones de hogares. Asimismo, invertirá 1.200 millones de euros de los Presupuestos para reducir los cargos del sistema. En total, son más de 4.000 millones de euros los que el gobierno transalpino asumirá para reducir el impacto de la subida.

Por su parte, el presidente francés, Emmanuel Macron, ha puesto en marcha un "cheque energía", una especie de bono destinado a las familias de bajos ingresos para que puedan pagar sus facturas. La ayuda tiene un valor medio de 150 euros y beneficiará a 6 millones de hogares. Por otro lado, el Gobierno francés establecerá un "escudo tarifario", que tiene como objetivo limitar la tarifa regulada del gas y la electricidad. Será el Estado quien compense la diferencia entre la subida y ese límite.

En Alemania no se prevén grandes cambios en el corto plazo. Los proveedores adquieren el gas con contratos a largo plazo, por lo que el impacto en la factura es menor. No obstante, sí que se plantea eliminar de la factura una parte que va destinada a la promoción de las energías renovables. El Gobierno tendrá que decidir sobre esa medida que, por otra parte, supondría que será el Estado quien asuma esa promoción por medio de los Presupuestos.

Por su parte, la Comisión Europea, en quien España puso gran parte de sus esperanzas para bajar los precios, apenas ha propuesto medidas para frenar la escalada. Lo que hace el Ejecutivo europeo es recoger propuestas que ya se están llevando a cabo desde los países, como las ayudas directas, la reducción de impuestos o la introducción de ayudas de Estado al sector.

El documento que presentó la Comisión también incluye la posibilidad de adquirir gas natural de forma conjunta, como propuso España. Pese a ello, tan solo Francia, Grecia, República Checa y Rumanía coinciden con el Gobierno de Pedro Sánchez en actuar frente al problema de forma conjunta. En general, se espera que esta revalorización sea coyuntural, por lo que no haría falta tomar medidas drásticas, dice la Comisión.

Estos son los principales riesgos para las empresas en 2022

El FMI, "asustado" ante medio año más de inflación


Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"