europa

BCE: ¿Nueva era en la política monetaria?

Todo parecía bajo control en el hermético mundo de los bancos centrales durante el verano de 2018. En las dos grandes torres a los pies del río Main, en Frankfurt, la sede del BCE, observaban un horizonte despejado, pese a los pequeños nubarrones del brexit y a otros algo más grandes que empezaban a acumularse por las disputas comerciales azuzadas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Impertérrito, el BCE mantenía su hoja de ruta marcada

06 DE octubre DE 2019. 00:00H Xandre Mato (Bruselas)

shutterstock-611820074_41-148683_20190416120107.jpg

2019 iba a ser el año del inicio de la normalización monetaria. Era el momento de seguir los pasos de sus correligionarios de la Reserva Federal estadounidense o del Banco de Inglaterra. En paralelo, la institución viviría el mayor relevo de su historia entre sus cuadros dirigentes. En junio el español Luis de Guindos ya había alcanzado la vicepresidencia de la institución monetaria. Un aperitivo de los cambios obligados en este 2019.

Los analistas de Oxford Economics destacan que la evolución de los precios no está ayudando al BCE en su vuelta a la normalidad. “Los precios se han frenado a su menor nivel en casi un año ya que los bajos precios del petróleo limitan la inflación energética. Unido a una menor previsión de crecimiento por parte del BCE, la normalización de la política [monetaria] presumiblemente afrontará retrasos”, señalan desde el instituto económico. La inflación interanual ha comenzado el año cayendo una décima en la eurozona hasta el 1,4%.

La esperanza de los analistas, y a la que se agarran en Frankfurt, es que “un mayor crecimiento de los salarios impulsará al final los precios”, confían desde Oxford Economics. En privado, en el BCE, hay muestras de preocupación porque la política monetaria ultralaxa no ha impulsado la inflación, como describe la teoría económica y demostró todo el siglo XX de política monetaria moderna.

Hay problemas de fondo. La Curva de Phillips, desarrollada por el economista William Phillips en 1958, demostró el vínculo a corto plazo entre inflación y desempleo. Una curva con pendiente negativa ya que cuando el paro es bajo, la inflación tiende a ser alta, y a la inversa, porque, simplificando, el empresario tenderá a ofrecer salarios más altos al trabajador ante la ausencia de mano de obra disponible. Se producirá, por tanto, un aumento del poder adquisitivo y este eventualmente se trasladará a los precios. Con un paro en mínimos históricos en Alemania, la inflación sigue sin dispararse, ni siquiera con los tipos de interés a cero.

La creación de empleo no se está trasladando a los salarios, la curva de Phillips se está aplanando, reconocen en privado desde el BCE, como si un eslabón de la cadena monetaria se hubiese roto. Entre los factores que explicarían este fenómeno apuntan a la economía digital, cuyo máximo exponente sería un comercio online que abarata los costes. Y reconocen que igual hay que esperar más tiempo para ver si los incrementos salariales, superiores al 3% en la principal economía de la eurozona, se trasladan a los precios.

El economista Zsolt Darvas, que llegó a ser número dos de la unidad de investigación del Banco Central de Hungría, analizaba recientemente para Bruegel, el principal think-tank económico en Bruselas, en el que es investigador senior, los errores del BCE en sus previsiones macroeconómicas y recomendaba “un enfoque muy cauteloso en la normalización de la política monetaria” porque “una subida de tipos sólo es recomendable tras un incremento significativo de la inflación subyacente real”, algo que en la actualidad no ocurre ni tampoco se espera en la eurozona.

Ajeno a este contexto de incertidumbre, el sector bancario mantiene sus críticas a la cautela reinante en Frankfurt. “Estamos en una situación de clara excepcionalidad en política monetaria, con tipos de interés negativo, es un sindiós difícil de entender que provoca distorsiones en el funcionamiento de los mercados financieros y en las decisiones de los agentes económicos”, lamentaba hace unas semanas José Luis Martínez Campuzano, portavoz de la Asociación Española de Banca (AEB), en conversación telefónica directa.

Martínez Campuzano pedía a la política monetaria “tranquilidad y normalidad, para cumplir el objetivo de financiar a familias y empresas, para que los bancos puedan diseñar su estrategia”. Este rol lo juega un instrumento lanzado durante la crisis por el BCE, la forward guidance u orientación futura sobre cómo espera que evolucionen sus instrumentos monetarios. Darvas alerta que si es “inadecuada puede causar turbulencias en los mercados” y que si la “inflación subyacente no se acerca al 2%, la credibilidad del BCE podría verse minada”. En el mundo post-crisis actual, unos tipos de interés bajos parecen ser “la nueva normalidad”, un escenario que desafía abiertamente la ortodoxia monetaria. La nueva dirección del BCE deberá adaptarse a ella o ser capaz de enderezar el rumbo de los precios sin poner en riesgo ni el crecimiento económico ni tampoco la estabilidad del sector bancario. Es el reto que asumirá el sucesor de Draghi.

BNY Mellon: "creemos que es momento para la gestión activa"