europa

¿Cómo será Alemania después de Merkel?

En otoño de 2021 Alemania vota su nuevo Gobierno. La canciller no se presentará otra vez. La selección de un candidato para la CDU/CSU se observa con gran atención en todo el mundo.

22 DE febrero DE 2021. 14:04H Stefanie Claudia Müller

891976c2d34b23a3f6a5f464ffa0497b.JPG

Quizás no haya ningún líder político en las últimas décadas tan popular en todo el mundo como es Angela Merkel. La hija de un cura protestante habla con regularidad con los ciudadanos y tiene siempre un tono cercano, muy auténtico y modesto en sus discursos. Nunca ha perdido su acento de Berlín. Ha ganado muchos puntos también en la oposición porque su lenguaje es simple, así también es su apariencia y su estilo de vida. Además, gana muchas luchas en el parlamento con un humor sano, siempre educada. Sus frases no parecen escritas por asesores y no esconden sus emociones verdaderas. Para Alemania Angela Merkel no solamente representa cierta transparencia sino también 16 años de crecimiento económico, solamente con algunos baches coyunturales en medio. Para el resto del mundo ella significa sobre todo estabilidad, también en esta pandemia. Ya han elegido a Armin Laschet, actual presidente del “Land” Nordrhein-Westfalen, cómo nuevo jefe del partido. El político de la región donde están ubicados grupos tan grandes como Thyssen-Krupp o Bayer tiene un perfil muy diferente a Merkel, menos internacional y académico, pero también pragmático y muy afín a la canciller actual.

La cuestión del canciller no depende solamente de la CDU, también de Bavaria

A Merkel, su formación académica de física con un conocimiento muy profundo en medio ambiente la ha ayudado a entender qué importante es la situación actual en el planeta y cómo dependemos de la naturaleza. Sin embargo, es justo en este ámbito en el que aparecen las críticas más duras contra ella, por lo menos en su propio país. El movimiento juvenil “Fridays for Future” con su carismática líder Luisa Neubauer la suspende en sus esfuerzos de los últimos años en reducir significativamente las emisiones que están entre las más altas per cápita en el planeta. Sin embargo, José Manuel Sáenz Rotko, profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Pontificia Comillas en Madrid, cree que Alemania es el país que se ha tomado más en serio la lucha contra la contaminación del medio ambiente: “Siempre depende de qué nivel vienes”.

De todos modos el próximo canciller debería tener algún perfil verde y Laschet, el nueve jefe de la CDU, no lo tiene. Es una persona muy cercana a la gente que en la pandemia ha cambiado muchas veces las reglas y no es tan popular fuera de su partido como otros posibles candidatos a canciller: el ministro de sanidad Jens Spahn y el presidente de Bavaria Markus Söder. Los dos tampoco poseen un gran perfil ecológico pero son mucho más populares según las encuestas.

Muchos neoliberales dentro de la CDU esperaban que fuera Friedrich Merz quien liderara el partido después de Merkel. Según una encuesta del diario Handelsblatt es el político del que los lectores de este periódico económico querían escuchar más este año. Laschet está muy al final de todo el ranking, justo porque muchos empresarios no están del todo de acuerdo con la política actual del Gobierno que ha convertido Alemania en el país más caro en el campo de los impuestos y la energía.

Los Verdes dominan la lucha contra el cambio climático

Aunque en Alemania pensamos que Merkel con su “Green Deal” solamente ha reaccionado a un éxito creciente de los Verdes en Alemania que la recuerdan todos los días que hay que ser menos comprensivo con la industria y transformar todo el sistema económico, es cierto que el tema del medio ambiente será a partir de ahora predominante. El Gobierno de la Gran Coalición entre socialdemócratas (SPD) y conservadores (CDU/CSU) ha tardado demasiado tiempo en forzar y obligar a la industria pesada de iniciar esta transición verde. Ahora la tiene que pagar el contribuyente, en parte porque ya es tarde. Es también solamente debido a la presión de los Verdes en el parlamento alemán y europeo que hay un “Green Deal” europeo con una apuesta por el hidrógeno verde con firma alemana. “La gran coalición puede y debe hacer más”, dice la parlamentaria de los Verdes, Bettina Hoffmann y recuerda que las centrales eléctricas de carbón en Alemania se encuentran todavía entre los mayores contaminadores de Europa. Según el plan del actual Gobierno no se cerrarían por completo antes de 2038.

También el “Instituto Alemán de Investigación Económica” (Institut der deutschen Wirtschaft) piensa que el próximo gobierno federal se enfrenta al desafío de volver a encarrilar la transición energética: “Esa es una de las tareas más importantes de todas”. Así es muy probable que el próximo Gobierno sea uno en el que los Verdes tengan un papel importante porque, según las encuestas, los alemanes también quieren más acción en temas de cambio climático. Esto también lo ha entendido en los últimos meses Markus Söder, el presidente de la región autónoma económicamente más fuerte de Alemania, Bavaria. El posible candidato a la sucesión de Merkel no rechaza una coalición con los Verdes y los Liberales (FDP) porque en Bavaria el éxito verde ya no se puede frenar. Al lado en Baden-Württemberg, donde está ubicado gran parte del Mittelstand alemán y también Daimler, gobiernan los Verdes desde hace años con éxito. En una entrevista a Söder y Robert Habeck, el líder federal de los Verdes, en la revista “Der Spiegel”, se podría notar que los dos tienen muchas diferencias, pero que poseen también un importante discurso en común.

Angela Merkel: la seriedad y sinceridad personificadas

Lo que parece estar claro por el momento es que el sucesor de Angela Merkel será un hombre, aunque algunos dicen que su popularidad y su talento en gestión tiene que ver con que es mujer. Pero los jóvenes conservadores del partido de Merkel (Junge Union) quieren que sea su sucesor el actual ministro de Salud, Jens Spahn. El joven político que vive en un matrimonio homosexual representa para muchos de ellos un nuevo tipo de conservador que ayudará a robar votos de los socialdemócratas y los Verdes. Durante la pandemia Spahn ha mantenido siempre la calma. Además, ha entendido qué importante es todo el sector de la salud para Alemania ahora que empezamos a vacunar y varias de las empresas en la lucha contra el virus son “made in Germany”. Las posibilidades de Spahn serán grandes, también porque según las encuestas, es el político más popular en Alemania.

Lo peor de la gestión económica de la era Merkel es el sector bancario

Si él fuera el nuevo canciller tendría que iniciar una profunda reforma del sector bancario en Alemania. El último escándalo de fraude de Wirecard ha puesto la mirada otra vez en un sector lleno de problemas, también en cuanto a supervisión. Alemania ha seguido en la última crisis financiera el lema de no dejar caer grandes bancos por el impacto que puede tener en el sistema. En lugar de ayudar a las víctimas, hogares y empresas que tenían su dinero con toda la confianza en la entidad, han salvado con esta estrategia equipos de gestión malísimos como los muchos de Deutsche Bank, de Commerzbank y de muchos Landesbanken y cargado la responsabilidad en el contribuyente. "Esto es un cambio de época: el fracaso de la promesa neoliberal, el fin de la fe en el mercado autorregulado, inteligente, adaptativo y creador de riqueza", dijo en su día la revista 'Stern' y tenía razón. Alemania ha sido austera antes de la pandemia pero en el resto del mundo se han acumulado más deudas que nunca porque no tienen tal fuerza exportadora y los bancos centrales siguen el ritmo americano – hasta ahora. Aun así, Sáenz Rotko cree que “Alemania está en un camino positivo del que ningún partido o político que tenga posibilidades de ganar saldrá. Es el camino a una Europa de más unidad, más verde y social”.

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"