lunes, 22 abril 2019
ZONA PREMIUM
Europa

DAX: Todo es posible

Hay expertos para todo. Algunos dicen que el índice alemán podría situarse por debajo de los 10.000 puntos, otros lo ven subiendo, aunque sea por poco tiempo

28 de enero de 2019. 00:00h Stefanie Claudia Müller
  • Image

Siempre hay muchas dudas en los mercados, pero por el momento algo está claro: los bonos del sur de Europa gustan de nuevo en el mercado alemán por su alta rentabilidad comparados con los bonos alemanes. Para los españoles se pueden conseguir alrededor del 1,35%. El martes pasado, España ha colocado un bono sindicado a 10 años por un volumen de 46.500 millones de euros y con una rentabilidad del 1,46%. Pero tan buenas noticias no hay en el mercado alemán. El DAX ha empezado el año con algo de recuperación, tras haber perdido un 18% en 2018.

Aparte de las constantes malas noticias de EEUU, Gran Bretaña e Italia, se añade ahora la propia coyuntura alemana que se está frenando por el consumo decreciente chino, entre otras razones. La encuesta del renombrado Instituto de economía Ifo saca resultados cada vez más pesimistas de los empresarios alemanes. "Estamos en una situación de desaceleración“ - reconoce el economista de Ifo, Timo Wollmershäuser, cuya estimación de crecimiento para Alemania se queda ya en solo el 1,1% en lugar del 1,9%. En 2018 el PIB subió un 1,5%.

Un poco arriba hasta el gran crash

Hay analistas que creen que el DAX en los próximos meses va a subir todavía un poco más, para luego en la segunda parte del año caer por debajo de los 10.000 puntos. Solamente como recordatorio: entre 2017 y 2018, el índice de las 30 empresas alemanas de referencia superaba a veces los 13.000 puntos. De esto está muy lejos. Ningún analista ve que el DAX supere los 12.000 puntos. Frederik Altmann del broker Alpha, uno de los optimistas, estima que subirá hasta los 11.800 puntos máximo en la primera parte del año: “Pero luego bajará en el segundo semestre hasta los 9.800 puntos”.

Parece todavía mucho tiempo para ser exacto con estimaciones. Sin embargo, hay algo positivo en todo lo confuso: 2018 fue el año récord de los dividendos y parece que esto sigue así en 2019. 50.000 millones de euros se han pagado a los accionistas de empresas alemanas el año pasado. Los analistas estiman que en 2019 habrá otro crecimiento del 3%. Se especula que la acción de Daimler podría ser el título que más se paga en 2019. Según los analistas, los grandes ganadores a nivel de dividendos podrían ser también BMW, E.ON, Allianz, Deutsche Telekom, Münchener Rück y BASF.