europa

Dos mujeres para Europa: liderazgo femenino y abogacía francesa

Ursula von der Leyen y Christine Lagarde nominadas para liderar Europa, junto con Josep Borrell.

06 DE octubre DE 2019. 00:00H Stefanie Claudia Müller

lagarde-van-der-leyden_41-171858_20190703084330.jpg

Es gran aliada de Angela Merkel y se perfila como una mujer con gran capacidad de liderazgo. Aunque la vocación de Ursula von der Leyen, hija de un político alemán muy apreciado, es más bien social que economista se puede esperar un buen gobierno de ella para avanzar en cohesión europea a nivel de la unión bancaria y también como músculo de innovación en el mundo.

Von der Leyen nació en Bruselas y habla tres idiomas - inglés y francés con gran fluidez, además de alemán. Le Monde subraya también el origen aristocrático de von der Leyen y aprecia su formación internacional. Es una persona discreta, elegante y muy respetada tanto dentro como fuera de Alemania, sobre todo en Francia como escribe el diario económico alemán Handelsblatt. En su actual puesto como ministra de Defensa, muchos la veían desplazada y tenía que enfrentar varios escándalos entre ellos el asunto del uso de expertos externos en la modernización de la Bundeswehr, la poca capacidad operativa de los grandes equipos militares o las muchas averías de los aviones militares.

Von der Leyen respira estabilidad y Lagarde experiencia

La Defensa militar no es su ámbito de mayor confianza, pero von der Leyen es una mujer que respira estabilidad y seguridad, es otra “Mutti” (mama) como Merkel. Desde 2003 a 2005 fue ministra de Asuntos Sociales, Mujeres y Familia de su región de Baja Sajonia. De 2005 a 2009 llegó al Gobierno nacional de Merkel como Ministra Federal de la Familia y la Juventud donde ella se ha perfilado como una persona muy liberal. Es madre de 7 hijos y por ello siempre ha promovido la madre trabajadora. Es responsable de muchos avances en Alemania en asuntos de igualdad. Académicamente ha buscado la excelencia con unos estudios en la “London School of Economics and Political Science” (LSE). Después, terminó la carrera de medicina y trabajó durante un tiempo como doctora en una clínica de mujeres en Hannover.

Las dos mujeres al frente de Europa se han ganado el respeto relativo de Donald Trump. Von der Leyen ha podido mantener más o menos una relación estable con él a pesar de los conflictos pendientes a nivel de la aportación de Alemania a la OTAN. Lagarde ha advertido al presidente americano varias veces que su política de aranceles es peligrosa. En el contexto de la política alemana el nombramiento de von der Leyen que debe ser afirmado todavía por el Parlamento Europeo, ya es un éxito para Merkel. Como política conservadora y cristiana ha demostrado su instinto político en el apoyo a sus compañeras del partido más liberales a subir escalones. Aunque se dice que han sido Emmanuel Macron y Donald Tusk quienes habían propuesto a la alemana de 60 años como nueva candidata en el último minuto. Después de 52 años es la primera vez que un alemán o en este caso una alemana preside la Comisión. Con el fracaso del proceso de los “Spitzenkandidaten” (asignar puestos a los grandes favoritos de las elecciones europeas) por el rechazo hasta en Alemania de Manfred Weber para el oficio de la presidencia de la Comisión, Merkel tenía que sacar otro As de la manga. En las últimas horas había abandonado a Weber y junto con Francia y España había apoyado al holandés Timmermanns sabiendo que su favorito alemán no podría ser presidente de la Comisión ni del Parlamento europeo.

Alemania y Francia lideran Europa, junto con España

Para Alemania sin duda la Presidencia de la Comisión es más importante que la gestión del BCE para el cual está nominada ahora Christine Lagarde y no Jens Weidmann. Entre Alemania y Francia es una regla no explicita por razones históricas que en el caso de que un país tiene un puesto importante dentro de la UE, el otro también tiene derecho a un puesto de relevancia. En este caso ha ganado España que hasta el final no quería sacar su propio “Spitzenkandidat” de la manga. Aunque el nombramiento de Josep Borrell como cargo de alto representante de la política exterior de la UE es quizás lo menos sorprendente, sigue siendo importante para el gobierno de Pedro Sánchez y para España para poder controlar desde ahí la inmigración desde África, como confirmó en una rueda de prensa después de la decisión: “Hay que reforzar los lazos económicos con Marruecos y con el resto del continente”, dice su equipo.

Lagarde con su experiencia en el FMI y sus conocimientos de los problemas de la economía global es también una muy buena opción para el BCE, aunque su candidatura también salía de sorpresa en este póker de puestos. Para España ella es mejor opción que el ortodoxo alemán Jens Weidmann. Aunque es un economista y técnico de la política monetaria muy preparado y apreciado en Alemania, en el sur de Europa quieren seguir con la política del grifo abierto de Mario Draghi. Lagarde es para ellos la mejor opción y además es muy apreciado por Merkel desde mucho tiempo. Es abogada de formación y política, y mucho menos técnica que el perfil para lo que requiere este puesto.

Sin embargo, la prensa alemana y francesa cree que con su experiencia al frente del FMI aporta muchas nuevas calificaciones y conocimientos. La Süddeutsche Zeitung en Alemania dice que al final se ha confirmado una regla europea que ha seguido España en este caso desde el principio: No hay que revelar nombres, porque ”bienaventurados están todos aquellos cuyo nombre nunca se llama. Los milagros trabajan a su favor”, dice el periódico.

Inversis: "Vemos rentabilidades atractivas en algunos tipos de préstamos privados corporativos"