europa

El sector de las armas está más en auge que nunca

A pesar de que todos los países se quejan sobre los gastos militares, el negocio de la defensa sigue creciendo en medio de una pandemia. Lo lideran Rusia y EE.UU. China también hace su apuesta.

24 DE marzo DE 2021. 08:25H Stefanie Claudia Müller

19d8e863db87b1b7455afcc979f4986c.JPG

El comercio de las armas está en auge en todo el mundo. Lo hace “gracias a una geopolítica todavía basada en los esquemas de la Guerra Fría”, cree Francisco Javier Álvarez, catedrático de derecho internacional en la Universidad Carlos III. El Instituto de Investigación de la Paz “Sipri” apunta a Estados Unidos como el país que, de lejos, exporta más armas que cualquier otra nación y sigue ampliando su ventaja a pesar de que su anterior presidente sostenía que quería reducir los gastos militares del país. Según el informe, las diez mayores empresas de defensa incluían a seis fabricantes de Estados Unidos, tres de China y uno de Gran Bretaña. Algunas empresas alemanas han sido siempre importantes en el sector pero ya no entran entre las 25 principales, también debido al enorme crecimiento de compañías chinas y americanas. La mayor empresa alemana de armas es Rheinmetall.

“Sipri” con sede en Estocolmo, estima la facturación total de las 25 mayores empresas de armas internacionales en 2019 en un total de 298.000 millones de euros. Eso es un 8,5% más que en 2018. “El aumento del gasto en armas en todo el mundo también es un reflejo de las crecientes tensiones en la política internacional provocadas en los últimos años por Donald Trump”, dice Álvarez. Su política ha sido un cínico estimulador para un sector muy importante en EE.UU. Actualmente el 36% de las exportaciones de armas mundiales provienen de ahí. Entre 2009 y 2013, la tasa fue del 30%. Las exportaciones crecieron un 29% en los últimos cinco años. Solo los cinco mayores fabricantes de armas, todos americanos - Lockheed Martin, Boeing, Northrop Grumman, Raytheon y General Dynamics - registraron ventas de 136 mil millones de euros en 2019.

Las empresas americanas son las que mandan en las guerras

Rusia ha sido siempre el segundo mayor proveedor de armas. Su importancia ha disminuido pero según Lucie Béraud-Sudreau, directora del programa de investigación del “Sipri”, esto es debido a la situación económica de Rusia: “La modernización del ejército ruso se ha ralentizado, lo que significa una disminución en las ventas de la industria de armamento rusa, porque su principal cliente, el gobierno ruso, pide menos". Ya es China y no Rusia quien ocupa, según “Sipri”, el segundo lugar en el ranking de los países más importantes en esta industria, lo que según Álvarez tiene que ver con el enfrentamiento comercial con EE.UU.: “Esta industria sigue cierta dialéctica y aquí hay dos gigantes que se amenazan desde hace algún tiempo abiertamente”. Sin embargo, según el investigador del “Sipri”, Nan Tian, la mayor parte del armamento chino se vende en su propio país: "Las empresas de armas se benefician de los programas de modernización militar del Ejército Popular de Liberación".

Europa entrega una cuarta parte de todas las armas del mundo

Más de la mitad de las exportaciones estadounidenses se destinaron en 2019 y 2020 a Oriente Medio, dónde al mismo tiempo EE.UU. está siempre oficialmente apagando fuegos políticamente. “Es una política respaldada por grandes lobbies, también en Alemania y Francia”, dice el experto en inteligencia Fernando Cocho. A pesar de que ahora los estados están enfrentados a una pandemia, y ya están endeudados más que hace 10 años, se incrementa el gasto militar en casi todos los países: “No tiene sentido, pero es el reflejo de nuestro sistema político. Donde hay miedo se crea defensa”. También en Alemania donde la empresa Hensoldt acaba de estrenarse en bolsa. El gobierno federal ha entrado con 450 millones de euros y se ha asegurado una minoría de bloqueo con el proveedor para la Bundeswehr. También Thyssen-Krupp es un importante productor de material de defensa. Los principales clientes de Alemania son Corea del Sur, Grecia e Israel. Además, la República Federal ha aumentado significativamente sus ventas de armas a Egipto. Parece similar en Francia. En segundo y tercer lugar entre los principales compradores de este país se encuentran India y Arabia Saudita. Alemania y Francia, igual que EE.UU., en los últimos años han incrementado significativamente sus exportaciones de armas: Alemania en un 13%, Francia en hasta un 43%.

Aumentan las armas civiles en toda América

En todo el mundo crecen las armas de fuego en circulación, sobre todo en América Latina, lo que incrementa la violencia en estos países. Muchos vienen de una empresa austriaca, Glock, una firma familiar que provoca muchas polémicas en su propio país. Según la edición más reciente del estudio “Small Arms Survey”, se estima que en 2017 había alrededor de 60 millones de armas de fuego en manos de civiles en América Latina y el Caribe, excluyendo aquellas en posesión de militares y otras fuerzas de seguridad. Brasil es el primer país por un amplio margen de diferencia, con más de 17,5 millones de personas en posesión de al menos un arma de fuego, de las cuales casi un 54% las portan de forma ilegal. Se estima que alrededor de ocho de cada cien ciudadanos brasileños poseen una de estas armas. En México, alrededor de 16,8 millones de civiles pueden considerarse armados, de los cuales más del 81% lo son de manera ilícita. Tales guarismos arrojan una tasa de tenencia de armas de casi 13 personas por cada cien en el territorio mexicano.

En Europa la situación es completamente diferente, lo que explica también que exista mucha menos violencia en países como España. Sin embargo, este país se ha convertido en el primer semestre de 2020 según “Sipri” en el séptimo exportador de armas del mundo – a pesar de un Gobierno supuestamente más pacífico. Desde España se venden armas a los socios europeos y de la OTAN pero también a aliados estratégicos, algunos extraordinariamente incómodos. La industria de defensa española se atribuye el 7,8% del PIB industrial español. La mayoría de las empresas se concentra en Madrid. Su gran cliente es Arabia Saudí. En el primer semestre de 2020 fue el segundo país ajeno a la OTAN al que se vendió más armamento, con una factura de 32 millones de euros. Lo interesante es que, aunque es también en España un sector importante, las escuelas de negocios más prestigiosos del país prefieren no hablar sobre el tema.

Indexa: "Los inversores de fondos indexados se benefician del análisis que hace el mercado"