europa

España e Italia estrechan lazos para dar la réplica a Francia y Alemania

Los dos países celebran la 17ª edición del Foro de Diálogo Italia-España en Roma para poner de relieve su alianza

21 DE octubre DE 2020. 08:30H Mario Talavera

a8c3644763a1d58fcefe168603414ba2.JPG

"Cuando Italia y España trabajan juntas, Europa crece y se renueva", dice Enrico Letta, exprimer ministro italiano. El propósito del XVII Foro de Diálogo Italia-España está claro desde el principio: aunar fuerzas entre la tercera y cuarta economía del continente, que además han pasado por circunstancias similares durante los últimos meses.

Letta insistió en los primeros momentos del foro en la "alianza natural" que une a España e Italia. Según anunció el propio Letta, España e Italia pretenden cambiar la forma y el fondo del MEDE que, hasta ahora, estaba concebido como un fondo de rescate para países con dificultades económicas. Lo malo es que acudir a él producía un estigma en quienes lo hacían. Por ello, los dos países mediterráneos defenderán convertirlo en el Fondo Europeo de Solidaridad, además de modificar sus reglas.

Como coordinador del Foro de Diálogo, cree que la Unión Europea tiene que servir como forma de unir fuerzas. Josep Antoni Durán i Lleida, también coordinador del Foro, reconoce que "no son momentos de competir entre nosotros, sino de cooperar", tanto entre países como entre los sectores público y privado. En ese sentido, cree que la actual crisis presenta el desafío de aprovechar las oportunidades que trae consigo.

El presidente de CEOE, Antonio Garamendi, coincide en el análisis. El representante empresarial, que organiza este foro junto a la organización italiana Agencia de Investigación y Legislación, AREL, asegura que los empresarios son los artífices de esta cumbre. Así, cree la colaboración entre compañías de uno y otro país puede traer grandes beneficios para ambos países.

"Tenemos que trabajar en muchos proyectos que no tienen por qué estar en España o Italia, puede ser en el norte de África", avanza Garamendi, quien cree que la justificación para esta colaboración tiene que ser el provecho mutuo. Por su parte, su homólogo en la patronal catalana, Josep Sánchez Llibre, demanda "una alianza estratégica entre Roma y Madrid para crear un hub industrial que pueda incrementar el peso de Italia y España en Europa y en el mundo".

Además, Garamendi defiende que el diálogo social cumpla un papel importante en los planes europeos, como ya ha pasado en España con los "seis grandes pactos" que se han firmado en el último año y medio. Ello debe ayudar a que las ayudas europeas se gasten de forma eficiente.

El contrapunto lo ha puesto la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, quien lamenta que la inversión española en Italia es mucho menor que la que Italia tiene en España. "Hay tareas que resolver y reformas que impulsar: la inversión de España en Italia es 5 veces menor que la que Italia hace en España". En ese sentido, además de que los dos países alineen sus intereses, la ministra pone el foco en "integrar nuestras economías".

El presidente de la comisión de asuntos constitucionales del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, anima a los países del sur de Europa a alzar su voz para participar en Europa. En el caso de Italia, según afirma el expresidente del Parlamento comunitario, debe "asumir un rol más fuerte", en consecuencia con que es el segundo país manufacturero de Europa. Para ello, según añade el vicepresidente de la Comisión Europea, Joaquín Almunia, "Europa tiene que estar cohesionada", para poder representar una posición activa y de liderazgo.

Por último, los primeros ministros de ambos países, Giuseppe Conte por la parte italiana y Pedro Sánchez por la española, reivindicaron el eje Madrid-Roma. Conte aludió al diálogo conjunto que han puesto en marcha estos dos países para poner en valor sus intereses. El propósito, según Conte, es "que Europa se dirija a una dirección más verde, digital e inclusiva, con lo que devolver a Europa un papel de liderazgo".

Conte, además, insistió en que Italia y España tienen que seguir trabajando juntas para el renacimiento de sus economías. "Las recetas nacionales no tienen ninguna aplicación", explicó Conte. Por su parte, Sánchez recalcó el poder de una alianza fuerte: "Juntos somos más fuertes y juntos hacemos más fuerte a Europa". Así, destacó que las contribuciones de ambos países hicieron posible el acuerdo europeo de julio con la envergadura que se produjo.

Gestifonsa: "La sostenibilidad y las infrasestructuras se verán beneficiadas con Biden"