lunes, 16 septiembre 2019
ZONA PREMIUM
Europa

Grecia continúa siendo un problema para la UE

El país ha mejorado siguiendo el duro programa de reformas de la UE. Pero el primer ministro Alexis Tsipras tiene ya poca energía y anticipa las elecciones.

03 de junio de 2019. 15:38h Stefanie Claudia Müller
  • Image

Las elecciones anticipadas en Grecia previstas para el 7 de julio de 2019, en lugar de octubre de este año como estaba inicialmente previsto, provocan esperanza en la economía privada del país, pero en Bruselas temen que Grecia podría entrar en otra fase de inestabilidad. "Es importante que Grecia continúe la recuperación económica que hemos experimentado en los últimos años", dijo el jefe de Eurogrupo, Mario Centeno. El hasta ahora primer ministro Alexis Tsipras ha hecho más o menos lo que Bruselas mandaba desde el rescate de 2010, pero muchos griegos sienten que siguen en un callejón sin salida, sobre las empresas que se ven con una carga fiscal que no permite invertir.

Las últimas medidas - entre ellas la bajada del IVA de 24% a 13% para alimentos, gastronomía y energía y el aumento de las jubilaciones - tampoco evitaron que Syriza se llevara un castigo en las elecciones europeas. Los conservadores de Nueva Democracia han sido el partido más elegido con el 33,3% de los votos. La formación que gobierna desde 2015, Syriza, solamente recibió el 23,7 % de los votos.

El economista y exdiputado de Nueva Democracia, Alexandros Moraitakis, cree que la política fiscal podría mejorar mucho: “Hasta ahora no ha sido una gestión pro-empresario y en favor de la creación de puestos de trabajo”. Diferente a Portugal y España, Gracia no ha podido salir del ciclo problemático de endeudamiento. Por todo ello el mercado saludó la decisión de Tsipras de anticipar las elecciones la semana pasada: Los rendimientos de los bonos del gobierno con un vencimiento de diez años, cayeron por primera vez por debajo de 3%, al 2,8%.

Grecia sigue en crisis

Tsipras lidera la Coalición de la Izquierda Radical (Syriza) desde 2009 y entró en enero 2015 en el gobierno. Ya convocó en agosto del mismo año por protestas y turbulencias nuevas elecciones de las que salió Syriza otra vez como partido más votado. Pero los últimos años han sido difíciles para el ingeniero griego y su proyecto supuestamente alternativo. El programa de austeridad de la UE ha cortado con muchos hábitos de los griegos como las pocas ganas de pagar impuestos. Hay ahora mucho más control sobre los gastos y se han cortado sueldos y puestos en la administración pública, pero no es suficiente, según la opinión de los economistas.

En 2018 la UE cerró el programa de ayuda y ahora Grecia tiene teóricamente más libertad para decidir sobre su destino económico, pero en realidad el endeudamiento tan alto no deja mucho margen de obra. La deuda pública sigue siendo del 181,1% del PIB. Además, el país sufre un paro del 18,5% de la población activa. La brecha entre hombres y mujeres es enorme. El PIB per cápita estaba en 2018 en 17.200 euros. En comparación: en España llega a 25.900 euros.

¿Quo vadis Grecia?

Un cambio de gobierno en unos meses podría dar un empujón a inversores que esperan como Moraitakis una política más favorable a inversiones. Pero con los impuestos tan alto ahora mismo y las exigencias de superávit el posible nuevo primer ministro no tiene mucho oxígeno, a pesar de que ahora en la campaña electoral prometan muchas cosas.

A pesar de que la economía crece otra vez desde 2017 un casi 2%, Grecia se encuentra en un dilema clásico de estos tiempos. Para reducir deuda es necesario crecer, pero para ello hay que bajar impuestos. Bruselas mira cada bajada de impuesto con lupa. Tsipras no ha demostrado mucha imaginación y agilidad, porque a nivel de competitividad Grecia se encuentra hoy 8 años después del rescate en una posición peor que en 2011.

Según un estudio del Institute for Management Development (IMD) la economía griega podía avanzar hasta 2015 del rango 58 de la competitividad global al rango 50, pero ahora está después de la “época Syriza” otra vez en el rango 58, donde estaba en 2011. En la UE solamente Croacia está peor que Grecia a nivel de competitividad. El IMD critica sobre todo que la enorme burocracia del estado impide progresos y que el sector privado sigue sin dinero. Así es difícil que se creen nuevos puestos de trabajo, dice. El Foro Económico Mundial alerta sobre la poca eficiencia del sistema financiero y la poca fuerza de innovación del país en general. Y la OCDE exige más inversión en infraestructuras, pero al mismo tiempo más control sobre los gastos públicos. Es un dilema complicado para Grecia

Altos impuestos quitan votos a Syriza

Sobre todo, la clase media griega sufre una tributación alta debido a los nuevos tiempos. Una nación poco acostumbrada a pagar impuestos y en la que muchos millonarios han dejado en los últimos el país “sufren” ahora un estricto control de la recaudación. Parece que el experimento de Tsipras ya ha fracasado en parte, porque según las encuestas se puede esperar que ganaran los conservadores en la cita de las urnas el día 7 de julio. Pero los economistas saben que ellos tampoco pueden hacer gran cosa, porque las pautas de Europa están claras y hay que reducir la deuda estatal. Así, más vacas flacas, pero por lo menos se espera que salga un gobierno con mayoría absoluta, dice Michaela Balis de la Germany Trade & Invest en Atenas: “Importante es ahora sobre todo una estabilidad política y económica”.